El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 12°C
134 votos positivos, 107 negativos y cero abstenciones para el proyecto que establece la creación de un Plan de Pago de Deuda Previsional
Clave

Las moratorias son la bomba de la deuda previsional

Si hace unas semanas se hablaba de la bomba de la deuda en pesos del Tesoro, la bomba previsional son las moratorias

Jorge Colina 28 febrero de 2023

Las moratorias tienen un peso fiscal importante para el Tesoro. El gasto en jubilaciones del régimen nacional fue de 7,8% del PIB en el 2022, de los cuales las moratorias son el 2,3% del PIB. En el 2022, el Tesoro Nacional tuvo que transferir fondos al sistema previsional por 2,7% del PIB. Es decir que las moratorias son decisivas para explicar el déficit fiscal. 

Enfrentando una situación fiscal tan delicada el gobierno se empecina en seguir expandiendo las moratorias. La razón es bastante simple. La renovación de la moratoria del 2023 es una promesa actual -en año electoral- que la va a tener que pagar el que quiera bajar la inflación (si alguien alguna vez quiere). 

En el 2019, cuando asume el gobierno, el gasto en jubilaciones era mayor. Era del 9% del PIB de los cuales las moratorias representaban el 2,6% del PIB. Como se ve, el gasto en jubilaciones y en las moratorias bajó porque el Gobierno licuó las jubilaciones -todas, las con aportes y sin aportes- con inflación. 

Primero fue en el 2020 cuando se suspendió la regla de movilidad jubilatoria. En el 2021 se cambió la fórmula de movilidad y en la segunda mitad del 2022 vino la segunda licuación con la aceleración de la inflación. Hasta junio de 2022, las jubilaciones venían subiendo al 63% interanual en consonancia con la inflación que era del 64% anual. Allí se acelera la inflación y se llega a febrero de 2023 -mes de renovación de la moratoria- con una inflación del 100% y las jubilaciones creciendo al 72% interanual. 

Con la licuación de las jubilaciones actuales se prometen regalar más jubilaciones. Entonces, las nuevas jubilaciones se financiarán con la inflación que licuó las jubilaciones viejas.

De aquí que el problema va a ser del que quiera bajar la inflación. Porque va a tener que pagar la recomposición de las jubilaciones actuales más las nuevas jubilaciones otorgadas con la moratoria 2023.

Si hace unas semanas se hablaba de la bomba de la deuda en pesos del Tesoro, la bomba previsional son las moratorias. La razón son fundamentalmente dos.

  1. En primer lugar, porque jubilan las mujeres a los 60 años cuando todavía son jóvenes. A esta edad tienen una expectativa de vida de 25 años, que en dos décadas subirá a 28 años.
  2. Sumado a esto viene el segundo factor. Que la mujer vive más que el varón. Como la moratoria otorga una jubilación contributiva, genera el derecho a pensión por viudez. De esta forma, la moratoria duplica los beneficios. Una viuda con moratoria cobra su jubilación de moratoria más la pensión del cónyuge muerto. Actualmente hay 3,6 millones de jubilaciones con moratorias, de las cuales 800.000 ya duplicaron con una pensión por viudez. O sea, 1 de cada 4 mujeres con moratoria ya tiene dos beneficios. Esto puede parecer lindo, pero en el largo plazo no se paga. 

Hoy el 52% de los menores de 18 años son pobres. Según las prueba Aprender, el 70% de los niños pobres llega a 6º grado sin saber leer, escribir, sumar y restar apropiadamente. Es decir que, si se toma el 52% del 70%, arroja que 1 de cada 3 niños hoy no va a terminar la secundaria. 

A esto hay que sumar los niños que no son pobres y tienen déficits de aprendizajes. La prueba está en que en la provincia de Buenos Aires quieren permitir 16 materias previas porque ya no se puede contener la marea de chicos con déficits de aprendizajes.

Estos jóvenes van a ser los adultos del futuro. Los que van a tener que sostener un sistema previsional que ha regalado jubilaciones sin aportes a mujeres de 60 años y les ha permitido incluso acumular doble beneficio. Esta es la bomba previsional.

La alternativa a las moratorias no es la desprotección. Actualmente, conviviendo con la moratoria, está la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), la cual es más equitativa y financieramente sostenible. Equitativa porque iguala la edad jubilatoria de la mujer y el varón en 65. 

Financieramente sostenible porque equivale a 80% de la jubilación mínima (la moratoria da la jubilación mínima), pero fundamentalmente porque no da derecho a pensión. Es decir, corta con el problema de la doble cobertura. 

El problema de la PUAM es que no reconoce aportes parciales. Es decir, una persona con cero años de aportes y otra con 29 años de aportes, ambas, se jubilan con la PUAM. 

Lo que hay que hacer es eliminar los 30 años de aportes que exige el régimen contributivo. De esta forma, las personas con aportes parciales podrían obtener su jubilación haciendo uso de estos aportes. Si la jubilación da superior a la PUAM, se llevarían más que la PUAM gracias a que hizo aportes en su vida laboral. Si da inferior, tendrían la PUAM como garantía. 

Esto no desactiva la bomba previsional. Hay que hacer muchas cosas más. Pero, por lo menos, no la hace más explosiva, como las moratorias.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés