El Economista - 70 años
Versión digital

mie 12 Jun

BUE 18°C
Una imagen que muestra la pobre presencia de marcas en Ginebra 2024.
Se acabó lo que se daba

El Salón del Automóvil de Ginebra se despide (¿para siempre?) y evidencia un cambio de época

Los organizadores tomaron la determinación luego de que la edición 2024 no encontrara eco en la industria tras un parate de cuatro años por la pandemia. La cita se mudará a Doha, Qatar. De los Salones importantes sólo se sostiene París mientras el resto se reinventa. ¿Por qué a las marcas ya no les atrae este tipo de eventos?

Sergio Cutuli 03 junio de 2024

Las automotrices, que como ya comentamos alguna vez comienzan a llamarse a sí mismas compañías de movilidad, tecnología y experiencias, están redefiniendo dónde encontrar sus clientes y hace tiempo que descreen de los tradicionales Salones del Automóvil.

Tan característicos y distintivos, los eventos que se realizaban cada año año en distintas ciudades del mundo comenzaron a perder brillo y la pandemia del Covid-19 fue el tiro de gracia para que algunos de ellos salieran definitivamente del calendario mundial de la OICA (Organización Internacional de Constructores de Automóviles).

Ahora es el turno del Salón de Ginebra, que el viernes pasado anunció que se cancela -hasta nuevo aviso- y se traslada a Doha, Qatar, donde en 2023 se llevó a cabo una primera edición de prueba.

No es una sorpresa, se cristaliza lo que se sospechaba en febrero cuando pocas marcas se dieron cita en Suiza. Al evento, que supo ser uno de los cuatro más importantes del calendario, sólo dijeron presente ocho marcas: las del Grupo Renault y un puñado de  chinas.

El break de cuatro años por el coronavirus fue demasiado y el coqueteo con las marcas de lujo, que tienen muchos de sus clientes en Medio Oriente, sirvió para tomar la decisión de mudarse donde está el dinero, la ostentación y siempre es bienvenido el show.

"El Comité permanente del Salón internacional de la Fundación Automóvil ha decidido no organizar la próxima edición del Salón de Ginebra, debido a una perspectiva incierta. Está previsto que el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de Qatar se celebre en noviembre de 2025", se anunció oficialmente.

Ginebra se muda a Doha y es una señal muy fuerte de la industria.
Ginebra se muda a Doha y es una señal muy fuerte de la industria.

El consejo de la Fundación Comité Permanente del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra reconoció que "hay muchas incertidumbres relacionadas con la industria del automóvil y el atractivo erosionado de los grandes salones europeos hacen que se corra el riesgo de invertir más en el futuro".

"Esta decisión extremadamente lamentable no debe restar valor a los esfuerzos y la determinación con los que hemos intentado recuperar nuestro éxito. Sin embargo, hay que decir que el desinterés mostrado por los fabricantes en el Salón de Ginebra en un contexto industrial difícil, la competencia de las ferias de París y Munich, favorecidas por su industria nacional, y los niveles de inversión necesarios para mantener tal salón, dará el golpe final para una futura edición", agregó Alexandre de Senarclens, presidente de la citada Fundación.

"Es satisfactorio comprobar que los Salones siguen atrayendo a marcas en diferentes partes del mundo y que el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra ha reforzado su atractivo en Oriente Medio", dijo por su parte Sandro Mesquita, CEO de la muestra suiza que se trasladará a Doha y estará reservada para unos pocos.

Antecedentes

París, Frankfurt, Tokio, Ginebra, Nueva York, Detroit, Buenos Aires, San Pablo... Ninguno de ellos escapó a un sector que decidió ponerle freno al entender que las importantes inversiones que se realizan en este tipo de Salones no se traducen en conversiones (en prospectos o ventas).

Por caso Detroit, que se realizaba históricamente anualmente en el gélido enero, se mudó post-pandemia a septiembre y pasó a un esquema outdoor aprovechando el reverdecer de una ciudad que durante años estuvo casi abandonada.

¿Qué pasó? Las ediciones de 2022 y 2023 no tuvieron el efecto buscado, varias marcas le dieron la espalda por lo que la edición 2024 se suspendió y la cita volverá en enero de 2025 a las instalaciones indoor del Huntington Place con el aval de "The big three": GM, Ford y Chrsyler (Stellantis).

Tokio fue uno de los que logró reconvertirse sin perder la esencia japonesa de la innovación: aprovechando que muchas marcas ya apelaban a ferias internacionales de tecnología como el CES de Las Vegas para presentar sus concept cars, la cita mutó.

Desde el año pasado se denomina Japan Mobility Show e incluye a otras industrias en una convergencia de propuestas en las que abundan la realidad aumentada, la inteligencia artificial y el metaverso. Acorde a una cultura muy particular como es la nipona, al parecer el resultado es exitoso y habrá edición en el próximo mes de octubre.

Alemania juega un rol clave en la industria con varias marcas que a pesar de distintas crisis y hechos han estado en la Internationale Automobil-Ausstellung (con origen en 1897, en Berlín) que cambió varias veces de sede y que se dividió en el Salón de Frankurt, reservado para los autos, y el Salón de Hannover, para los camiones.

Sin embargo, el escándalo conocido como "Dieselgate" se desató en plena edición de Frankurt 2015 y le asestó un golpe de nocaut: la edición de 2017 tuvo menos expositores y visitantes y -en contrapartida- comenzó a crecer otro evento como es el New Mobility World, reservado para las nuevas tecnologías. Fue por eso que para 2021 se unieron y la muestra se trasladó a Munich y con relativo éxito ya lleva ahí dos ediciones, y está prevista que la próxima se realice en septiembre de 2025.

Desde 2021 que Munich es sede del renovado Salón alemán, uno de los más tradicionales del calendario.
Desde 2021 que Munich es sede del renovado Salón alemán, uno de los más tradicionales del calendario.

San Pablo también pagó caro el parate obligado: la última cita fue en octubre de 2018, debía realizarse dos años cuando pero el mundo estaba literalmente paralizado por la pandemia.

En 2022, cuando los organizadores sondearon a las terminales e importadores casi en su totalidad mostraron su desaprobación, golpeadas económicamente y no volvió a realizarse.

A cuatro meses de una nueva chance, sólo unos pocos se ilusionan con que este año haya Salón en suelo brasileño aunque el propio presidente Lula Da Silva lo pidió públicamente. Para intentarlo, el exgobernador de San Pablo y actual vicepresidente, Geraldo Alckmin mantuvo reuniones con distintos interlocutores de la industria y la llegada de nuevos jugadores como la automotriz china BYD mantienen viva la llama de esa posibilidad.

Buenos Aires cayó en desgracia tres años antes de la aparición del virus que surgió en China; la de 2017 fue la última de ocho ediciones y en 2019 no hubo quórum para volver a hacerlo ante un mercado incierto que por entonces comenzaba a sentir los efectos de una inflación en ascenso.

Hablando de China, hay "abundancia" de Salones de acuerdo a la extensión del país pero la lejanía geográfica supone un impedimento para los visitantes de Occidente. 

Es más una demostración de poderío industrial endémico que otra cosa. aunque no deja de sorprender el tamaño y la evolución que en cada edición se expone en las citas de Shanghai (en los años impares) o Beijing (en los años pares), y la fuerte presencia de marcas premium que quieren captar la atención de un número de millonarios en ascenso.

Cada vez más marcas premium eligen los salones de China para sus lanzamientos.
Cada vez más marcas premium eligen los salones de China para sus lanzamientos.

Siempre nos quedará París

Habrá que ver qué sucede en octubre con el Salón de París, acaso el más tradicional del mundo y cuyos orígenes se remontan a 1898, que sólo se suspendió en 2020 y volvió con fuerzas hace dos años.

El Mondial de l'Auto celebrará así su 90 edición con "una experiencia más inmersiva y atractiva para los visitantes", según adelantó su director, Serge Gachot. Acaso por la fuerza y el atractivo de la Ciudad luz se mantenga como el único Salón europeo al cual las marcas quieran asistir cada dos años.

"We'll always have Paris" ("Siempre nos quedará París") le dijo Rick (Humphrey Bogart) a Ilsa (Ingrid Bergman) en "Casablanca" con nostalgia, habrá que ver si la frase aplicará a lo que a la industria del automóvil compete.

El Salón de París de 2022 mantuvo un buen número de visitantes y novedades.
El Salón de París de 2022 mantuvo un buen número de visitantes y novedades.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés