El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 18°C
Alianza

Con el foco puesto en China, Biden y Modi miran juntos hacia el futuro

El presidente de Estados Unidos recibió al polémico primer ministro indio en la Casa Blanca con bombos y platillos y, con la mira puesta en frenar el avance de China en la región del Indo-Pacífico, anunciaron una serie de históricos acuerdos que reforzará su estratégica alianza.

Con el foco puesto en China, Biden y Modi miran juntos hacia el futuro
Damián Cichero 22 junio de 2023

Una nueva era ha comenzado en las relaciones entre Estados Unidos e India según el presidente Joe Biden, quien este jueves recibió al primer ministro indio, Narendra Modi, en la Casa Blanca.

La importancia de la visita oficial de Modi se vio reflejada en un impactante acto diplomático de recibimiento, con bandas de música que tocaron himnos de ambos países, guardias de honor y un saludo con múltiples cañonazos en el Jardín Sur de la Casa Blanca. 

La asociación es "más fuerte, más cercana y más dinámica que en cualquier otro momento de la historia", dijo Biden, quien destacó que la relación económica está "en auge".

Por su parte, Modi, que visitó EE. UU. por quinta vez desde que se convirtió en primer ministro en 2014, promocionó "un nuevo capítulo" de la "asociación estratégica" de los países.

Aunque EE. UU. e India no son aliados formales, para Washington el Gigante Asiático es un actor fundamental a la hora de contener el avance de China en la región del Indo-Pacífico, y prueba de ello es que ambos forman parte del QUAD, junto a Japón y Australia. 

India, el país más poblado del mundo, con más de 1.400 millones de habitantes, comparte una frontera con China de más de 3.400 km y ambos mantienen importantes disputas territoriales.

Si a esto se suma que India es una potencia nuclear, y que es uno de los cuatro países en el mundo con capacidad de destruir satélites, se convierte en un actor fundamental para EE. UU.

Señal del claro acercamiento entre Washington y Nueva Delhi fue que Modi aceptó dar una conferencia de prensa junto a Biden, algo que nunca hizo desde que llegó al poder. 

"Los desafíos y oportunidades que enfrenta el mundo en este siglo requieren que India y Estados Unidos trabajen y lideren juntos, y lo estamos haciendo", dijo Biden.

Sin embargo, tanto Biden como sus asesores son conscientes de que históricamente India ha llevado a cabo una política exterior de no alineamiento, por lo que no se subordinará totalmente ante Washington.

Es por ello que, aunque ambos se están aliando en contra de China, actualmente India forma parte de los BRICS junto a Rusia y es uno de los pocos países que no ha condenado la invasión de Ucrania.

Incluso, Nueva Delhi ha estado ayudando indirectamente a Moscú a través de las compras de crudo de este país, una fuente clave de financiación para la guerra en Ucrania. 

Una conferencia con polémica

Son conocidas las declaraciones de Biden acerca de que la guerra en Ucrania es un conflicto entre "democracias" y "autocracias". Sin embargo, que India, la democracia más grande del mundo, no condene a Rusia le quita peso a este relato. 

Pero, aunque no puede negarse que India es una democracia, no hay dudas de que la misma se encuentra en retroceso: por ejemplo, desde 2014, año que coincide con la llegada de Modi al poder, India se ha deslizado desde el puesto 140 en el Índice Mundial de Libertad de Prensa al 161 este año.

Además, entre otras cuestiones, la oficina de Derechos Humanos de la ONU describió una ley de ciudadanía de 2019 como "fundamentalmente discriminatoria" por excluir a los inmigrantes musulmanes. 

Por ello, no era de extrañar que durante la conferencia Modi fuera consultado al respecto, aunque negó que existiera discriminación contra las minorías bajo su gobierno.

Biden, quien fue presionado por varios legisladores de su partido para que le planteara estas cuestiones a Modi, dijo que discutió con él los derechos humanos y otros valores democráticos.

Específicamente, un reportero le preguntó a Modi qué pasos estaba dispuesto a tomar para "mejorar los derechos de los musulmanes y otras minorías en su país y defender la libertad de expresión".

Pero el Primer Ministro sugirió que no era necesario mejorarlos: "Con nuestra Constitución y nuestro gobierno hemos demostrado que la democracia puede cumplir. Cuando digo cumplir, casta, credo, religión, género, no hay lugar para ninguna discriminación en mi gobierno".

Por su parte, Biden también fue consultado sobre su reciente declaración en la que llamó "dictador" al presidente chino Xi Jinping, y consideró que eso no ha dañado la relación bilateral. Además, confirmó que se reunirá con su homólogo chino en el "futuro cercano".

Acuerdos que unen

Como era de esperar, el acercamiento entre ambos países no fue solo retórico, sino que fue plasmado en una gran cantidad de acuerdos sobre semiconductores, minerales críticos, tecnología, cooperación espacial y cooperación y ventas de defensa.

Justamente, algunos están destinados a diversificar las cadenas de suministro para reducir la dependencia de China, mientras que otros tienen como objetivo acaparar el mercado de tecnologías avanzadas que pueden aparecer en los campos de batalla del futuro.

Actualmente, EE. UU. es el principal socio comercial de India: el 17,7% de las exportaciones indias van hacia el país norteamericano, mientras que el 7,1% de sus importaciones provienen de allí. 

En total, el año pasado el comercio entre ambos alcanzó la increíble cifra de los US$ 128.000 millones: las exportaciones indias a EE. UU. aumentaron hasta los US$ 78.310 millones, mientras que las importaciones indias alcanzaron los US$. 50.240 millones.

Por un lado, Biden y Modi firmaron un acuerdo para permitir que General Electric produzca motores a reacción en India con el fin de impulsar aviones militares indios a través de un acuerdo con Hindustan Aeronautics.

Además, los barcos de la Marina de EE. UU. en la región podrán detenerse en los astilleros indios para reparaciones en virtud de un acuerdo marítimo, y la India adquirirá drones armados MQ-9B SeaGuardian fabricados en EE. UU.

India comprará 31 drones fabricados por General Atomics por un valor de poco más de US$ 3.000 millones.

Por otra parte, el fabricante estadounidense de chips Micron Technology planea construir una unidad de prueba y empaque de semiconductores de US$ 2.700 millones en el estado natal de Modi, Gujarat. 

Washington también facilitará que los trabajadores indios calificados obtengan y renueven visas estadounidenses más fácilmente. 

A su vez, India se unirá a los Acuerdos Artemisa de la NASA, que buscan enviar nuevamente al hombre a la Luna, y trabajará con la agencia espacial estadounidense en una misión conjunta a la Estación Espacial Internacional en 2024.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés