El Economista - 70 años
Versión digital

jue 01 Dic

BUE 21°C
Versión digital

jue 01 Dic

BUE 21°C
Criptomonedas

Bitcoin nunca cambia: ¿ventaja o debilidad?

La Casa Blanca mete presión sobre la tecnología Proof of Work y, luego del Merge de Ethereum, podría ser fatal para la moneda ícono del mercado digital.

¿Será capaz de mantener la moneda ícono del ecosistema su liderazgo?
¿Será capaz de mantener la moneda ícono del ecosistema su liderazgo?
Compartir

Milanesa napolitana con fritas a caballo y flan con ración doble de dulce de leche. Eso es lo que comí el viernes pasado y lo curioso fue que lo pagué vía código interoperable utilizando mis criptos. Esa es una de las tantas formas de “vivir en cripto”, el lema que eligió Bitso, una plataforma de criptomonedas con más de 5 millones de usuarios y que la semana pasada lanzó ese sistema de pagos, siendo la primera en tener esta funcionalidad a nivel regional. 

La cosa es simple: supongamos que vos, por ejemplo, tenes Bitcoin en tu billetera de Bitso y decidís comprar un alfajor en un kiosko. Para hacerlo sólo necesitas escanear el código del local, al vendedor le llegan sus pesos (como si pagaras con cualquier QR en pesos) y a vos te debitan una parte de tus Bitcoin equivalente a lo que cueste el alfajor.

Otras plataformas ofrecen un servicio similar pero en vez de hacerlo a través del código QR funcionan a través del sistema de tarjetas. Es por ejemplo el caso de Belo, que la semana pasada cumplió su primer año de vida, ya cuenta con casi medio millón de usuarios y que este año levantó una ronda seed de US$ 3 millones. Esta empresa cuenta con un partnership con la tarjeta Mastercard que le permite acceder a una inmensa red de locales posibles. Además ofrecen recompensas en criptomonedas para cada pago que se haga a través de su sistema como forma de atraer usuarios a su plataforma.

Bitso, en cambio, recompensa a sus usuarios pagando intereses sobre las criptos que tengan depositadas sin necesidad de inmovilizarlas. Al momento de escribir esta nota, ese rendimiento es de 8% para las stablecoins y de 2% para Bitcoin y Ether. 

Pareciera una alternativa muy conveniente para el usuario pero cuidado, “cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía”. 

Muy frescas están en la memoria las debacles ocasionadas por el “invierno cripto” en las aplicaciones que intermediaban con criptos y que ofrecían jugosas sumas a quienes depositaran en sus plataformas. 

Es precisamente ahí donde los reguladores mundiales están empezando a poner el foco para evitar que en el futuro la que caiga sea una “Too big to fail” (en inglés “Demasiado grande para fallar”).

Otro objetivo dónde están metiendo presión es en el alto consumo de energía demandado por la tecnología Proof of Work. La Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca emitió un reporte en el que sostiene la conveniencia de limitar o eliminar el minado de criptomonedas. 

Recordemos que Bitcoin, ahora que Ethereum está pasando a Proof of Stake, es de las pocas monedas digitales que continúa aplicando aquella tecnología para sostener sus transacciones.

Según Vitalik Buterin, co-fundador de Ethereum, luego del Merge de la semana pasada el consumo mundial de electricidad bajará en 0,2%. La mayoría de los mineros de esta red entrarán en bancarrota dado que sus equipos dejarán de tener utilidad. Hay un rumor que circula por los pasillos que dice que habría un intendente en Argentina que compró recientemente equipos de minería de Ethereum en una inversión obviamente equivocada. Dudo que sea cierto, nuestros políticos no pueden ser tan malos administradores de los fondos públicos.

Hasta la revista The Economist se hizo eco del cambio que está viviendo la segunda criptomoneda en volumen y mencionó que en países como Singapur, donde la minería es muy popular, podría caer fuertemente la demanda y los precios de la energía. ¿Será Argentina otro caso? Recordemos que somos uno de los países con mayor adopción cripto y que tenemos energía hiper-barata. 

Por otro lado, mencionó el efecto que podría tener sobre la demanda de chips (que se usan para minar) y cómo ello podría ayudar a destrabar el cuello de botella que se generó en esa industria y que repercutió en otras como la industria automotriz. De hecho, algunos mencionan a esa causa como una de las principales fuentes de inflación en el mundo.

Será muy importante para los validadores de Ethereum la evolución que tenga el nivel de precios para los validadores de Ethereum por como reaccione en el futuro la Reserva Federal en sus decisiones de tasa de interés. Como explica el semanario británico, el costo para los aquellos que mantienen la red en el sistema Proof of Stake es el costo de oportunidad que deben incurrir por tener inmovilizados los 32 Ethers que les permiten participar del proceso (algo más de 40 mil dólares al momento de escribir estas líneas). 

Claro, a mayor tasa menor será la oferta de validadores dado que algunos preferirán vender sus monedas digitales y pasarse a rendimientos en dólares afectando la descentralización. 

Justin Drake, de la fundación Ethereum, explicó que aquel costo se encuentra entre 3% y 4%. Pareciera un poco y que olvida que el activo subyacente (Ether) es muy volátil y, por tanto, incluye un riesgo que los inversores siempre deben tener en cuenta.

Una particularidad del Merge fue la reacción que tuvo el precio del Ether. La moneda nativa de Ethereum cayó aproximadamente 10% desde aquel hito, el doble de lo que cayó Bitcoin en el mismo período. Uno habría esperado que fuera al revés por el optimismo que tendría que haber generado en el mercado. Algunos piensan que en realidad se trató de una toma de ganancias de aquellos que había apostado tempranamente a un proceso exitoso.

Estamos posiblemente en un punto de inflexión histórico y en un desafío gigante para Bitcoin. La tecnología Proof of Work es cara y lenta en comparación con su competencia. 

Algunos creen que la presión de la Casa Blanca podría ser fatal y que este año Ethereum podría pasar en capitalización de mercado a la moneda digital más conocida.  

Será importante ser muy prudente cuando se piense en invertir en la moneda ícono del mundo cripto. Muchos son los que llegan al mercado a través de billeteras como Bitso o Belo y cuando comparen el costo de retirar sus criptos probablemente se verán decepcionados al notar lo caro y lento que les resultará hacerlo con Bitcoin. 

¿Será capaz de mantener la moneda ícono del ecosistema su liderazgo? Sólo el tiempo lo dirá.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés