El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 10°C
Escenario

La corrida se mantiene y repercute en los depósitos

Los inversores se alteraron por una contramarcha del BCRA, que le bajó la tasa a los Fondos de Inversión a pocos días de habérsela subido.

La inquietud sube, los titulos argentinos ya no suben con tanta firmeza, y se notan disminuciones en los depósitos.
La inquietud sube, los titulos argentinos ya no suben con tanta firmeza, y se notan disminuciones en los depósitos.
Luis Varela 27 enero de 2023

Con una intervención cada vez más intensa, y con gruesas pérdidas de reservas y más deuda en el BCRA, se hizo de todo para frenar la corrida cambiaria, pero no hubo caso: volvieron a subir los 15 dólares de Alberto, con el blue en otro récord histórico y sobre todo con un firme aumento del dólar fuga. Al tiempo que mientras Wall Street sigue subiendo firme, los títulos argentinos van perdiendo su boom: subieron apenas y el riesgo sigue en las nubes.

Hubo cientos de eventos que se destacaron a lo largo del día pero lo que más ruido hizo entre ahorristas e inversores fue un bandazo realizado por el Banco Central, que luego de subir hace muy pocos días la tasa para los Fondos Comunes de Inversión del 72% al 95% anual, ayer decidió dar marcha atrás y reducirla al 85%. La medida se tomó porque el dinero se escurría del sistema financiero, hacía perder seriamente la rentabilidad de los bancos, el dinero se iba a los Fondos Comunes de Inversión, que manejan dinero a un día de plazo. Y lo peor del caso es que esa contramarcha generó gran preocupación en los ahorristas, que de muestran su inquietud ya que se está anotando una caída en los stocks totales de depósitos tanto en pesos como en dólares.

Hasta ahora las palabras que más se repetía en el temor de los ahorristas era un reperfilamiento de deuda, o un salto mayor en la inflación, o una devaluación abrupta, pero ahora comenzó a sumarse otro elemento: la inquietud a que se termine metiendo la mano en los depósitos. Y, en línea con eso, los bonos y acciones de la Argentina, que venían volando, en un boom de más de cuatro meses, ayer estuvieron apenas sostenidos y con menores volúmenes de negocios, lo cual quiere decir que el optimismo impulsado sobre todo por el trade electoral también está en juego.

Una nueva licitación

Y hoy el ministro Massa enfrenta otra licitación para colocar deuda en pesos. No es un desafío complejo, ya que necesita conseguir apenas $165.000 millones, la mayoría de los cuales están en manos privadas. Y no habrá problemas para rolear porque el Gobierno sigue con la misma trampa (que Moody's calificó de default indirecto): con emisión, el BCRA compra bonos en el mercado secundario a los organismos oficiales y luego estas instituciones del estado se las entregan a Massa en la nueva licitación.

Lo particular del caso es que ni siquiera los organismos públicos que participan quieren saltar las fechas decisivas de las elecciones. En 16 días se celebra las primeras elecciones que son las internas abiertas en la provincia de La Pampa, y luego vendrán 13 domingos electorales antes de las PASO nacionales del 13 de agosto. En el medio se deben definir las listas, y seguramente todo eso provocará un movimiento importante en el mercado, ya que las coaliciones tendrán que empezar a decir qué piensan a hacer con el caos económico que sufre Argentina, reconocido ahora incluso por el papa Francisco, que habló de setenta años de mala praxis económica. 

La cuestión es que la Secretaría de Finanzas llama a colocar hoy Ledes (letras en pesos a tasa de interés) y un bono dollar linked (atado al tipo de cambio). Le ofrecerá a los denominados creadores de mercado tres letras del tesoro todas con pago de tasa de interés: una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de abril de 2023 (s28a3 -reapertura), una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2023 (s31y3 -reapertura) y una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de junio de 2023 (s30j3 - reapertura). Y por otra parte, le ofrecerá a importadores registrados en Afip y Aduana un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense vencimiento 28 de abril de 2023 (t3v3d - reapertura). Esta vez se quedan sin ningún tipo de oferta los Fondos Comunes de Inversión y los inversores particulares, ya que en los últimos llamados casi no participaron.

Mientras Argentina está sumergida en estos enredos de varias décadas, ayer hubo varias novedades en la Bolsa de Nueva York y en la economía norteamericana. Tesla, la de los autos eléctricos de Elon Musk, presentó un balance trimestral con buenas ventas y sobre todo buenas previsiones y su cotización voló en  Wall Street con una suba del 11%, por lo que recuperó mucho de la enorme caída que había sufrido.

Además de Tesla y otros balances, se conoció también que la economía de EE.UU. sigue evolucionando con muy buen ritmo, a pesar del freno de mano que está aplicando la Reserva Federal con la suba de tasas de interés. Ayer informaron que el PIB subió 2,9% anual, menos que el 3,2% que el trimestre anterior, pero mucho más que el 2,6% que esperaba el mercado. Y además de eso se conoció que las solicitudes de ayuda por desempleo en EE. UU. cayeron al mínimo de nueve meses: se achicaron en 6.000 pedidos, de 192.000 a 186.000. Evidentemente, muchas empresas anuncian despidos masivos, pero el empleo global sigue dando muestras de gran fortaleza.

Los pasos de la Fed

Eso, indirectamente, hace temer por lo que decida la Fed en menos de una semana con la tasa corta. Todos esperan que esa tasa suba 25 puntos básicos en febrero, hasta 4,75% anual, y otro tanto en marzo hasta 5%, y mantenerla ahí todo el año. Pero el mercado no le cree a Jerome Powell: piensa que tendrá que bajar el costo del dinero. Por eso Wall Street sigue de festejo en festejo. Muchos piensan que en el primer semestre no habrá recesión, y dudan de un efecto duro en la segunda parte del año.

En línea con eso, ayer quizás como un anticipo de lo que haga la Fed, las tasas largas de EE.UU. volvieron a tender hacia arriba: se pagó 4,7% anual a 1 año, 3,6% a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,6% a 30 años. Y, como consecuencia de ese movimiento, en el exterior el dólar subió 0,5% en Japón y 0,2% contra el euro, no cambió en México y bajó 0,1% contra la libra y en Chile y descendió 0,2% en Brasil.

El mercado local

Mientras tanto en Argentina la tensión cambiaria no para. El dólar blue subió $2 hasta un récord histórico de $385, ya rozando el dólar Qatar, que subió 96 centavos hasta $385,48. Mientras que el Senebi subió 30 centavos hasta $369,87, el MEP subió 24 centavos hasta $352,22 y el contado con liquidación pegó un saltó $3,91  hasta $370,34. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue sigue en el 100% y la del CCL con y el mayorista repitió la misma diferencia.

Y esto no fue gratis. Todas las subas de los tipos de cambio ocurrieron a pesar de que el Banco Central se sigue vaciando y endeudando. Ayer la autoridad monetaria perdió otros US$ 208 millones de las reservas, por lo cual el tema pasa de claro a oscuro (en pocos días hay que pagarle una deuda al FMI). Y por si eso fuera poco, mientras mantuvo las tasas de las Leliq y los plazos fijos en el 75% anual, Reconquista 266 chupó de los bancos depósitos por otros $959.321 millones en Leliq cortas, agrandando la bola de nieve.

Y, casi en silencio, se empezó a negociar el dólar futuro a diciembre, fecha en la que ya estará al mando el gobierno elegido en octubre. Y en los números hubo un salto cambiario importante. Hasta noviembre la tasa de ese mercado era del 95%, lo que  significaba un dólar implícito oficial de $322, pero a diciembre la tasa salta a 105%, que implica un dólar de $365. ¿Qué significa esto? Que los inversores esperan que el crawling peg actual sea abandonado en algún momento, y que se realice una devaluación más abrupta.

Como dijimos, los bonos mantuvieron un nivel de negocios relativamente bueno, pero sus precios subieron apenas y por eso el riesgo país cedió apenas 1 unidad hasta 1.833 puntos básicos, por lo que sigue colocado en las alturas, completamente fuera de escala en comparación con los países vecinos.

Las bolsas para arriba

A nivel papeles privados, el impulso de Tesla hizo sonreír a la gran manzana. Hubo otra suba en la Nolsa de Nueva York: con mejora del 0,6% para el Dow, alza del 1,1% para el S&P y avance del 1,8% para el Nasdaq. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,1% y la  de México mejoró 0,6%.

A nivel local, con $4.463 millones operados en acciones y $5.661 millones en Cedears, hubo una suba del 0,5% en la Bolsa de Buenos Aires, mientras que los ADR que operan en Nueva York estuvieron mixtos: con subas del 2% al 4,5% para Mercado Libre, IRSA, Despegar, Bioceres y Cresud; con bajas del 1% al 2% para Loma Negra, Supervielle, TGS, Galicia y Pampa E.

Finalmente, además de los números económicos de EE.UU. y un cierto temor a un "efecto sushi" por los raros manejos del Banco de Japón, nuevas invasiones rusas a Ucrania, tras la decisión de Alemania de sumarse con el envío de tanques, alteró el valor de las commodities. Hubo suba del 1,2% para el petróleo. Los metales tanto preciosos como básicos actuaron mixtos. En Chicago y en Rosario hubo generalizada suba para todos los granos. Y las que siguen recuperando adeptos son las criptomonedas: por la inquietud global, el Bitcoin subió 1,7%, superó otra vez los US$ 23.000 desde los US$ 15.700 de hace un par de meses, con el resto de las criptomonedas corriendo desde atrás.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés