El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Los desafíos de la normalización del sector eléctrico

09-02-2017
Compartir

por Juan Manuel Vázquez Head de Equity Research de Puente

El sector eléctrico en Argentina está transitando una necesaria transformación luego de varios años durante los cuales se observó, por un lado, un fuerte aumento de la demanda de electricidad como resultado de tarifas subsidiadas y por otro lado un empeoramiento de la calidad del servicio debido a un nivel de inversión insuficiente. En primer lugar es necesario aclarar que el subsidio en tarifas y el deterioro de la calidad de servicio no fue homogéneo en todo el país, y se vieron diferencias entre concesiones provinciales o municipales y las dos concesiones nacionales otorgadas a Edenor y Edesur.

Las concesiones de estas últimas empresas fueron otorgadas por el Gobierno Nacional y sus tarifas, que se aplican en el área del AMBA, fueron inferiores a las del resto del país debido a que actualizaciones de las mismas fueron prohibidas mediante la Ley de Emergencia Publica sancionada en 2002 y prorrogada hasta el día de hoy. Cabe aclarar que las concesiones de Edenor y Edesur fueron renegociadas en 2006 y en el 2007 el ENRE autorizó ajustes de tarifas semestrales que no fueron aplicados según lo convenido.

Por otro lado, cabe mencionar que la tarifa eléctrica está compuesta por cuatro factores: el precio estacional de la electricidad, el costo de transporte (que representa una parte negligible de la factura), el margen aplicado por las distribuidoras e impuestos. El precio estacional es fijado para todo el país por el ENRE, el costo de transporte se cobra a través del Valor Agregado de Transporte (VAT) mediante 7 concesiones nacionales (donde Transener es la única operadora de alta tensión y sirve a todo el país), el costo de distribución se cobra a través del Valor Agregado de Distribución (VAD) que es establecido por la autoridad concedente en cada área (el ENRE establece el VAD solo para Edenor y Edesur) y finalmente los impuestos, que varían de acuerdo al área de concesión.

De este modo, las diferencias de los últimos años entre las tarifas de Edenor y Edesur con el resto de las concesiones se explica por actualizaciones en el VAD de concesiones por fuera del AMBA y también por diferencias impositivas. Las diferencias de tarifas en el área del AMBA versus el interior del país creo una situación de inequidad donde se cobraba menos tarifa en el área más rica del país.

Los recientes ajustes tarifarios impactan en todas las concesiones del país mediante la modificación del precio estacional, que sin considerar ahorros, paso de $320/MWh a $640/MWh para el segmento residencial, y mediante modificaciones en los costos del transporte (los que no son demasiado notorios en la factura final). La revisión tarifaria integral o RTI para el periodo 2017-2021 reglamentada por el ENRE el 31 de enero pasado solo aplica a Edenor y Edesur. Cualquier modificación del VAD de concesiones por fuera del AMBA es aprobada por el ente regulador local correspondiente.

El objetivo es ir gradualmente eliminando los subsidios, sobre todo los que aplican al costo de generación. De hecho, el precio estacional de $640/MWh establecido para residenciales representa solo el 45% del costo medio de generación de $1.410/ MWh estimado para 2017. La diferencia entre ambos continua siendo subsidio del Gobierno. Cabe aclarar que luego de las últimas modificaciones los usuarios industriales en el país pagaran, según sea el caso, el costo de generación en forma total o casi total, aunque se prorrogara un programa de descuento para un estimado de 600 a 700 empresas del país calificadas como electrointensivas.

En líneas generales, el plan del Gobierno apunta a reducir fuertemente los subsidios para aproximadamente un 70% de la población hacia 2019. El 30% restante podrá formar parte del esquema de Tarifa Social Federal de electricidad, que rige en todo el país e implica un descuento en el precio de la electricidad para usuarios residenciales vulnerables y electro-dependientes.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés