El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Tendencia

Baja de los depósitos de no residentes en Uruguay: ¿efecto Massa?

En julio se produjo una baja relativamente significativa, del 2%, y su stock quedó en US$ 3.477 millones, según el BCU.

Sumando locales y no residentes, los depósitos en Uruguay rondan hoy US$ 40.000 M.
Sumando locales y no residentes, los depósitos en Uruguay rondan hoy US$ 40.000 M.
Ismael Grau Ismael Grau 09-09-2022
Compartir

Los depósitos en los bancos de Uruguay colocados por no residentes -en su gran mayoría argentinos- venían aumentando de manera continua en 2022, hasta alcanzar máximos en varios años. Pero en julio se produjo una baja relativamente significativa, del 2%, y su stock quedó en US$ 3.477 millones, según datos del Banco Central uruguayo.

Si bien no están claras las razones acerca de ese retroceso de US$ 69 millones respecto a junio, que recortó a la mitad el aumento en el año, es un hecho que se produjo en un mes en el que hubo novedades políticas en Argentina: Silvina Batakis tuvo un cortísimo pasaje por el Palacio de Hacienda y el 28 asumió como ministro de Economía, Sergio Massa, quien hizo anuncios y en los siguientes días tomó medidas en general bien acogidas por los agentes y los mercados financieros.

En julio también se retiraron US$ 22 millones del Banco Patagonia, que en Uruguay funciona como una institución financiera externa -solo para clientes no residentes- desde su oficina en Punta del Este. Pero fue un movimiento esperado ya que se encuentra en proceso de liquidación, y le quedaban apenas US$ 16 millones depositados.

Pese al descenso en julio, los depósitos de no residentes en Uruguay se mantienen en niveles relativamente altos si se compara con años recientes. En una perspectiva más larga, a comienzos de este siglo, en diciembre del 2001, llegaron a rondar los US$ 6.200 millones.

Un gerente bancario dijo a El Economista que algunas instituciones uruguayas no tienen “apetito” por el “riesgo argentino” y son “cautas” respecto a la clientela no residente, en particular la de ese origen.

De todos modos, para muchos argentinos el sistema financiero uruguayo sigue siendo una opción para tener su dinero a resguardo, relativamente a mano y con razonable sigilo. En años recientes, en consonancia con un flujo creciente de emigración o cambio de residencia fiscal hacia Uruguay, también aumentaron los depósitos en los bancos orientales. Este último fenómeno estaría influyendo, junto a otros factores, en el incremento de los depósitos de los residentes (US$ 27.255 millones a julio). Sumando el dinero de locales y de no residentes, los depósitos en Uruguay rondan actualmente los US$ 40.000 millones, un máximo histórico.

“¿Qué pasa con los depósitos? ¿Por qué suben? Yo digo que hay varias razones, pero la primera es que tanto los depósitos como otras formas de ahorro crecieron durante la pandemia en todo el mundo de forma bien importante. ¿Por qué? Porque la gente no podía salir, no consumía y ahorraba. (...) Hay otro efecto que, a veces, se menciona menos, que es el efecto de los depósitos de no residentes que había en Uruguay de gente que se vino a vivir a nuestro país y que, por tanto, dejó de ser no residente y pasó a ser residente. Este es un efecto no menor y en muchas de las estadísticas también importa. Por último, claramente, el crecimiento (económico) que ha tenido en este tiempo Uruguay ha hecho que los depósitos crezcan”, afirmó el presidente de su Banco Central, Diego Labat, en una comparecencia el pasado jueves 1° ante una comisión del Congreso.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés