El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 9°C
Trades

Las dos caras que mostró YPF en medio del incendio

Con dólares libres en baja, bonos en alza y riesgo en descenso, el foco de las miradas estuvo en YPF por dos razones bien distintas.

Las dos caras que mostró YPF en medio del incendio
Luis Varela 11 enero de 2024

A pesar de vivirse una jornada en la que la inflación entregó malas noticias tanto a nivel local como internacional, la rueda financiera que vivió Argentina hoy puede considerarse como positiva, ya que tras el acuerdo con el FMI y el lento avance del debate por la Ley Ómnibus en Diputados todos los dólares libres bajaron, los bonos subieron, el riesgo país descendió un peldaño y solo la Bolsa local entregó alguna sombra, debido al claroscuro que encendió el día, colocando a YPF en el centro del escenario.

Por supuesto, el tema que corrió de boca en boca a partir de las 4 de la tarde fue el dato que surgió desde el Indec, que midió lo que habían adelantado las consultoras: la inflación de diciembre fue del 25,5% mensual, lo cual significa que el Gobierno anterior dejó una inflación anual del 211,4% anual, la más alta en 32 años, desde la híper de 1991. Al tiempo que analistas de las consultoras empeoraron pronóstico para lo que viene: proyectan una inflación del 25% para enero y del 213% para 2024.

En realidad, este notable índice inflacionario está mostrando un gran descalabro en los precios internos, con múltiples valores que se están reacomodando ahora que desapareció por fin un Gobierno que pensaba que todo debía llevarse con controles a las empresas y con emisión sin fin para mantener la actividad artificialmente.

La aceleración de la maquinita del BCRA, que sacaba miles de billetes de $ 1000 por segundo, con series numeradas consecutivas que salían de los cajeros automáticos, casi con la tinta recién impresa, determinó que nadie supiera cuánto vale ninguna cosa. 

Y, solo como botón de muestra puede decirse que un choclo vendido en la playa vale hoy $2.500, en tanto que en una verdulería se venden tres choclos por $2.000, en tanto que en el mercado central se están despachando 21 choclos por $2.000, lo cual significa un verdadero desquicio.

Foto De Primer Plano De Maíz
 

El IPC que midió el Indec para diciembre dio para alimentos y bebidas un aumento del 29,7%, con los rubros servicios y salud anotando incrementos todavía superiores. Pero se está viendo en los comercios algo esperanzador, que plantea un horizonte duro para enero por la suba de tarifas, pero mejor para febrero, ya que muchos comerciantes se declararon entrampados: "compramos cosas caras, no las vendimos y ahora que llega la reposición están entrando con bajas del 10%, lo cual nos descoloca por completo".

Este dato de inflación, que le entregó a Massa el gran triunfo de haber vencido a Maduro y a todos los países del mundo, incluso varios que están en guerra, llegó con suba de precios también firme en Estados Unidos, aunque con una escala que a los argentinos les parece una minucia. Se conoció también hoy que la inflación de diciembre en EE.UU. fue más alta de lo esperado: subió al 0,3% mensual y 3,4% anual, por lo que esto enciende las alarmas de los inversores porque con esto posiblemente se retrase más la deseada baja de intereses de la Fed.

Ya lo dijo varias veces el titular de la Reserva Federal Jerome Powell: "habrá tasas altas durante más tiempo", completamente a contramano de lo que sueñan los toros especulativos de Wall Street, que hasta ahora pensaban que la baja de la tasa clave del capitalismo mundial se iniciaría en marzo. 

  • Con el nuevo dato de inflación norteamericana, las tasas largas de EE.UU. se mantuvieron quietas: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 4% a 10 años y 4,2% a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar subió 0,1% contra el euro, no cambió contra la libra, pero bajó 0,1% contra el yen y el yuan, 0,3% en Brasil, 0,4% en México y cayó 0,7% en Chile.

El mercado local, mejor

A nivel local, tras el rápido guiño del FMI, con la promesa de entrega de US$ 4.700 millones para pagar todos los vencimientos que hay con ese organismo hasta abril (pero garantizando durante todo este tiempo las ventanillas crediticias de otros organismos multilaterales de crédito), el Banco Central tuvo un buen día. Con el dólar exportador a $ 922,32, la autoridad monetaria pudo comprar en el mercado US$ 177 millones y al final del día pudo sumar US$ 158 millones a las reservas.

Y detrás de ese movimiento todos los dólares libres se colocaron en una descompresión. El dólar blue bajó $30 hasta $1.120, el Senebi bajó $13,64 hasta $1.178,60, el MEP bajó $24,73 hasta $1.119,70 y el contado con liquidación bajó $15,79 hasta $1.169,65. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 30% y la del CCL con el mayorista fue del 43%.

Pero más allá de todo lo mencionado, el centro del escenario de la mirada de los analistas más puntillosos estuvo colocado en la empresa YPF, que tuvo ayer dos noticias, una muy mala y otra muy buena. Por un lado, la Justicia de EE.UU. determinó que a partir de ahora los acreedores que tienen el juicio por la irregular estatización de la petrolera nacional realizada en la segunda presidencia de Cristina Kirchner pueden empezar a embargar bienes argentinos en cualquier parte del mundo. 

Pero, mientras puede aparecer un martes 13 en cualquier lugar, también se supo que la mismísima YPF pudo regresar a los mercados internacionales tras cuatro años, ya que pudo colocar deuda por US$ 800 millones al 9,8% anual, lo cual en la práctica significaría un riesgo país de menos de 1.000 puntos, algo soñado por cualquier Gobierno argentino desde hace años.

Detrás de este importante paso dado por YPF con una Obligación Negociable hubo una rueda con menos negocios en títulos públicos, pero los bonos argentinos recuperaron otro 2,8% y el riesgo país bajó 59 unidades hasta 1926 puntos básicos. Pero además, hubo fuerte demanda del bono Bopreal de parte de los importadores y el BCRA colocó casi US$1.200 millones, una cifra ya más considerable. Y, sumado a eso, según se vio el costo que le cobraron a YPF esto plantea que los papeles nacionales tienen un hipotético largo camino alcista por delante.

En cuanto a papeles privados, el repunte inflacionario de EE.UU. desconcertó a los inversores especulativos. Por lo que hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York, con suba del 0,1% para el Dow, no hubo cambio para el Nasdaq y el S&P bajó 0,1%. En tanto que se registró una baja del 0,1% en la Bolsa de San Pablo y una suba del 0,3% en la de México.

A nivel local, tras el estruendoso volumen transado el miércoles, con $18.884 millones operados en acciones y $25.681 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 2,5%. En tanto que los ADR argentinos que se negocian en Nueva York tuvieron un día mixto, con subas del 1% al 6% para Despegar, Telecom e YPF; con bajas del 1% al 2% para Galicia y Central Puerto.

Resultados mixtos en commodities

Para cerrar el día, todos estos movimientos fueron redondeados por commodities que siguen con dirección divergente. El petróleo subió 0,8%. Los metales preciosos estuvieron sin fuerza. Los metales básicos actuaron mixtos. En Chicago, la soja mejoró pero el resto de los granos fue a la baja. En Rosario ganaron valor todas las categorías salvo el sorgo. 

Y, si se quiere, el fiasco del día estuvo en el mundo cripto, ya que a pesar de la autorización para que despegue su nuevo ETF el Bitcoin pudo subir apenas 0,4%, con resultado mixto para el resto de los valores del panel.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés