El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
FMI

Solitaria recomendación de bonos (con foco en 2023) para el incumplidor serial de metas

Sin pena ni gloria, Argentina se encamina a incumplir las principales metas acordadas con el FMI: reservas, déficit y tipo de cambio real

El Fondo y el mismo Martín Guzmán saben que lo que se firmó fue simplemente un puente para llegar a las elecciones del 2023.
El Fondo y el mismo Martín Guzmán saben que lo que se firmó fue simplemente un puente para llegar a las elecciones del 2023. Archivo.
Leandro Gabin Leandro Gabin 03-06-2022
Compartir

Sin pena ni gloria, Argentina se encamina a incumplir las principales metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ni las reservas, ni el déficit ni el tipo de cambio real están en órbita. Los argumentos sobran: el programa se firmó antes de que se desatara la guerra en Ucrania. Además, el Fondo y el mismo Martín Guzmán saben que lo que se firmó fue simplemente un puente para llegar a las elecciones del 2023. "El Fondo no quiere cortar con Argentina. Le va a dar todos los waivers que hagan falta. Creo que es un Fondo muy distinto al de los últimos 50 años", dice Miguel Kiguel, Director de Econviews. 

En el grupo de los incumplimientos más groseros está el del nivel de reservas internacionales. En mayo, el BCRA tuvo un saldo positivo en sus incursiones en el mercado de cambios por U$S 790 millones, apenas 38% del resultado logrado en mayo de 2021 (U$S 2.089 millones). Pero las reservas brutas ni se enteraron de esas compras: el mes pasado cayeron U$S 470 millones por pagos al FMI y otros organismos internacionales, movimientos de los encajes depositados en el BCRA y otras operaciones. 

Si bien el Banco Central mejoró su performance de compras respecto a abril (U$S 161 millones), el ritmo todavía resulta insuficiente para el cumplimiento de las metas con el FMI. Según Delphos Investment, las compras de junio deberían ubicarse en torno a los U$S 2.300 millones para alcanzar el incremento de Reservas Netas (RN) acordado con el FMI (U$S 2.900 millones) en el segundo trimestre. Léase, comprar U$S 115 millones en cada día hábil. ¿Y cómo arrancó el mes? En lo que va de junio, el primer día vendió U$S 15 millones y el jueves compró U$S 10 millones.

"La meta de reservas es incumplible", dice Kiguel para quien el BCRA necesita U$S 3.000 millones en un mes. Recuerda que los mejores meses de marzo-mayo juntaron 1.500 millones. "Es utópico. El Fondo tiene la meta de U$S 5.800 millones para fin de año y no la van a cambiar. Pero sí pueden cambiar la velocidad de ese incremento que piden. Y si no llegan a fin de año, algo que sucederá, habrá un waiver", afirma. 

Lo inalcanzable de la meta además choca con la dinámica del mercado de cambios. "La demanda de dólares para importaciones energéticas, estacionalmente altas en el invierno, junto con el déficit en servicios y los pagos de deuda externa privada son los mayores obstáculos que enfrenta el BCRA para acumular reservas, a pesar de los altos precios de las exportaciones agrícolas", acota Delphos. 

Detrás del gran dato de recaudación de mayo que subió 79,9% y fue  nuevamente por encima de la inflación, algo festejado en Hacienda, hubo otra luz de alerta. El impuesto PAIS creció 330,8% interanual y le costó al BCRA U$S 650 millones mensuales. La demanda por turismo y las compras en el exterior empezaron a tomar vuelo y es otra de las explicaciones de por qué la meta de reservas es imposible de lograr. 

  • Pero Kiguel dice que no sólo ese target es el que está en problemas, sino que la fiscal tampoco se va a cumplir. "El primer trimestre se logró con artilugio contable", dice. Cree que el financiamiento del BCRA al Tesoro va a aumentar y el tipo de cambio real tampoco mejorará. "La inflación arriba del 6% con tasas en 4% tampoco cierra. Tampoco el tema de achicar los subsidios. La economía está desmanejada, Guzmán de lo que prometió no cumplió nada", advierte el economista de Econviews. 

Finalmente, en lo financiero, tampoco hay mucho para festejar. El riesgo país en 1.900 puntos habla de la falta total de credibilidad del equipo económico y el gobierno en general. Los bonos valen US$ 27-30 por cada 100 y no hay demanda. ¿Qué los puede hacer despabilar? 

  • Un informe de EMFI Group, una boutique financiera de Londres, precisamente habló de Argentina. Y, para sorpresa, recomendó comprar los bonos argentinos. Una sugerencia en solitario en medio del desinterés total por la deuda que emitió Guzmán. 

"Los vientos políticos soplan en contra de la actual administración y la economía no ayuda en absoluto. Parece muy difícil que el Gobierno gane las elecciones presidenciales del año siguiente", explican los analistas adelantado el trade electoral que todavía no está muy claro. "Sin embargo, las posibilidades no son nulas, ya que nunca se debe subestimar al peronismo", se atajan. 

Para EMFI, el resultado más probable es que el Gobierno siga tratando de mantenerse dentro del programa con el FMI. Descontado eso, los bonos se verán muy afectados tanto por quien gane en 2023 como si el país cumple las metas o no con el Fondo "ya que será fundamental para la nuevo Gobierno para recibir una economía más ordenada

Sin embargo, para estos brokers, los precios actuales de los bonos reflejan las expectativas de un nuevo proceso de reestructuración agresivo, pero limitan el potencial de pérdidas masivas a medio y largo plazo. 

"El riesgo/recompensa es atractivo ya que la desventaja es limitada mientras que hay una ventaja significativa para los bonos. Los títulos están valorando una reestructuración extremadamente agresiva, y en nuestra opinión

subestiman las posibilidades de que una nueva administración favorable al mercado asuma el cargo a fines de 2023 y proponga un canje de deuda más amigable", se ilusiona EMFI Group. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés