El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 12°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 12°C
Nueva era

Estados Unidos se acerca a Venezuela (por necesidad de petróleo)

Busca remplazar el petróleo ruso con el venezolano y fomentar un posible diálogo entre Maduro y la oposición

La medida estaría directamente relacionada con la guerra en Ucrania y la presión inflacionaria en EE.UU.
La medida estaría directamente relacionada con la guerra en Ucrania y la presión inflacionaria en EE.UU.
18-05-2022
Compartir

A diferencia de Donald Trump, el presidente estadounidense Joe Biden ha tomado una postura menos radical contra Nicolás Maduro con el objetivo de alcanzar algún tipo de acuerdo que ponga fin al conflicto en Venezuela. Aunque por necesidad.

Ayer Estados Unidos anunció que flexibilizará de manera limitada algunas sanciones contra Venezuela para promover el diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó. 

Además, desde Washington reconocieron que fue a "a pedido del gobierno interino" de Guaidó, a quien EE.UU. reconoce como presidente legítimo de Venezuela, que se tomaron esta serie de medidas. Esa fue la presentación, por lo menos.

Principalmente, la nueva decisión permitirá que la petrolera estadounidense Chevron (una de las pocas privadas que queda) pueda negociar con la estatal venezolana PDVSA, pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano.

La exención "autoriza a Chevron a negociar los términos de las posibles actividades futuras en Venezuela, pero no permite cerrar ningún nuevo acuerdo con PDVSA", agregaron al tiempo que remarcaron que "ninguno de estos alivios de presión conduciría a un aumento de ingresos para el régimen".

La decisión se dio a conocer poco tiempo después de que el propio Maduro expresara su voluntad de regresar a las negociaciones en México con la oposición, que abandonó en octubre.

Sin embargo, más allá de que este podría ser uno de los motivos que llevó a Washington a tomar esta medida, la misma también estaría directamente relacionada con la guerra en Ucrania y la presión inflacionaria en EE.UU.

Hace unas semanas, EE.UU. prohibió las importaciones de petróleo ruso y se espera que otros países hagan lo mismo a la brevedad, por lo que será necesario buscar nuevas fuentes de suministros.

Por ello, Biden y compañía no descartan que Venezuela, un aliado incondicional del Kremlin en la región, ocupe el lugar que dejará vacante Rusia.

Ayer, tras conocerse la noticia, los precios del petróleo se desplomaron 2%: el crudo Brent cayó US$ 2,31, para ubicarse en US$ 111,93 el barril, mientras que el crudo West Texas Intermediate cayó US$ 1,8, a US$ 112,40 el barril.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés