El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 26°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 26°C
Clave

Consultas en Wall Street por la recompra de deuda afianzan la idea de un Massa candidato

Massa sigue con la construcción de un ministro candidateable por el peronismo con "sentido común" y llegada al capitalismo americano

3
3
Leandro Gabin Leandro Gabin 19-01-2023
Compartir

Sergio Massa (con la recompra de bonos en dólares que lanzó) no sólo busca un impacto cambiario (contener la brecha) sino continuar con la construcción de su figura política para el 2023, el bando de los "moderados y capitalistas" a pesar de que niega a sin titubear (al menos por ahora) cualquier tipo de candidatura presidencial. 

"Voy a ser el ministro de Economía hasta diciembre de este año", repite Massa, como un mantra, a banqueros del exterior que, en el último tiempo, se mostraron más interesados en saber al menos que pasa en Argentina después un largo período en donde el país era mala palabra en los comités de inversiones.

Massa, como buen "encantador de serpientes", le vende una historia épica a los financistas de Wall Street. Muchos de ellos lo conocen muy bien y tienen trato hace muchos  años, como el caso del fondo Fintech con el mexicano David Martínez a la cabeza. 

Pero varios otros quieren saber las intenciones del ministro de Economía para el año electoral. Tanto es así que los financistas locales mejor conectados están recibiendo más llamados de los fondos del exterior preguntando por lo que sucede en el país. Claro, no hay apuestas grandes ni mucho menos, si bien reaparecen algunas tímidamente. Todavía el trade electoral, que estiman se dará en abril/mayo, está lejos en el calendario. 

¿Qué le vende Massa a Wall Street? Básicamente se postula como la garantía del orden fiscal, el cumplimiento del acuerdo con el Fondo y la "sensatez" económica. "Le decimos que no a todos los que nos vienen a pedir plata o medidas más expansivas", le dijo un integrante del equipo económico a un fondo internacional que esta semana estuvo en Buenos Aires visitando pasillos oficiales. 

Entre los financistas existe la sensación de que la apuesta por los activos argentinos y el tema electoral es un "win-win situation". 

"Si el candidato de un peronismo moderado es Massa, es competitivo con la oposición y eso es bullish. Y si Cristina contamina la escena y decide participar y Massa no es candidato, entonces Juntos por el Cambio gana en primera vuelta. Como sea, es inexorable el cambio de régimen económico a partir del 2024", sostiene un ejecutivo de un fondo local con importantes contactos con Wall Street. 

En lo inmediato, Massa sigue con la construcción de un ministro candidateable por el peronismo con "sentido común" y llegada al capitalismo americano. Cuentan fuentes bien informadas que la relación con el Tesoro de EE.UU. en la era Guzmán terminó mal y que Massa (a quien alguna vez Cristina llamó "amigo de la embajada") logró recomponerlas. Eso se sumaría, continúa con el relato, su bien llegada a empresas que podrían invertir en el país. 

"La recompra de bonos fue también para mostrar músculo, quisieron dar un paso más en esta idea de acomodar la economía. Ellos saben que no se abre el mercado de deuda por esto, pero es una señal. Y eso llamó la atención a los fondos de afuera que empezaron a llamar, algo que antes no pasaba", dice Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero, y uno de los argentinos con mejores contactos tanto en Wall Street como en el gobierno argentino.

Pero las dudas con la Argentina se mantienen. Más allá del marketing del tigresne, muy astuto para eso, lo cierto es que la situación de las reservas (escasas) y la brecha cambiaria siguen sin ser resueltas. La batalla por la inflación es otro capítulo aparte que, en realidad, al mercado no le importa. Y si bien la medida de la recompra de títulos fue aplaudida por los traders, generó cierta confusión entre los macroeconomistas. 

"El plan de recompra de bonos de Argentina implica gastar el 10% de las reservas de divisas utilizables (reservas netas). Llega en un momento en que las reservas ya están cayendo y las exportaciones se debilitarán debido a la sequía. No parece un plan muy sostenible", apuntó Sergi Lanau, economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la organización que agrupa a los fondos, bancos y compañías de seguro de Wall Street.

En la City, el anuncio de Massa también tuvo reacciones divididas: los que festejaron (los comprados en bonos argentinos) y los que criticaron (quienes estaban afuera y se perdieron la suba). 

En los chats de traders proliferó la idea de que hubo gente "dateada", o sea con inside information. Se habló de lo inexplicable que habían sido las subas de los últimos días (con feriado incluso en EE.UU.) de los bonos argentinos.

¿Alguien filtró algo? Difícil saberlo. 

"Todo puede ser, y la verdad es que estas cosas ocurren en los mercados. No sería la primera ni la última vez", sostenía el director de una boutique financiera local que pasó largos años en Nueva York. "Es posible que algún amigo de Massa le haya vendido el deal, y eso no está mal. El ministro conoce a mucha gente. Pero no creo que haya sido vox populi, eso está muy castigo en Estados Unidos y la SEC es terminante con eso", explicaba.

Filtración o no, lo cierto es que Massa buscó un doble impacto con la medida: cambiario (el obvio) y un claro guiño a Wall Street y al mundo financiero. "Massa ya es el candidato del círculo rojo, del establishment local. Y, quizás, también quiera ser el candidato del mercado. No creo que lo logre, pero al menos lo intenta", resumió un banquero argentino a punto de subirse a un avión.  

¿Qué le vende Massa a Wall Street? Básicamente se postula como la garantía del orden fiscal, el cumplimiento del acuerdo con el Fondo y la "sensatez" económica. "Le decimos que no a todos los que nos vienen a pedir plata o medidas más expansivas", le dijo un integrante del equipo económico a un fondo internacional que esta semana estuvo en Buenos Aires visitando pasillos oficiales. 

En lo inmediato, Massa sigue con la construcción de un ministro candidateable por el peronismo con "sentido común" y llegada al capitalismo americano. Cuentan fuentes bien informadas que la relación con el Tesoro de EE.UU. en la era Guzmán terminó mal y que Massa (a quien alguna vez Cristina llamó "amigo de la embajada") logró recomponerlas. 

En esta nota

Todo sobre las elecciones presidenciales 2023

Si tenés 16 o 17 años, o vas a tenerlos en 2023, o si simplemente querés chequear si estás empadronado o en qué provincia, tenés que ingresar acá

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés