El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
Crisis inmobiliaria

La caída de Evergrande es solo la punta del iceberg

Según los especialistas, la liquidación del promotor es apenas uno de los problemas a los que se enfrenta la economía china

La caída de Evergrande es solo la punta del iceberg
30 enero de 2024

La liquidación de Evergrande continúa generando repercusión y, para la mayoría de los analistas, lo peor podría estar por venir para el sector inmobiliario chino, que representa una cuarta parte de la economía del Gigante Asiático. 

El lunes, un tribunal de Hong Kong ordenó liquidar al promotor inmobiliario, que tiene una deuda de más de US$ 300.000 millones.

Durante años, Evergrande, al igual que otras empresas, vendió departamentos sin terminar para utilizar esos ingresos a fin de financiar más construcciones. Así, gracias a la creencia de que las inversiones en bienes raíces son una inversión que no se puede perder, el sistema funcionó sin mayores dificultades.

Pero el principio del fin comenzó hacia 2020, cuando surgió la pandemia del coronavirus: por un lado, la compra de viviendas comenzó a caer como consecuencia de las cuarentenas, generando que los promotores se quedaran sin dinero. 

Y, al percatarse del método de trabajar de los promotores, el gobierno central, preocupado por una burbuja inmobiliaria y su impacto en el sistema financiero, decidió frenar el endeudamiento excesivo de los promotores inmobiliarios. 

Así, sin un fácil acceso a la deuda, estos tuvieron dificultades para liquidar los préstamos y terminar de construir propiedades que se vendieron por adelantado a los compradores.

Pero el gran problema para Pekín es que Evergrande representa tan solo una parte del problema. Por ello, los responsables políticos chinos están haciendo todo lo posible para reactivar la debilitada industria. 

En este sentido, los promotores han intentado demostrar que la compra de inmuebles sigue siendo una buena inversión. No obstante, las ventas continúan en caída libre: en 2023, bajaron un 6,5% y solo en diciembre disminuyeron 17,1% respecto al año anterior.

Desde 2021, más de 50 empresas inmobiliarias chinas han incumplido sus pagos de deuda, incluidas las dos empresas que alguna vez dominaron el mercado inmobiliario del país: Evergrande y Country Garden, que entró en default en octubre. 

Además, según Nomura Securities, todavía hay 20 millones de unidades de viviendas prevendidas esperando a ser terminadas, lo que requeriría US$ 450.000 millones en financiación para completarse.

Por ello, ante la crítica situación, la clave será observar si el gobierno central decide intervenir y asumir la responsabilidad principal de detener el contagio.

Incluso, muchos no descartan que las autoridades chinas podrían rescatar a los promotores inmobiliarios, de forma similar a como intervino el gobierno de Estados Unidos durante la crisis de las hipotecas. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés