El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 10°C
Panorama

La letra chica dice otra cosa y el blue pegó otro salto

Después de las PASO, el board del FMI requerirá de más medidas para liberar los fondos. Eso intranquiliza al mercado: el blue saltó 10 pesos, con bonos y acciones sin trade electoral.

La promesa de que habrá DEG en la segunda parte del mes es la mitad de la película.
La promesa de que habrá DEG en la segunda parte del mes es la mitad de la película.
Luis Varela 02 agosto de 2023

No son tiempos sencillos. Ayer Argentina tuvo el 1° de agosto más cálido en 117 años. Transcurren 515 días desde el ataque de Rusia a Ucrania y ahora que algunos drones castigan a Moscú, la gente de Putin dice que si los ucranianos siguen avanzando se verán obligados a usar armas nucleares. En todo este tiempo el papa Francisco jamás nombró a Putin como responsable de nada y dijo que "el problema de nuestro país somos los argentinos".

Alguna vez el general Juan Perón dijo "en Argentina peronistas somos todos", para acto seguido afirmar que "para doblar a la derecha hay que poner el guiño de la izquierda". Y en medio de todo ese enjambre se conoció en profundidad la letra chica del acuerdo que firmó el virtual presidente Sergio Massa con el FMI, que es particularmente diferente a lo que se difundió en medio de la campaña electoral, cuando faltan apenas 11 días para las PASO.

El blue para arriba

dólar blue
 

Con todos esos "dimes y diretes", el mercado financiero argentino siguió ayer colocado en un pronunciado tobogán, con un salto de 10 pesos en el dólar blue, un brinco de $5 en el dólar fuga, con los bonos sin fuerza, con el riesgo país creciendo 10 unidades, hasta 1.990 puntos básicos y con la Bolsa porteña sin aire, bajando un poco más, con mayoría de bajas en los ADR argentinos en Nueva York, con el denominado "trade electoral" desdibujándose cada vez más.

Las causas de este deterioro obedecen a que en su "plan llegar", para ver si logra conseguir como sea la Presidencia de la Nación, Sergio Massa acaba de firmar un acuerdo que deja a los kirchneristas puros y duros con los pies en el aire, y con creciente intención de votar por Grabois en la interna de UxP en las PASO del 13 de agosto, al punto que ayer mismo la esposa del ministro, Malena Galmarini, salió a decir que "se necesita que no voten a Juan porque debilitan a UxP".

Pero lo que está inclinando a la parte del peronismo kirchnerista menos amigable con los mercados tiene que ver con la traducción correcta del convenio firmado con el FMI. En principio se había dicho que incrementando el impuesto a las importaciones y agregando al maíz al dólar agro para juntar más reservas eran los dos pasos suficientes para que después de las PASO llegaran desde el FMI US$ 7.500 millones en la segunda mitad de agosto, lo cual le permitiría a Massa llegar a la Presidencial con espaldas como para enfrentar la durísima huída de capitales que está sufriendo Argentina.

En realidad, el documento del FMI tiene en su letra chica más detalle: el equipo técnico del Fondo le dio un guiño de acuerdo a Massa para que pague US$ 2.600 millones el lunes y US$ 840 millones el martes, pero sin entregar un solo dólar. Se cubrió con yuanes liberados del swap más un crédito temporal por US$ 1.000 millones de la CAF, organismo integrado por países latinoamericanos, sin participación de EE.UU. Y todo ese dinero es casi la mitad de todo el flujo de fondos que maneja la entidad.

A partir de estos movimientos, el equipo técnico le deja la decisión al board del Fondo, que volverá de sus vacaciones de verano después de que Argentina celebre las PASO, pero hay una diferencia con lo anunciado: para que los DEGs por US$ 7.500 millones sean efectivamente liberados, un días después de las primarias vendrá una segunda parte de las medidas acordadas por Massa y no difundidas hasta que la población vote.

Los dólares del BCRA

Banco Central BCRA
 

Operadores de la city calculan que en este momento el BCRA tiene dólares líquidos negativos por unos US$ 8.000 millones, y no puede superar ese nivel porque ya pasaría a tocar los dólares que hay en los encajes, que surgen de inversores privados que tienen depósitos en los bancos argentinos. Y ayer, con toda la importación prácticamente bloqueada, el BCRA logró evitar perder más dólares, pero tuvo que quemar bonos, para ver si de alguna manera logra algún ancla para frenar la estampida contra el dólar.

De hecho, ayer hubo venta fuerte de bonos para que el dólar MEP perdiera valor, cosa que finalmente sucedió, pero la suba en el dólar blue fue vertical y el aumento en el dólar fuga, contado con liquidación, también fue muy importante. En números concretos, el BCRA compró ayer en el mercado US$ 74 millones y vendió US$ 1 millón en yuanes, mientras que por dólar agro se liquidaron US$ 145 millones. Y, al final del día, con toda la importación trabada, el BCRA sumó US$ 5 millones en las reservas pero al mismo tiempo chupó de los bancos depósitos por $ 2,2 billones en Leliq cortas, lo cual suma intranquilidad en los ahorristas.

Con este cuadro de situación, el dólar blue ayer brincó $10 hasta $560, por lo que ya acumula desde que Massa es ministro triple (se cumple un año este viernes) un aumento de nada menos que $ 286 pesos, al saltar desde $ 274 hasta $ 560. En línea con eso, el dólar Qatar saltó $2,50 hasta $578,34, el Senebi subió 83 centavos hasta $548,93, el MEP bajó 8,96 pesos hasta $509,45 y el contado con liquidación saltó $5,06 hasta $560,13. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 94% y la del CCL y el mayorista fue del 103%.

El contexto externo

mercados
 

Mientras esta inquietante situación transcurre en Argentina, en EE.UU. los inversores están aguardando datos de empleo que se van a conocer este viernes, la Bolsa de Nueva York cerró mixta, los balances siguen llegando con claroscuros, y ayer se produjo una nueva suba de las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,2% a 5 años, 4% a 10 años y 4,1% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar global subió contra todo: avanzó 1,3% en Brasil, 0,8% en Japón y México, 0,5% contra la libra y el yuan, 0,2% en Chile y 0,1% contra el euro.

A nivel planetario siguen apareciendo datos que indican la posibilidad de una desaceleración económica global, con problemas inmobiliarios complicados tanto en Gran Bretaña como en China. Y detrás de eso, con el dólar global recuperado, los commodities actuaron en consecuencia. El petróleo bajó 0,5%. Hubo una nueva baja para los metales preciosos y un nuevo descenso para los metales básicos. Hubo precios mixtos para los granos (en Chicago la soja se sostuvo, con maíz y trigo en baja, y en Rosario subió el maíz, pero bajó todo lo demás). Y en el mundo cripto sigue sin aparecer una tendencia concreta: el Bitcoin repuntó 0,2% pero con clima híper selectivo en el resto de las criptomonedas.

Los bonos argentinos siguen sin recuperar el brío que habían mostrado, el volumen se estabilizó, y hay consulta de inversores internacionales pero sin decisión, hasta conocerse qué resultado tendrá la PASO, y qué medidas pedirá el FMI, y sobre todo qué reacción social se terminará desatando: ya estamos viendo desde hace tres semanas una sucesión de paros gremiales que hasta hace poco tiempo habían desaparecido.

A nivel papeles privados, los inversores más especulativos de EE.UU. parecen confiados en que se evitará una recesión, pero crece la sensación de que las tasas altas durarán más tiempo que lo esperado, con chances incluso de que haya un nuevo escalón alcista en la tasa base de la Fed en setiembre o en diciembre. Con eso, ayer hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York, con suba del 0,2% para el Dow, baja del 0,3% para el S&P y descenso del 0,4% para el Nasdaq. Al tiempo que se registró una baja del 0,6% en la Bolsa de San Pablo y un descenso del 1,1% en la de México.

Y la sensación de fiesta sin música se extendió al mercado bursátil local. Con $8.439 millones operados en acciones y $10.465 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,9%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York mostraron subas del 1% al 2% para Pampa, Despegar y Macro, con bajas del 1% al 3,5% para TGS, Telecom, Galicia, Francés, Supervielle, Mercado Libre, Cresud, IRSA, Central Puerto, Loma Negra, YPF, Bioceres y Edenor.

Mientras tanto, en las elecciones provinciales que se realizaron hasta ahora, casi el 40% de los habilitados para votar no fueron a las urnas y el 10% lo hicieron en blanco. Eso, obviamente, favorece a los aparatos oficialistas, que van en bloque a votar para intentar conservar el poder. Quedan poco más de 250 horas para las PASO, si los que deben votar deciden mirar para otro lado, y dejar que el destino sea fijado por otros, es probable que el papa Francisco haya tenido razón, con lo que somos nosotros, no con Putin.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés