El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 12°C
Geopolítica

En la previa de su reunión con Kim Jong-un, Putin "defendió" a Trump

El líder de Corea del Norte llegó este martes en tren a Rusia para reunirse con su par Vladimir Putin. Por su parte, el mandatario ruso dio una llamativa conferencia en la que dijo que todas las causas judiciales en contra de Donald Trump forman parte de una persecución política.

En la previa de su reunión con Kim Jong-un, Putin "defendió" a Trump
12 septiembre de 2023

Este martes, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, llegó a Rusia en su tren privado para conversar con el presidente, Vladimir Putin.

Kim, que no viaja en avión, salió de Pyongyang el domingo, acompañado por altos funcionarios militares y de la industria armamentística.

El viaje de Kim de por sí es toda una novedad, ya que en general no viaja al extranjero: solo realizó siete viajes fuera de su país y cruzó dos veces la frontera intercoreana durante sus 12 años en el poder. Cuatro de esos viajes fueron a China.

Sin una clara agenda oficial, la principal preocupación de los funcionarios de Estados Unidos es que Kim y Putin discutan sobre el suministro de armas a Rusia para la guerra en Ucrania. Esta será la segunda cumbre de Kim con Putin, a quien conoció en 2019 en su último viaje al extranjero.

Al respecto, Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, dijo que los intereses nacionales de Rusia dictarían sus políticas: "Al implementar nuestras relaciones con nuestros vecinos, incluida Corea del Norte, para nosotros son importantes los intereses de nuestros dos países, y no las advertencias de Washington".

Si Corea del Norte proporciona proyectiles de artillería y otras armas a Rusia, podría ayudar a las fuerzas rusas a estirar sus reservas de municiones, aunque es poco probable que cambie el curso del conflicto.

Por otra parte, también es una novedad que Kim haya elegido Rusia como su primer viaje al extranjero desde la pandemia del coronavirus, lo que plantea la posibilidad de que pueda estar buscando equilibrar las relaciones con China. 

Cabe recordar que, pese a que ambos son sus aliados, tanto Pekín como Moscú sancionaron a Corea del Norte por sus programas de armas nucleares y misiles.

Putin defendió a Trump

Mientras Kim arribaba a Rusia, Putin confirmó que se estaba preparando para una larga guerra en Ucrania y que la contraofensiva de Kiev contra las fuerzas rusas había fracasado hasta ahora.

Actualmente, Rusia controla alrededor del 18% del territorio ucraniano, incluida Crimea, que anexó en 2014, y una franja del este y sur del país, de la que se apoderó después de invadir Ucrania el 24 de febrero del 2022. 

Una de las particularidades fue que Putin se refirió a la gran cantidad de acusaciones judiciales a las que actualmente se enfrenta Donald Trump, expresidente de Estados Unidos.

Aunque Trump y Putin están lejos de ser "amigos", ambos mantuvieron buenos vínculos mientras el líder republicano fue presidente, principalmente porque este último se mostró reacio a seguir expandiendo la OTAN, alianza militar que coquetea con incorporar a Ucrania. 

Putin dijo que el procesamiento en Estados Unidos de Trump tuvo motivaciones políticas y demostró la "podredumbre" del sistema político de ese país.

"Esto muestra toda la podredumbre del sistema político estadounidense, que no puede pretender enseñar a otros sobre la democracia. Todo lo que está sucediendo con Trump es una persecución políticamente motivada contra su rival político, eso es lo que es. Y se está haciendo ante los ojos del público estadounidense y del mundo entero. Simplemente han expuesto sus problemas internos", explicó Putin.

"Si están tratando de luchar contra nosotros de alguna manera, es bueno, porque muestra quién está luchando contra nosotros. Muestra, como decían en la época soviética, 'la cara bestial del imperialismo estadounidense, la sonrisa bestial'", agregó.

Muchos analistas especulan con que Putin está intentando estirar la guerra en Ucrania hasta fines de 2024, momento en el que se conocerá al nuevo presidente de Estados Unidos.

Esto se debe a que Trump y la mayoría de los republicanos, a diferencia de Biden, no están tan convencidos de apoyar a Ucrania como sí lo ha hecho el gobierno demócrata, que le ha enviado a Kiev más de US$ 70.000 millones en ayuda económica.

Incluso, el propio Trump ha dicho que acabaría con la guerra en Ucrania en "menos de 24 horas". 

Sin embargo, incluso Putin no está muy convencido de esto: "No habrá cambios fundamentales en la política exterior de Estados Unidos, sin importar quién sea elegido presidente. Las autoridades estadounidenses perciben a Rusia como un enemigo existencial".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés