El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Selección Argentina

El futuro llegó, hace rato

Los desafíos que se vienen en el arranque del 2023 para la Scaloneta.

Una de las grandes estrellas del Mundial de Qatar, Enzo Fernández, tiene un acuerdo contractual casi cerrado con Chelsea.
Una de las grandes estrellas del Mundial de Qatar, Enzo Fernández, tiene un acuerdo contractual casi cerrado con Chelsea.
03-01-2023
Compartir

Por Nicolás Pinón

Terminados los brindis, el pan dulce y los espumantes tres el histórico final dorado de 2022, el año entrante se presenta con nuevos desafíos. A la espera de que se oficialice la continuidad de Lionel Scaloni liderando el barco de la selección campeón del mundo, hay desafíos a la vista para 2023 para la Scaloneta.

Sí, mientras Lionel Messi recién está por reincorporarse al PSG, se puede divisar el horizonte del calendario de la AFA donde habrá retos varios para que la gente pueda disfrutar de los campeones mundiales en vivo y en directo.

Por un lado, en marzo asoma el primer encuentro: una doble fecha FIFA donde la AFA planea que la Selección juegue dos amistosos mostrando la Copa. El primero de ellos sería en Buenos Aires y el segundo en el interior del país. Siempre teniendo en cuenta que Scaloni y Chiqui Tapia vayan a llegar a buen puerto y los números dejen contentos a ambas partes, ese será un momento donde el campeón del mundo no sólo podrá reencontrarse con su gente, sino que también uno en el cual los jugadores que se quedaron sin medalla podrán volver a tener oportunidades de acaparar la atención de Scaloni.

Los Correa, los Nico González, los Ocampos, los Lo Celso, entre otros. Cantidad y calidad.

Pensando en el futuro, también, vale tener en cuenta que la selección Argentina tendrá como foco central la Copa América de Ecuador 2024. Sí, uno de los últimos desafíos (¿o no?) de Messi defendiendo la gloriosa albiceleste será también una oportunidad para que Scaloni vaya definiendo el plantel que querrá sumar la cuarta estrella en México-Estados Unidos-Canadá 2026.

Y, mirando ese otro horizonte, donde todos anhelan ver a un Lionel Messi inoxidable de 38 años liderando la batuta, vale tener en cuenta  que muchos de los últimos campeones del mundo tendrían en la próxima cita mundialista una edad ideal para la ocasión, a pedir de todos. 

Comenzando desde el arco, el Dibu Martínez (30) juega en el único puesto donde la jerarquía avanza en proporción con la edad. Con lo cual, de mantener su nivel actual, suena lógico imaginarlo como el candidato natural para ocupar el arco más grande del mundo. En la defensa, tanto Nahuel Molina (24) como Gonzalo Montiel (26), laterales derechos que alternaron en Qatar, llegarían con 28 años y 30 años, respectivamente, al próximo mundial, una edad inmejorable por experiencia y vigencia de condiciones físicas. Como defensores centrales, Cuti Romero y Lisandro Martínez llegarían con menos de 30 años, reafirmando los conceptos de los antes mencionados para fortalecer aún más una zona que fue clave en la conquista qatarí.

Nicolás Otamendi, con 38 años, llegaría en una edad límite, por lo cual sería una de las posibles dudas. Lo mismo sucedería en el lateral izquierdo con Nicolás Tagliafico y Marcos Acuña, ambos con 30 años hoy. Juan Foyth,  polifuncional defensor con pocos minutos en Qatar, sin embargo, cuenta con la frescura de la juventud y asoma como una fija para continuar creciendo y sumando en la Scaloneta. 

En el mediocampo, el revolucionario Enzo Fernández tiene apenas tiene 22 años mientras que Alexis Mac Allister, otra gran figura del campeón, sólo tiene 23. Dos futuros enormes para seguir soñando. Por el lado de Rodrigo De Paul y Leandro Paredes, llegarían a la cita con 32 años, un número interesante siendo que son dos ejes del ciclo de Scaloni en lo futbolístico y en lo espiritual, en el armado del grupo. En ese mismo lugar podría ubicarse Giovanni Lo Celso, irreverente zurdo y gran ladero de Messi que por un desgarro fue a Qatar sólo como hincha, que tendrá 30 años y la plenitud futbolera de su lado.

Y las buenas siguen en los delanteros, ya que la Julián Alvarez hoy tiene 22 años y Lautaro Martínez 25. Di María, el Fideo de la gente, tiene 34 y con el Mundial en el bolsillo parece realizado, de la manera que él mismo lo soñó. 

Lo mismo podría pasar con el mejor de todos, Lionel Messi, que llegaría a un eventual próximo Mundial con 38 años y todo un país detrás. 

La historia, sin embargo, dice que ahora es hora de disfrutar y nada más. Scaloni descansa en Mallorca, su hogar en el mundo, mientras medita su renovación como líder de la Scaloneta. Sabe que no sólo acaba de dejar su nombre en la historia del fútbol argentino recientemente sino que además lo hizo con un grupo de jugadores muy jóvenes. Una historia de ensueño con los condimentos ideales para seguirla escribiendo.

El futuro llegó, hace rato.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés