El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

Europa crece menos, pero el BCE no cambia

Draghi reconoció que la situación económica se deterioró pero no habrá ajustes en la política monetaria, por lo menos hasta marzo

25-01-2019
Compartir

El recorte en la proyección de crecimiento de la economía mundial en 2019 de 3,7% a 3,5% que realizó esta semana el Fondo Monetario Internacional tiene como principal responsable a la zona euro. En octubre había pronosticado que crecería 1,9% y ahora se ajustó a 1,6% pero según el sondeo que realiza Consensus Economics entre un grupo de economistas, la expansión será de sólo el 1,5%.

Como se preveía, en la reunión de ayer del Banco Central Europeo no hicieron cambios en la política monetaria. En la conferencia de prensa posterior, el titular de la entidad, Mario Draghi, hizo su aporte al pesimismo generalizando afirmando que las perspectivas de la economía europea se han deteriorado desde diciembre.

Draghi responsabilizó de esta situación a los sospechosos de siempre: los conflictos comerciales, la volatilidad de los mercados financieros y los problemas en los países emergentes. Nada nuevo. Anteriormente, el presidente del BCE había manifestado que no cabía esperar una suba de tasas antes de que termine el próximo verano boreal pero los analistas creen que ese plazo se extendió y que no habrá cambios hasta por lo menos mediados de 2020.

Draghi dejó entrever que está dispuesto a recurrir a todos los mecanismos posibles para reavivar la economía si fuese necesario. En su próxima reunión, que se realizará en marzo, el BCE dará a conocer sus nuevos pronósticos económicos y a partir de allí estarán más claros sus siguientes pasos. Su proyección para este año de un suba del PIB de 1,7% pero que podría ajustarse a la baja teniendo en cuenta los últimos datos o mantenerse si prevalece la visión de que la actual desaceleración es transitoria.

La reacción a las palabras de Draghi en el mercado cambiario fue la previsible y el euro cayó 0,6% y se su ubicó en 1,1309 por dólar.

Hay, además, una situación política compleja porque hay elecciones para el Parlamento Europeo en junio y podría registrarse un avance de los partidos populistas, que si bien estarán lejos de obtener la mayoría de los eurodiputados, tendrán capacidad para bloquear las iniciativas de otros sectores.

Mientras el BCE verá en marzo si ajusta su estrategia, el Banco de Japón no tocará la tasa este año y la Reserva Federal, que tenía previstas dos subas en 2019, ahora están en duda y en cualquier caso, no serían antes de mitad de año según surge de las recientes declaraciones de sus integrantes.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés