El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 5°C
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 5°C
Entrevista

Bordón: “Un triunfo de Gustavo Petro va a abrir muchas ventanas y expectativas en el continente”

En diálogo con El Economista, José Octavio Bordón, presidente del CARI, analizó las principales características de las próximas elecciones colombianas

José Octavo Bordón.
José Octavo Bordón.
Damián Cichero Damián Cichero 23-05-2022
Compartir

El próximo domingo 29 de mayo, más de 30 millones de colombianos estarán llamados a las urnas para participar de unas elecciones que podrían ser históricas.

Una de las grandes particularidades es que, tras cuatro años en el poder, el presidente Iván Duque no podrá ir en busca de la reelección, ya que, en 2015, el Congreso colombiano aprobó la eliminación de la reelección presidencial.

El propio Duque confirmó recientemente que si pudiese postularse lo haría y, probablemente, podría llegar a un hipotético balotaje. Sin embargo, la nueva normativa permite que una serie de candidatos aspiren a sucederlo.

En este sentido, quien pica en punta es el exguerrillero e izquierdista Gabriel Petro, quien tiene una intención de voto de más del 40% en todas las encuestas. Teniendo en cuenta que la izquierda nunca ha gobernado en Colombia, un hipotético triunfo de Petro representaría un giro de 180° en el país cafetero.

No solo implicaría un acercamiento hacia el régimen venezolano de Nicolás Maduro, sino que, sin dudas, también impactaría en la histórica alianza entre Colombia y Estados Unidos, lo cual, a su vez, podrá tener repercusiones en la lucha contra el narcotráfico.

Intentando tener un panorama más claro sobre estos asuntos de cara el próximo domingo, El Economista dialogó en exclusiva con José Octavo Bordón, actual presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y exembajador ante Estados Unidos (2003-2008).

Colombia es una de las tres grandes economías de Sudamérica. Que por primera vez llegue a ganar una coalición que no pertenece a la tradicional alternancia política de este país va a abrir muchas ventanas y expectativas en el vecindario y en el Continente

Más allá de que aún hay que esperar los resultados oficiales, los sondeos muestran un claro giro a la izquierda en el electorado colombiano. ¿A qué se debe esta situación?

Creo es una tendencia, pero no un absoluto. Es cierto que, hasta una semana antes de la primera vuelta, todo indica que Petro va a liderar, pero en general las encuestas indican que en principio debería ir al balotaje.  Hasta ahora, también lo dan triunfador en esa segunda vuelta. Sin embargo, si uno analiza los votos que en primera vuelta irían a candidatos de Centro (Sergio Fajardo), Centro Derecha (Federico Gutiérrez) e Independientes (Rodolfo Hernández), estos sumarían más de 10 puntos porcentuales que Petro. Por otra parte, la concertación que sostiene a Petro (Pacto Histórico) se puede definir como de Centro Izquierda: han definido que su objetivo es un Capitalismo Democrático (ciertamente diferenciado del neo-liberalismo), asumiendo los desafíos del crecimiento con inclusión social y fuerte compromiso con las economías verdes, economías digitales y feminismo no elitista. Por otra parte, hay que ver si los supuestos cambios hacia la derecha o izquierda son procesos políticos e ideológicos poderosos o expresiones de la insatisfacción de los ciudadanos por las dificultades de nuestras democracias regionales para dar respuestas a las expectativas institucionales, económicas y sociales de los ciudadanos. En las últimas 13 elecciones en nuestra región, en 12 de ellas perdieron los oficialismos y solo en una triunfó: en las amañadas y antidemocráticas elecciones en Nicaragua que permitieron la reelección de Daniel Ortega.

No está todo dicho, pero…

Sin perjuicio de que todas las encuestas lo dan como primera minoría en la primera vuelta y ganador en el balotaje, es evidente, por lo que recién mencioné, que, en el caso de que se llegue a segunda vuelta, va a haber una “batalla” por el centro. En esa disputa, quien genere la mayor confianza sobre la capacidad de afrontar los complejos desafíos de Colombia, será el nuevo Presidente.

¿Qué está en juego en estas elecciones? La economía y el terrorismo/narcotráfico parecen los principales temas de campaña.

Ciertamente es histórico en la realidad de Colombia, y por décadas, la centralidad que han tenido para todas las administraciones, más allá de sus distintas aproximaciones, la violencia y el narcotráfico. Además, en los últimos años, se ha sumado el debate sobre el respaldo o no a los acuerdos de paz que se firmaron bajo la administración del presidente Juan Manuel Santos. Por otra parte, la economía de Colombia ha tenido durante un largo período un importante crecimiento, pero esta ha sufrido el impacto de los últimos acontecimientos globales más ciertas limitaciones domesticas que han generado un importante descontento social. Pero la desconfianza a los procesos electorales (posiblemente la más alta de América Latina), la creciente falta de confianza en las instituciones (incluidos los partidos políticos), la inseguridad ciudadana y la corrupción también han ocupado su lugar en la campaña.

Imagino que Petro, si gana, va a tener la intención de tener una relación más intensa y más convergente con nuestra región y con nuestro país. Obvio, con los límites que sus relaciones con el norte, tanto convergentes como divergentes, impliquen

¿Cómo impactaría en la región un hipotético triunfo de Petro? Se prevé un acercamiento con Venezuela.

Colombia es una de las tres grandes economías de Sudamérica. Que por primera vez llegue a ganar una coalición que no pertenece a la tradicional alternancia política de este país va a abrir muchas ventanas y expectativas en el vecindario y en el Continente. Respecto a Venezuela, es posible que busque un nuevo diálogo sobre los complejos temas que tienen en su agenda estos dos grandes y vecinos países que miran geográficamente al Caribe. Eso sin perjuicio de que Petro ha expresado que no piensa impulsar una izquierda radical sino un capitalismo democrático al tiempo que expresó que no coincide con el Socialismo del Siglo XXI.

¿Y en las relaciones bilaterales de Colombia con Argentina y EE.UU.?

Son dos realidades muy diferentes. Colombia, si bien cultural e históricamente tiene una gran relación con Sudamérica y Argentina, en general su mirada y realidad estuvo más determinada con el Caribe y el Norte. Quizás una excepción en los últimos años fue la administración del Presidente Santos que buscó, sin abandonar sus compromisos anteriores, una presencia más activa en el sur. Imagino que va a tener la intención de tener una relación más intensa y más convergente con nuestra región y con nuestro país. Obvio, con los límites que sus relaciones con el norte, tanto convergentes como divergentes, impliquen. El Plan Colombia, que con EE.UU. se ha desarrollado en este país durante muchos años, será un punto central de ambas administraciones. Mi impresión es que, si Petro triunfa, y con los lineamientos que ha venido definiendo, tanto su Gobierno como la administración de Joe Biden van a buscar renovarlo bajo nuevos criterios de seguridad y lucha contra el crimen organizado. Más aún con el nuevo escenario global.
 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés