El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 17°C
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 17°C
Dólares sin techo

La brecha cambiaria sigue creciendo y se esperan medidas

Ahorristas e inversores dieron ayer otro paso hacia la fuga y provocaron un fuerte salto en el blue, que alcanzó otro récord

El dólar blue, con un récord histórico (nominal) sin precedentes: $317
El dólar blue, con un récord histórico (nominal) sin precedentes: $317
Luis Varela Luis Varela 21-07-2022
Compartir

A lo largo de sus 31 meses de gestión, con Alberto Fernández como Presidente y Cristina Kirchner como vice, fue usual que durante muchas ruedas de negocios se escuchara a operadores y analistas decir "hoy fue la peor rueda de lo que va de este mandato", pero ayer la preocupación subió un escalón.

La palabra que más sobresalió desde todos los sectores fue "descalabro". Desde muy temprano, la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, anunció que la ministra de Economía, Silvina Batakis, mantendrá hoy una reunión con el gabinete económico, en la que “se van a analizar diferentes medidas que podrían ser comunicadas hacia el fin de esta semana o la semana que viene”. 

  • Y horas después el ministro de Turismo, Matías Lammens, confirmó que se trabaja en colocar un “dólar diferenciado para el turista” que llega del exterior, lo cual demuestra falta de dirección, como pasó los meses de debate con la ley de góndolas, ley de alquileres o de etiquetado frontal, todo sin resolver nada y complicando todo.

Además de eso, después del mediodía se conoció que el equipo del ministro de Transporte Alexis Guerrera se reunió con las empresas de colectivos del Area Metropolitana de Buenos Aires, quienes se fueron con promesas y con las manos vacías: el sector cobra con la sube el 10% de la recaudación total y el 90% está integrado por subsidios del Gobierno, que no son ni pagados ni actualizados desde diciembre. 

"El último número de actualización fue publicado en el Boletín Oficial al cierre de marzo, pero los fondos nunca llegaron, y nosotros tenemos que pagar gasoil, cubiertas, arreglos de piezas, y no podemos seguir cumpliendo con el servicio", dijeron José Troilo, presidente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Pasajeros (CEAP), y Mario Vacca, titular de la Cámara Empresaria del Transporte Urbano (CETUBA).

De manera contundente, luego de que la flamante ministra Batakis advirtiera que el Gobierno tiene una falta de dólares “desesperante” y una situación “delicada”, comenzó a comprenderse que el país pasó de un ministro como Martín Guzmán que iba licuando todo con inflación y tapando todo bajo la alfombra de deuda en bonos en pesos y deuda del Banco Central en Leliq, a una ministra que parece querer repetir lo que realizó cuando fue ministra de Economía de Daniel Scioli hasta 2015: mantener cierto orden en las cuentas postergando pagos, procrastinando, acumulando compromisos, pero sin terminar de arreglar las cosas.

Esta nueva señal evidente, desestabilizó completamente a inversores y ahorristas, creció otro escalón el retiro de depósitos de los bancos, se acrecentó la demanda de dólares, nadie se quiso quedar en pesos, las empresas mayoristas comenzaron a colocar carteles de "no hay stock", y la economía en su conjunto entró en una parálisis por un Gobierno desconcertado que no entrega señales concretas, y todo eso apuntó hacia el dólar, que anotó una espiralización de la corrida cambiaria.

Un marco externo difícil 

Con todo eso, mientras en el mundo siguen apareciendo señales también muy conflictivas, como el final del gobierno de Italia, con la derrota de Mario Draghi en el Parlamento, por lo que habrá nueva elecciones entre los italianos, se multiplicó la desconfianza en casi todas las monedas (además de la reunión de Vladimir Putin y Recep Erdogan en Irán, entre otras cosas), y eso aumentó la movida de los inversores hacia el dólar, por lo que ayer en el exterior subió 1,2% en Brasil, 0,5% contra el euro, 0,2% contra la libra y el mexicano y 0,1% contra el yen, y no cambió en Chile.

Y en Argentina la situación cambiaria fue absolutamente asfixiante. Subieron los catorce dólares de Alberto, con posiciones récord para todos los dólares libres, y con los dólares oficiales usados como ancla, generando alta inflación en dólares a nivel local, pérdida de competitividad, por lo que junio entregó lo que se venía advirtiendo desde hace rato: por precios cada vez más caros en divisas, las exportaciones crecieron pero a menor velocidad que las importaciones y finalmente el mes pasado el país tuvo un déficit comercial de US$ 115 millones, por lo que se muestra un peligroso agotamiento en la única fuente de financiamiento de dólares genuinos que le quedaba al país. 

Y quienes no quieren ver eso, debe entender que ayer mismo, en medio de un caos financiero, medidos en pesos oficiales, la libra bajó 9 centavos hasta $154,93, el real bajó 19 centavos hasta $23,67 y el euro bajó 39 centavos hasta $131,67, lo cual hace menos competitivo al país con los países con los que comercia.

Carrera hacia el dólar

Todo eso contribuyó a que la corrida hacia el dólar se convirtiera en una maratón. El dólar blue salto $16 hasta un récord histórico nominal sin precedentes de $317, con el BCRA perdiendo otros US$ 127 millones de las reservas, además de chupar de los bancos depósitos por otros $98.720 millones en Notaliq. Y detrás de eso el dólar Senebi saltó $9,18 hasta $314,21, el MEP subió $5,6 hasta $303,44 y el contado con liquidación subió $4,95 hasta $308,75. 

Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 133% y la del CCL y el mayorista araña el 139%, igualando las diferencias que hubo en la crisis de octubre de 2020, solo que en aquel momento no había ningún acuerdo con el FMI y ahora sí tenemos un programa vigente.

Por supuesto, desde primera hora de hoy todos los agentes económicos, ahorristas, inversores, operadores y analistas, estarán mirando hacia Economía para ver si Batakis anuncia algún tipo de baterías de medidas concretas que parezcan convincentes, y sobre todo que no vayan en contra de los privados, sino que por fin de una vez por todas demuestre que se empieza a recortar gasto en el sector público. 

Por supuesto, la ministra tiene voces del otro lado: Hugo Moyano recordó que la movilización del 17 de agosto que hará parte de la CGT será para apoyar a este Gobierno, siempre y cuando siga cumpliendo con lo que venía realizando hasta ahora, ajustando paritarias e incorporando a planta permanente 30.000 personas que están contratadas.

Del otro lado, con una posición mucho más exaltada, el dirigente social Juan Grabois,  a los gritos, le pidió al Presidente "que no haya extrema pobreza en uno de los países más ricos del mundo. Mirá a lo que llegamos, por lo menos tomá medidas para que no haya indigentes, no sé cómo no te das cuenta que no hay ni polenta la puta madre. Es obvio que esto no da para más, para qué te pusimos ahí, si no te gusta el salario universal, inventá otra cosa. Somos 100, somos 5.000, 200.000, somos muchos más y muchos de nosotros dejaremos la sangre en las calles para que no siga habiendo esta hambre en la Argentina".

Precios de bonos y acciones 

Frente a semejante estado de gravedad, mucho no importa lo que pasó con el precio de los bonos y las acciones, pero eso es lo que ocupa a los que leen esta columna. Los bonos tuvieron un movimiento realmente mínimo en precios, pero doble volumen operado, con un riesgo país que casi no se movió, ya que subió 2 unidades, hasta 2.794 puntos básicos.

Y con las acciones, el faro del mundo que es Wall Street, no se siente intimidado por el anuncio de tasas que realizará Jerome Powell desde la Fed el miércoles próximo, de hecho ayer las tasas largas de los bonos de EE.UU. se invirtieron: se pagó 3,2% anual a 5 años, 3,1% a 10 años y 3,1% a 30 años. Y considerando que la inflación seguirá alta y que las tasas no le harán cosquillas por ahora, la Bolsa de Nueva York tuvo una suba del 0,6% promedio, con un buen día para las tecnológicas del Nasdaq, que van presentando balances no tan malos como se esperaba. Al tiempo que las Bolsas latinoamericanas dijeron "ni": San Pablo subió 0,1% y México bajó 0,3%.

Y en Buenos Aires pasó algo bastante parecido: con $1.665 millones operados en acciones y $9.017 millones en Cedears, el índice S&P Merval bajó 0,2%. 

  • Y los ADR argentinos que operan en Nueva York tuvieron un día mixto, con subas para Mercado Libre, Bioceres y Edenor y bajas sobre todo para los bancos, con descensos de hasta el 5,4% en Galicia, Macro, TGS, Pampa E, Telecom, Francés, Central Puerto y Supervielle.

Por si todo eso fuera poco, desde el panel de cotizaciones de materias primas tampoco hubo buenas nuevas para Argentina. El petróleo cedió 0,7%, los metales preciosos siguen débiles, hubo un repunte en metales básicos, se vieron recortes en las criptomonedas, pero lo peor del día fue una baja del 1,6% para la soja en Chicago, y sin diferencias en Rosario, con el Gobierno debatiendo si les concede a los productores una ventana con bajas retenciones para hacerse de dólares hasta octubre.

Evidentemente el tren de gasto público y déficit fiscal sigue a toda velocidad. Dentro de siete días Batakis deberá conseguir $310.000 millones para poder seguir pagando los vencimientos de los bonos que emitió Guzmán (los sacará del mercado encerrado de inversores institucionales o del BCRA que seguirá emitiendo). 

En agosto también hay un vencimiento significativo, pero en setiembre el vencimiento es directamente un paredón de más de un billón de pesos de vencimientos. 

  • Guzmán los licuaba y los barría bajo la alfombra. Batakis intentará procrastinar. El mercado lo sabe y, en consecuencia, todos están de salida, subiéndose a la balsa del dólar como posible refugio. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés