El Economista - 70 años
Versión digital

lun 04 Mar

BUE 18°C
Panorama

El dólar baja por el desahorro en lo que quedó de clase media

Mientras el dólar global bajó contra todas las monedas, el billete verde también estuvo en descenso en Argentina. Sufrió mucho el blue, con mucho "chiquitaje" vendiendo para cubrir pagos en pesos. Los títulos argentinos siguieron sostenidos, pero sin la euforia de los primeros días con Milei.

El dólar baja por el desahorro en lo que quedó de clase media
Luis Varela 15 diciembre de 2023

Tras el incendio provocado por el "plan platita" de Sergio Massa para emprender su ilusión presidencial -con su ex vice ministro de Economía Gabriel Rubinstein (ahora desde el llano) reconociendo ayer mismo que "había necesidad de hacer algunas correcciones", los ecos de la devaluación disruptiva realizada por el nuevo titular de Economía Luis Caputo siguió provocando ayer estruendos en el mercado local.

El principal impacto, que está generando en la población la sensación de haber chocado de frente contra la realidad, es lo que está sucediendo con una remarcación voraz en toda la cadena de precios, especialmente en los alimentos, que es lo que más afecta a los más pobres. Y luego de tener en noviembre con los Fernández y Massa según datos oficiales del Indec la mayor inflación en 32 años, los precios de diciembre están volando por los aires, tanto que el economista Ramiro Castiñeira, de Econométrica, estimó que el IPC del último mes de este año estará en torno al 27% mensual, al tiempo que el banco de inversión JP Morgan calculó que entre diciembre y enero las subas en los precios llegarán al 60%.

La agenda pendiente

Son de tal tamaño las cuentas a pagar, no en productos de lujo sino en elementos esenciales como comida y remedios, que día tras día está creciendo la gente que está cayendo debajo de la línea de pobreza. Y eso, por ejemplo, está obligando a muchos de los que hasta ahora se consideraban estar en los niveles inferiores de la clase media se vean obligados a desahorrar: es decir, recurrir al canuto de dólares que se tenía debajo del colchón, y salir a liquidarlos para conseguir pesos y con eso pagar lo que se va necesitando, esperando que el espiral inflacionario se modere, y que la economía llegue a una zona de equilibrio.

Por eso, en medio de medidas absolutamente básicas de toda lógica, como dejar de emitir, los dólares libres de las clases menos pudientes volvieron a bajar, con un fuerte desplome en el precio del blue y una baja sensible en el MEP, al tiempo que el contado con liquidación (el dólar fuga que usan más las empresas) subió apenas. En una jornada en la que con selectividad extrema los bonos subieron apenas, con leve suba para el riesgo país. Y con la Bolsa local operando menos, con valores en pesos algo a la baja, mientras los ADR argentinos en Nueva York anotaron una rueda mixta.

Pero lo que está en la mirada de todos los observadores está la reacción de la población entera, ya que la gente está muy inquieta, incluso la que votó a Milei, porque la poda del déficit de 5 puntos del PIB que presentó hasta ahora el líder libertario es 3% con baja del gasto pero 2% con suba de impuestos, que es más de lo mismo. Incluso las asociaciones del campo protestaron ayer porque se fijó una retención del 15% para las exportaciones "que soportamos por la emergencia, pero no es lo que esperábamos".

Detrás de todo esto, normal para un momento de fuerte ajuste tras un desequilibrio insólito a lo largo de los últimos años, el Gobierno de Milei sigue tomando los problemas uno a uno, como si se trataran de fichas de un dominó, que intenta parar para que no se termine desparramando. Y ayer mismo, luego de hablar con el embajador de EE.UU. y con un titular del fondo de inversión más grande del mundo BlackRock, ayer se anunció que ya se consigue apoyo para pagar lo que vence con el FMI el jueves próximo: la Argentina recibirá US$ 913 millones de la CAF para pagar vencimientos, una rueda de auxilio que utilizó el mismo Massa hace poco tiempo.

Con el clima a favor

lagardepowell2.jpg_forcrop
 

Por supuesto, queda infinidad de problemas por resolver, pero hay algunas buenas noticias que plantean que Dios quizás no sea únicamente peronista. El fenómeno climático conocido como "El Niño está juguetón y provoca lluvias muy necesarias (con granizo en algunas partes), lo cual es oro del cielo para la cosecha de maíz, girasol y soja que vienen, granos que permitirán sumar dólares al Banco Central e ir resolviendo los abismos de deuda que quedaron tras la administración de los Fernández y los movimientos de Guzmán, Batakis y Massa.

Pero lo bueno no vino solo del cielo. Ayer mismo apareció con más fuerza más viento de cola desde el exterior. Tras su reunión de dos días la Reserva Federal de EE.UU. dijo que las cosas no están tan mal, que posiblemente se evite una recesión, que se entre en una suerte de aterrizaje suave, por lo que se consolida la idea de que el ciclo de suba de tasas está finalizando, planteando incluso que a lo largo de 2024 puede haber entre 3 y 5 escalones bajistas, llevando la tasa base del 5,5% anual actual hasta sólo 4%.

Ayer también el BCE y el BoE mantuvieron sin cambios sus tasas de interés y, junto con eso, la tasa hipotecaria de EE.UU. se ubicó algo abajo del 7% anual, algo que no sucedía a lo largo de los últimos 100 días. Y, en paralelo, ayer se dio una fuerte baja para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,9% anual a 1 año de plazo, 3,9% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4% a 30 años. Hace apenas un mes un bono a 10 años pagaba 5% y que ahora esté abajo del 4% beneficia a los bonos emergentes, entre ellos los de la Argentina, que tienen un "alto beta" (reacción histérica con más suba o más baja, exagerando lo que hacen los mercados de la región.

Dólar en baja en el mundo

dolar tormenta
 

Este retroceso en las tasas de interés norteamericanas debilita al dólar global y beneficia la cotización de las materias primas, lo cual es muy beneficioso para la Argentina. Ayer en el exterior el dólar bajó contra todo: perdió 1,1% contra la libra, 1% contra el euro, 0,9% en Japón, 0,8% en China, 0,6% en Chile, 0,4% en Brasil y 0,3% en México.

Y el mercado cambiario local mostró una rueda notable. Con un dólar exportador de $ 873 (80% precio oficial y 20% CCL), el BCRA sumó reservas por nada menos que US$ 368 millones ya que muchos productores entendieron que ese precio era potable, necesitaban cubrir gastos y aparecieron las liquidaciones. Al mismo tiempo, del enjambre de pases y Leliq, como el BCRA le bajó a los pases la tasa al 110 % anual, los bancos terminaron reculando y finalizaron tomando ayer $1,03 billones en Leliq a 28 días al 133%.

Todo esto sucedía mientras los dólares oficiales mostraron algunos movimientos. El dólar turista, por ejemplo, subió 99 centavos hasta $1312,99, el oficial subió $5,27 hasta $837,91y el mayorista subió 50 centavos hasta $800,50. Pero la reacción más notable fue la de los dólares libres: el dólar blue se desplomó $80 hasta $990, el Senebi cayó $135,66 hasta $1.025,25 pesos, el MEP bajó $25,37 hasta $1.013,56 pesos y el contado con liquidación subió $2,59 hasta $1.017. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 18% (la más baja desde que Macri era presidente a fines de 2019) y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 27%.

Por supuesto, este viento de cola externo no está comprado del todo. Como los principales bancos centrales están marcando el final del ciclo de subas de tasas, ayer hubo firmes reacciones en las materias primas. Por ejemplo hubo una suba del 3% para el petróleo, los metales preciosos también estuvieron en aumento y la tendencia alcista de los metales básicos fue aún mayor. Hubo un clima selectivo en las criptomonedas, con el bitcoin 0,3% arriba. Y buenos precios para los granos en Chicago, pero con una reacción partida en Rosario, con un firme aumento para el trigo, pero bajas para el maíz, el girasol y la soja.

Leve suba de los bonos

mercados inversiones
 

Esta vez, un poco a contramano de lo que pasó en los días anteriores, los títulos argentinos, públicos y privados, estuvieron con mejoras pero con un panorama bastante más apaciguado. Con doble volumen, los bonos argentinos subieron apenas en promedio (hubo altísima selectividad con gran suba para los papeles atados al CER, pero bajas en otros), por lo que en definitiva el riesgo país subió 13 unidades hasta 1.828 puntos básicos.

Esta situación de baja de tasas, pero con materias primas muy firmes, generó un día muy volátil en la Bolsa de Nueva York, que terminó sin embargo otra vez en alza: el Dow mejoró 0,4%, el S&P avanzó 0,3% y el Nasdaq subió 0,2%. En tanto que la Bolsa de San Pablo subió 1% y la de México saltó 3,4%.

En el mercado bursátil local la situación fue más tranquila: con $24.408 millones operados en acciones y $24.027 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 1,4% en pesos pero subió 6,6% medida en dólares. Mientras que los ADR argentinos que operan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1 al 3% para Bioceres, TGS, Loma Negra y Edenor; pero con bajas del 1% al 4,5% para Central Puerto, Telecom, Galicia, Francés, Supervielle, Macro, Pampa E, Despegar y Cresud.

Todos estos movimientos tan selectivos no son casuales. Surgen como respuesta directa a las decisiones que va tomando el Gobierno, para intentar ir resolviendo de a uno cada problema heredado de la administración Fernández. Algo que hizo algún ruido ayer fue la solución que se buscó para resolver el embudo de la deuda con los importadores, que finalizará con un paquete estatizado, por lo que toda la población pagarán el negocio que hicieron muchos de los que operaron con ventajas en el comercio exterior.

En detalle, el BCRA lanzó un bono que podrá ser suscripto por importadores de bienes y servicios con deuda pendiente de pago, con el objetivo de regularizar el flujo de mercadería hacia el país. Se trata del Bono para la Recuperación de la Argentina Libre (BOPREAL), que podrán suscribirlo "sólo importadores de bienes y servicios por hasta las importaciones que tengan pendientes de pago hasta el 31 de octubre de 2027". La moneda de suscripción será en pesos al tipo de cambio oficial según el día hábil previo a la fecha de licitación. Y el pago será en dólar estadounidense en los tiempos de amortización (entre 1 y 3 años) con opción/es de rescate anticipado en favor de los titulares. Estos papeles devengarán intereses con una tasa anual máxima del 5% a definirse en cada licitación, que podrá ser pagadera en forma trimestral o semestral en dólares estadounidenses.

Por supuesto, estos problemas en dominó serán cada día un duro examen para el flamante Presidente Milei. Se está marcando la cancha para evitar la presión de las marchas sociales que intenten bloquear calles, que serán intensas. Las organizaciones o los individuos que armen piquetes serán pasibles de duras sanciones, y si hay extranjeros, se mandarán los datos a migraciones, y habrá un registro con los participantes de cada protesta.

Los pases y las Leliq

Y por supuesto, todavía está en veremos cómo se resolverá el abismo de los pases y las leliqs. Ayer, sobre un stock total que ya se acerca a los $24 billones, los bancos ya resolvieron estirarse de uno a 28 días una pequeña parte de esos fondos, pero el dinero todavía libre a un día de plazo es aún gigantesco, y pueden generar un movimiento inesperado con reacciones desconocidas.

Y por supuesto, queda por delante lo más difícil de todo: el intento de reforma del Estado, que por cuestiones jurídicas no irá como una "ley ómnibus", sino como una "ley tren", con varios vagones, todos separados. Y será decisivo poner en línea al Congreso para ver si se puede aprobar la sucesión de leyes que serán enviadas. Si la resistencia legislativa se convierte en algo infranqueable, los meses difíciles que se esperan hasta abril o mayo pueden ser muchos más que los pensados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés