El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 12°C
Tensión

Las guerras re(aparecen) como el gran temor de la humanidad

Aunque el mundo parece haberse acostumbrado a la guerra en Ucrania, que en febrero cumplirá dos años, la principal preocupación es la gran cantidad de conflictos en potencia que podrían estallar a lo largo del 2024, tal como sucedió este año en la Franja de Gaza.

Las guerras re(aparecen) como el gran temor de la humanidad
Damián Cichero 19 diciembre de 2023

A lo largo de la historia, el ser humano ha ido evolucionando, adquiriendo nuevas habilidades y costumbres, y dejando otras de lado. Pero existe una actividad en particular que nunca ha abandonado: el hábito de hacer la guerra.

Aunque las formas de relacionarse han ido variando, el uso de la fuerza y la violencia para alcanzar ciertos objetivos fue una constante a lo largo del tiempo y prueba de ello es que la primera guerra de la cual se tiene registro ocurrió hace unos 4.500 años.

Específicamente, o al menos eso se estima, la primera gran guerra ocurrió en Sumer alrededor del año 2.700 a. C., cuando las ciudades-estado de Umma y Lagash lucharon por el control de las tierras de esa región.

Desde entonces, las guerras fueron en aumento, teniendo su máxima expresión en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, que en total dejaron un saldo de entre 70 y 100 millones de muertos. 

Por ello, frente a situaciones de esta magnitud, una de las grandes cuestiones de la humanidad es ¿por qué los seres humanos van a la guerra?

Aunque las explicaciones son varias, personalmente adhiero a que la causa de las guerras se encuentra en la estructura anárquica del Sistema Internacional y la falta de una "policía mundial" que defienda a los países de un agresor.

Así, buscando sobrevivir, los países dependerán de ellos mismos para lograrlo, por lo que siempre deberán estar preparados para ir a la guerra. 

Estados Unidos nos hizo olvidar

Sin embargo, tras el fin de la Guerra Fría, ocurrió algo que nunca antes había pasado: un solo país tuvo el poder suficiente para "dominar", o al menos controlar, lo que sucedía en todo el mundo.

Así, en la década de los noventa, surgió el momento unipolar, cuando Estados Unidos se convirtió en el gran hegemón del sistema e intentó difundir los valores del liberalismo y la democracia por todo el mundo con el objetivo tanto de erradicar la guerra como de consolidar su propia posición de dominancia. 

Pero, como muchos expertos vaticinaron, entre ellos Kenneth Waltz, era cuestión de tiempo para que el sistema se reequilibrara, ya que el extremo poderío de Washington representaría una amenaza para otras grandes potencias, como China y Rusia.

Además, a esto se sumaría que, como ocurrió con otros hegemones, la búsqueda insaciable de poder provocaría una sobreexpansión de EE. UU., lo que a futuro le traería el gran problema de no tener los recursos necesarios para ser omnipotente. 

eeuu_china_y_rusia
 

Waltz tuvo razón

Como el autor realista anticipó, por un lado, el poderío norteamericano empezó a caer, mientras que potencias revisionistas comenzaron a surgir.

Y así, tras varios años de relativa tranquilidad, una guerra a gran escala estalló en Europa: el 22 de febrero de 2022, Rusia invadió Ucrania.

Aunque los motivos fueron diversos, el líder ruso Vladimir Putin dejó en claro que el ataque era consecuencia de la expansión de la OTAN, la alianza militar liderada por Washington, hacia Europa del Este.

Para Moscú, tras las múltiples adhesiones a la OTAN de países que estuvieron bajo la órbita de la URSS, como Polonia o Hungría, una posible adhesión de Ucrania era una línea roja que jamás estaría dispuesta a tolerar porque prácticamente significaba que la alianza militar llegaría a sus fronteras.

Así, luego de múltiples advertencias, y ante la falta de una autoridad mundial a la cual recurrir, Rusia decidió atacar. 

ucrania
 

La tensión irá en aumento en 2024

No obstante, la principal preocupación para el mundo es que, mientras que la guerra en Ucrania se acerca a su segundo aniversario, otros conflictos estallaron o están cerca de hacerlo.

La otra gran guerra de la actualidad es la que Israel está llevando a cabo en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre, fecha en la que el grupo terrorista Hamás atacó su territorio. 

Para Israel, la aniquilación del grupo terrorista es una cruzada y parecen estar dispuestos a hacer lo que sea para lograrlo, tal como lo demuestra su actual accionar en Gaza, en donde más de 19.000 civiles han perdido la vida. 

gaza
La Franja de Gaza

Pero los problemas no terminan aquí, ya que, en septiembre, aprovechando la ausencia de Rusia en la región, Azerbaiyán atacó Nagorno-Karabaj, un territorio que estaba controlado por Armenia. 

En cuestión de días, Azerbaiyán se hizo con el control de Nagorno y la mayoría de sus 120.000 habitantes, autopercibidos como cristianos, comenzaron un exilio hacia Armenia para evitar una limpieza étnica de los azeríes musulmanes. 

Casi en paralelo, se registró un tiroteo en el norte de Kosovo, cuando la policía luchó contra unos 30 serbios armados que se atrincheraron en un monasterio ortodoxo cerca de la aldea de Banjska.

Kosovo declaró su independencia de Serbia en el 2008, algo que este último país nunca aceptó. Por eso, tras el conflicto del 24 de septiembre, en el que tres serbios y un policía murieron, Belgrado ordenó miles de soldados en la frontera. 

Y ahora, aunque la mayoría de las tropas fueron retiradas, desde Kosovo advierten que el comportamiento serbio es similar al que tuvo Rusia hacia Ucrania, por lo que no descartan una futura agresión. 

Tampoco podemos dejar de mencionar lo que sucede en el mar de la China Meridional, región en la que China mantiene múltiples disputas territoriales con Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi e Indonesia.

Este mismo diciembre, buques chinos "atacaron" embarcaciones de Filipinas, lo que fue calificado por este último país como una "escalada grave".

Aunque este hecho puede ser considerado "menor", es en esta región donde un gran conflicto en potencia siempre está latente: el deseo de China de reunificarse con Taiwán, país que es respaldado por Estados Unidos. 

Y como si todo esto no fuese suficiente, tras un referéndum celebrado en Venezuela, existe un gran temor de que el país liderado por Nicolás Maduro ataque el Esequibo, un territorio que actualmente le pertenece a Guyana. 

Una clara advertencia

Sin dudas, el panorama es complicado. Por ello, cabe preguntarse en qué momento se convulsionó de esta manera. 

En un artículo publicado en World Politics Review, Paul Poast considera que la guerra en Ucrania está desgastando el orden de seguridad global. 

Esto se debe principalmente a que las acciones de Putin parecen haber proporcionado un modelo a seguir para otros países, marcándoles que el uso de la violencia todavía es más que útil para alcanzar resultados. 

A esto se suma que la propia Rusia está muy concentrada en Ucrania, lo que no le permite desempeñar un papel importante para resolver conflictos en regiones en las que históricamente ha intervenido, tal como sucede en el caso de Serbia y Kosovo o Armenia y Azerbaiyán. 

El propio presidente de Armenia, Vahagn Khachaturyan, destacó que "Rusia era garante de nuestra seguridad, pero no hizo lo que tendría que haber hecho". 

Quizás los más importante a destacar, y lo que podría explicar por qué los conflictos van en aumento, es que Occidente no está respondiendo de manera eficiente a la guerra de Ucrania. 

Esto queda más que claro cuando se observa a los republicanos del Capitolio oponerse a aprobar un nuevo paquete de ayuda para Kiev, o al húngaro Viktor Orbán trabar hasta último momento una posible ayuda de la Unión Europea. 

Así, los esfuerzos extras de Occidente para colaborar con Ucrania, la cual se encuentra en guerra por el accionar de Washington y compañía en las últimas décadas, los privan de recursos que se podrían utilizar para abordar otras crisis. 

De esta forma, un Occidente "débil" podría ser una gran oportunidad para los actores revisionistas del Sistema Internacional. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés