El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 9°C
Pax cambiaria

Dólar blue apagado: hace un año bajó 29% y ahora se agachó casi 12%

El acuerdo logrado con el FMI, el inicio de la liquidación de la cosecha, la convicción de que en 2023 habrá un cambio de Gobierno y la jugada especulativa de “carry trade” está provocando una lluvia de dólares

Pero a pesar de la paz cambiaria, no hubo buen clima de negocios con los bonos y con las acciones.
Pero a pesar de la paz cambiaria, no hubo buen clima de negocios con los bonos y con las acciones.
Luis Varela 06 abril de 2022

Tal como ocurrió hace exactamente un año, el dólar blue y todos los dólares financieros libres están de capa caída. En la temporada de arranque de 2021 el dólar había caído casi 29%, de $195 a $139, y en este momento -hasta ahora- el blue cae 11,7% de $222 a $196 (ayer perdió $3), con todo el mundo preguntando: ¿qué pasa que el dólar se cae?

Y los motivos que promueven este momento de gran oferta de dólares en el mercado argentino son esencialmente cuatro. 

1) El acuerdo para evitar el default con el FMI

2) El inicio de la liquidación de la cosecha gruesa. 

3) La sensación de que el Gobierno perderá la elección en 2023, con castigo sobre todo para el kirchnerismo. 

4) La habitual bicicleta financiera, denominada "carry trade", que consiste en vender dólares, pasarse a pesos, estar un tiempo colocados a tasa de interés u operaciones ajustables por inflación, y manejando bien los tiempos, haciendo un "toco y me voy", volver a salir de los pesos y recolocarse nuevamente en moneda dura, con una ganancia en dólares muy importante.

En línea con esta baja del dólar en Argentina, durante las últimas semanas también hubo bajas para el billete verde en casi todos los mercados de América Latina. Los precios de las commodities son tan altos y la ola exportadora de granos, petróleo y metales hacia el mundo es tan abundante, que Brasil, México, Chile y otros países estuvieron viendo últimamente que el dólar cayó también de manera contundente en esos mercados.

El dólar sube afuera

Sin embargo, ayer en el mundo pasó otra cosa. Mientras el dólar bajaba en  Argentina, el dólar global subió ayer en bloque contra todas y cada una de las monedas. En el exterior el dólar subió ayer 1,2% en Brasil, 1% en México, 0,9% en Chile, 0,7% contra el yen, 0,6% contra el euro y 0,3% contra la libra. Y esta realidad hizo que el peso argentino no solo mejorara contra el dólar, sino que ayer también subió contra el euro, la libra y el real, entre otras monedas importantes para el comercio exterior argentino.

Y lo llamativo del día fue que sin lugar a ambigüedades, la propuesta para número dos de la Fed, Lael Brainard, dijo que "la principal la tarea que tiene ahora la Reserva Federal es reducir las presiones inflacionarias, y para eso se elevará la tasa de interés de manera constante".

La confirmación, que inquieta de manera notable a varios analistas de Wall Street, hizo que ayer mismo la Bolsa de Nueva York anotara una baja importante, con descensos del 0,8% al 2,3% en sus principales índices, con el tecnológico Nasdaq como el más perjudicado. Como casi todo el pueblo norteamericano ahorra en acciones (esencialmente evita los bonos y los plazos fijos), estos operadores gritan a los cuatro vientos que si Jerome Powell y su equipo confirman lo que dicen, terminarán sumiendo a la economía norteamericana en un momento ciertamente complicado.

El foco de la discusión tiene dos partes. Los operadores -que quieren proteger sus posiciones en acciones- afirman que la actual inflación que tiene el mundo y EE.UU. es transitoria, que se enfriará por sí sola, ya que la economía global está desacelerando. Pero la Fed ve una velocidad inusitada en el recambio en los puestos de trabajo, con casi pleno empleo, y con una inflación que tiene riesgo de seguir subiendo, tras el casi 8% anual que marcó en febrero.

En Argentina, obviamente, jugamos un partido completamente diferente. El Gobierno, el Congreso, los gremios y las empresas gastan cientos de horas para acordar una economía completamente regulada, sin dedicar todo el tiempo posible a la creación de riqueza y la mayor producción. Y así como tenemos uno de los yacimientos de gas más grandes del mundo, con el gasoducto sin construir, ayer se dijo en el Congreso que sacarán con la velocidad de un rayo, en apenas tres semanas, una nueva ley de alquileres que arreglará la anterior, con el operador del sector Armando Pepe advirtiendo que algunos de los proyectos en danza "son un dislate y de aprobarse empeorará todavía más las cosas".

Más acuerdos de precios 

En línea con eso, dentro de tres días el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, saldrá a anunciar un acuerdo de nuevos precios cuidados, en un momento en el que solo en la apertura de abril los precios de los alimentos están volando. Antes de anunciar los nuevos precios cuidados se registraron subas del 9% en lácteos, del 8% en fiambres, del 8% en fideos, del 4% en arroz y aceites y de hasta 14 % en otros productos.

Como solución a la avanzada de los precios, el Gobierno anunció que se le acaba de aplicar una multa de $150 millones a la empresa Molino Cañuelas por no cumplir con la vuelta atrás de los precios y por inducir un aumento en el valor del pan. Al tiempo que la Cámara de Supermercados Chinos (que está sufriendo una ola de cierres) le reclamó al Gobierno que baje la carga tributaria en los alimentos: "mucho de lo que se vende tiene 50% de impuestos, y la culpa siempre se la echan a los privados".

Con ese marco, y con la Fed cerca de cambiar las reglas financieras globales con tres subas sucesivas de medio punto en la tasa corta, que puede llevar a la tasa base al 3% anual en menos de seis meses, complicando de manera importante a todos los mercados emergentes, en general endeudados,  Argentina está en temporada de lluvia de dólares y no siente esa presión cambiaria.

Bonos y acciones en caída

Pero a pesar de la paz cambiaria, no hubo buen clima de negocios con los bonos y con las acciones, y menos con los ADR argentinos que cotizan en Nueva York. Los títulos públicos anotaron un leve descenso, por lo que el riesgo país volvió a subir 17 unidades, colocándose en 1.710 puntos básicos. Mientras que en el mercado bursátil local, con $1.322 millones operados en acciones y $2.359 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,5% (con bajas del 2% en San Pablo y del 1,4% en México). Pero con baja en bloque del 2% al 5% en los ADR, con duro golpe para Bioceres, Mercado Libre, Telecom, Galicia y Supervielle.

La fuerte llegada de dólares permitió que el BCRA sumara US$ 15 millones, con el FMI advirtiendo al Gobierno, porque desde que le envió los dólares frescos la autoridad no está sumando las reservas esperadas; de hecho lleva perdidos US$ 180 millones desde que llegó el dinero nuevo del Fondo, con el kirchnerismo presionando de mil maneras para que ese acuerdo sea desarmado.

Y lo particular de este momento es que los operadores están recibiendo la misma pregunta de parte de sus clientes ¿va a seguir bajando el dólar, conviene venderlos y pasarse a pesos, atados a la inflación? Y el operador Pedro Siaba Serrate, de Portfolio Personal, expresó que "creemos que los niveles a los que ha bajado el contado con liquidación ya lo colocan en zona de piso, por lo que ya parecería un poco tarde para iniciar a partir de ahora una operación de carry".

Detrás de las consultas que se hacen a diario, hay una realidad que todo el mundo sigue atentamente, como si se tratara de un cronómetro que hace tic tac. Ayer, mientras pudo sumar dólares a las reservas, el BCRA chupó otros $727.000 millones en Leliqs y Notaliq, y su deuda con el sistema bancario ya supera los $5,1 billones, Guzmán, que será vigilado en ocho semanas por la primera auditoría del FMI buscará hacer emisión blue. No podrá seguir con la emisión en pesos que venía haciendo, pero le canjeará al BCRA Leliq por bonos que venzan después de 2023, la mayoría ajustados por inflación, y que deberán ser pagados por el Gobierno que viene.

Y todo eso sucede con escasez de gasoil, con paro de transportistas de granos para el lunes, con dispersión de precios del combustibles en las provincias (en Córdoba pagan el litro a $170, en Entre Ríos $150, en Santa Fe $140... Y este insumo es ahora esencial: si no se cuenta con combustible en las próximas semanas hay riesgo de que una parte de la cosecha sea afectada, y ese puede ser otro elemento que apague la lluvia de dólares más rápido que lo que se pueda esperar.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés