El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 14°C
Panprama

Hacen de todo para frenar al dólar y los títulos bajan más

En el mercado local hay temor a que la inflación salte más. Siguen las compras de dólares, con el BCRA vendiendo reservas y bonos para pararlo, mientras la Bolsa y los títulos pierden más valor.

Hacen de todo para frenar al dólar y los títulos bajan más
Luis Varela 21 septiembre de 2023

Con malas señales externas (ya que la Fed no subió ayer su tasa base pero dice que lo hará antes de fin de año), el mercado financiero argentino reaccionó de mala manera a las medidas de Massa. Los analistas temen que esas decisiones lleven a la inflación a un nivel aún más peligroso, por lo que ayer las acciones y los bonos argentinos cayeron fuerte, el riesgo país pegó un salto, y sólo el dólar se mantuvo bajo control, pero con el ministro candidato tirando todos los platos de la estantería.

El escenario se va volviendo cada vez más complejo, porque hay mayor viento de frente desde los mercados internacionales, y las decisiones de Massa, como bajarle el impuesto a las Ganancias a los que más ganan, o devolverle el IVA a los que al comprar productos de la canasta básica cumplan con determinadas condiciones, le seguirán aumentando presión a la olla, con el dólar oficial anclado en $350 un día después de las PASO, pero con estudios privados midiendo para septiembre una inflación no solo de dos dígitos, sino que además bastante más alta a la de agosto, que ya había sido la mayor en 32 años.

Diferentes centros de estudios económicos plantearon que estas medidas electoralistas generarán un gasto de más de $ 3,1 billones, lo que llevará al déficit fiscal y cuasifiscal a un nivel cercano al 11% del PBI.

Una Fed previsible

powell
 

Mientras estas alquimias que siempre terminan de la misma manera se desarrollan en el mercado local, en Estados Unidos -tal como se esperaba- La Fed dejó su tasa de interés base sin cambios, en 5,5% anual, pero advirtió que prevé un aumento más en 2023, lo cual llevará al costo del dinero al nivel máximo de 17 años. Esa decisión, según indicó Jerome Powell en rueda de prensa, ocurre porque el PIB norteamericano sigue creciendo por encima de lo esperado y porque el mercado laboral aún permanece muy fuerte, lo cual encierra fuertes riesgos de que la inflación vuelva a subir, tal como pasó de julio a agosto.

Estas palabras de Powell, que siempre son advertencias y que luego se verá si se concretan o no, provocó que las tasas largas norteamericanas tuvieran un movimiento especial, con los plazos más cortos empinándose por encima de los más largos, colocándose en lo que se llama curva de rendimiento invertida. Así, al final del día, ayer se pagó 5,5% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,4% a 30 años. Y pese a esta decisión de no mover la tasa, ayer en el exterior el dólar global estuvo firme: subió 0,4% contra la libra, 0,3% contra el yen, 0,2% contra el euro y 0,1% contra el real y el mexicano, aunque bajó 0,1% en Chile y en China.

El dólar en Argentina

dolar dólar
 

En el mercado cambiario local hay mucho nerviosismo por los últimos datos oficiales de inflación y por lo que comienzan a calcular estudios de alto prestigio. El martes, el Inec anunció que la inflación mayorista agosto contra agosto pegó un tremendo salto del 205,4% anual, lo cual plantea un IPC inquietante para setiembre. Y, de hecho, en sus mediciones de alta frecuencia, hubo alarma desde la consultora Ecolatina, porque en su medición de la primera quincena de septiembre anota una inflación del 15,3%. Con una particularidad: muchos comercios reciben de sus proveedores anuncios de que los precios vendrán con aumentos, y luego -cuando llegan las facturas- los incrementos son todavía mayores. 

Con ese marco, los pedidos de compra de dólares de parte de ahorristas e inversores persisten, pero Massa sabe que es vital para sus aspiraciones de entrar al balotaje que el dólar no se mueva en las próximas semanas. Por eso ayer el Banco Central realizó una fuerte venta de bonos, que provocó una dura caída para los papeles locales, y a pesar de estar en curso el dólar agro y el dólar soja la autoridad monetaria pudo comprar ayer en el mercado apenas US$1 millón, y al final del día Reconquista 266 perdió US$ 12 millones en las reservas, con un agravante: los bancos ya no quisieron tomar Leliq y Notaliqs a pesar de un llamado del Banco Central (las cotizaciones bursátiles de las entidades financieras caen 22% en el mes, porque los inversores creen que se viene un duro golpe tras el cambio de Gobierno.

Así, con tanta intervención, tirando todo por la ventana, el dólar blue bajó $5 hasta $735, el Senebi subió $2,71 hasta $725,10, el MEP bajó 13 centavos hasta $679,95 y el contado con liquidación subió $3,35 hasta $742,94. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 100% y la del CCL con el mayorista fue del 112%, ambas insostenibles para que la economía funcione con alguna normalidad.

El marco electoral

Con ese marco, a 31 días de la elección presidencial, siguen las especulaciones sobre quiénes serán los dos candidatos elegidos que irán al balotaje. Casi nadie imagina que haya ganador en primera vuelta. Massa y Milei, mutuamente, se dicen ya colocados en la pelea final, de alguna manera tratando de dejar fuera de carrera al Bullrich, cuando JxC vino ganando las últimas elecciones provinciales. Pero como nadie da detalles concretos de sus planes, todos hablan en el aire, y la población pide que la política baje el gasto, y defina dónde lo hará, pero ninguno quiere hacerlo para no perder votos. Con todo eso, ahorristas e inversores no se ven condiciones como para que el que gane saque el cepo rápidamente. La incertidumbre es absoluta y hay temor a lo que se haga con la deuda en pesos y con los depósitos bancarios. Vuelven a circular los rumores de reperfilamiento o de algún tipo de plan Bonex, por lo que en las próximas cinco semanas se espera un período más volátil, con tensión creciente a medida que se acerque el 22 de octubre. Y predicen que la salida del peso será creciente y la dolarización se acentuará.

Bolsas a la baja

Mercados.
 

En el terreno de los papeles privados la tendencia es bajista tanto en Nueva York como en el mercado porteño. Después de la decisión y de las palabras de Powell, la Bolsa de Nueva York volvió a bajar: el Dow perdió 0,2%, el S&P cedió 0,9% y el Nasdaq cayó 1,5%. Aunque la Bolsa de San Pablo subió 0,7% y la de México pudo tener un alza del 0,6%.

Esa actitud positiva no se dio de ninguna manera a nivel local. Con bajo volumen operado, los bonos argentinos sufrieron una fuerte caída del 2,3% (con mayores pérdidas para los papeles ley argentina que los papeles ley extranjera), por lo que el riesgo país saltó 71 puntos, hasta 2.265 puntos básicos, el mayor nivel desde el otoño. Y la Bolsa de Buenos Aires sufrió todavía más: con $10.503 millones operados en acciones y $14.789 millones en Cedears, el índice S&P Merval cayó otro 2,5%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York sufrieron una caída en bloque del 1% al 5% para Edenor, TGS, Central Puerto, Supervielle, Galicia, Francés, Pampa E, Despegar, Cresud, Macro, IRSA, Loma Negra, Mercado Libre e YPF.

Mejora en los granos

La promesa de la Fed de volver a subir más la tasa alteró a los commodities. Hubo una baja del 1,4% para el petróleo, los metales preciosos estuvieron para arriba, los metales básicos actuaron mixtos y las criptomonedas sufrieron bajas tras las subas de las últimas ruedas. El único dato ciertamente positivo para la argentina es que los granos subieron en Chicago y también tuvieron mayor precio en Rosario, sobre todo el maíz que pegó un salto, por demanda para alimentar animales.

Lo que hay por delante es desafiante. Una de las medidas de emergencia que tomó Massa, como el dólar soja 4.0 termina dentro de siete ruedas. La Bolsa de Rosario dijo en lo que va de este mes se liquidaron 2,6 millones de toneladas de soja, por casi US$ 1.300 millones, pero lo inquietante es que a pesar de eso en el Banco Central no quedó ni un solo dólar. Para que el dólar MEP, y todos los dólares no estallaran, la autoridad monetaria vendió todo lo que tenía y pierde en lo que va de septiembre US$ 390 millones. Y debe advertirse que dentro de 20 días el país debe realizar un pago con el FMI, que volverá a poner a las reservas líquidas en territorio marcadamente negativo.

En resumen, el crédito voluntario está cerrado y no hay manera de dolarizar. Todos los economistas que criticó Milei advierten que el único camino es bajar el gasto y exportar más, para tener saldo comercial positivo. Ven posibilidades para 2024, ya que puede venir una buena cosecha, y también puede haber exportación de energía y de minería. Pero insisten en que lo esencial es ir a déficit cero, bajar el gasto, el ineficiente, con bisturí, no con motosierra, ya que socialmente no hay condiciones como para hacer locuras, sobre todo con 43% de pobres y 11% de indigentes.

Con ese escenario, el mercado de acciones y de bonos está operando en las últimas semanas casi sin volúmenes, con montos diarios mucho más chicos, todos esperando conocer cuál es el resultado de la elección. Y a gran escasez de negocios puede sobrevenirle en una ruptura desconocida según lo que digan las urnas. Frente a esto, de manera repetida, los consejeros de inversión repiten: "hay que tener prudencia; y si se animan a operar deben hacerlo con "stop loss" (entregando una orden muy precisa sobre la pérdida máxima que el inversor está dispuesto a asumir). Es decir, tomar coberturas, y viajar con el cinturón de seguridad bien ajustado".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés