Salimos de terapia intensiva, pero la situación aún es grave

El resultado de las PASO hizo que el mercado tuviera una apertura eufórica, pero el Presidente dijo que el rumbo será el mismo: la Bolsa, que subía más del 10%, terminó con un alza del 5,5%.

14 de septiembre, 2021

Salimos de terapia intensiva, pero la situación aún es grave

Por Luis Varela

El sorpresivo resultado de las PASO celebradas el domingo provocó ayer un pulso de euforia en el mercado argentino, más en acciones que en bonos, y un día de calma en el mercado cambiario, sin que el BCRA se viera obligado a quemar reservas.

Hasta el viernes pasado todos esperaban que el Gobierno no lograría de ninguna manera un resultado como el obtenido en 2019, pero nadie suponía que el resultado de las primarias arrojara una media nacional siete puntos a favor de Juntos por el Cambio y que eso, si se repite en noviembre, elimine por completo la aspiración del kirchnerismo de lograr mayoría de Diputados, e incluso hay grandes chances incluso de que el Gobierno termine perdiendo quórum propio en el Senado.

Esta posibilidad, que debe repetirse dentro de nueve semanas, generó en los inversores altamente especulativos la sensación de que el “vamos por todo” del kirchnerismo ha desaparecido, por lo que con gran vértigo la Bolsa de Buenos Aires recibió el mayor volumen operado en pesos de toda su historia, y los precios de las acciones pegaron un salto, tanto en el mercado local como en Nueva York.

Para entender el oleaje del movimiento puede decirse que la Bolsa porteña venía operando normalmente unos $1.000 millones diarios en acciones y unos $2.000 millones en Cedears, mientras que ayer el monto transado en papeles nacionales fue de $4.123 millones y la suma en compañías extranjeras llegó a $3.180 millones. Esos dos montos sumados representan unos US$ 40 millones, cuando últimamente el recinto local no llegaba a pasar de US$ 8 millones por día.

Suba de las acciones

Semejante ingreso de fondos hizo que el índice S&P de la Bolsa porteña marcara un salto del 5,5%, hasta lograr un cierre récord histórico medido en pesos, con los ADR argentinos que operan en la Bolsa de Nueva York anotando una suba en bloque, del 2% al 16%, con Central Puerto, Edenor, Pampa Energía, Transportadora Gas del Sur, Grupo Financiero Galicia, Banco Macro y BBVA como las mejores del día.

Esta mejora en las acciones vino acompañada con una rueda cambiaria con final tranquilo. En la apertura los precios de todos los dólares abrieron con subas de hasta $6 o $7, en lo que amenazaba como un día desquiciante, pero con el correr de las horas las cotizaciones se calmaron, tanto que el blue terminó bajando y los dólares financieros libres finalizaron con subas menores, y sin que el BCRA perdiera reservas.

Esta rueda pacífica en el mercado local se vio coronada por un mercado internacional en la que el dólartambién estuvo sin fuerza. Hoy se conoce en EE.UU. el índice de inflación minorista de agosto, luego de conocerse el viernes que los precios mayoristas tuvieron la mayor suba mensual en once años, y eso hizo que los inversores mundiales no tuvieran tanto interés por el billete verde. Así, en el exterior el dólar subió 0,1% contra el yen, no cambió contra el euro y la libra, y cedió 0,1% contra el mexicano, bajó 0,4% en Chile y cayó 0,6% contra el real.

A nivel local, el Gobierno siguió con su estrategia de devaluaciones mínimas diarias en los tipos de cambio oficiales. Con eso, el dólar turista subió 10 centavos hasta 170,97 pesos, el oficial subió 6 centavos hasta $103,62 y  el  blue cayó $4 hasta $181. El dólar mayorista subió 10 centavos hasta $98,19, con el BCRA ganando US$ 17 millones en las reservas hasta US$ 45.778 millones. Mientras que el dólar Senebi bajó 50 centavos hasta $176,50 con el MEP subiendo 39 centavos hasta $171,04. Y el contado con liquidación anotando un alza de 39 centavos hasta $171,17. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 74,7% y la del CCL y el mayorista fue del 74,3%. Y, medidos en pesos, el real subió 20 centavos hasta $18,82, la libra subió 16 centavos hasta $135,89 y el euro subió 8 centavos hasta $115,96.

El rumbo de los bonos

La euforia en acciones y la tranquilidad del dólar fue acompañada por una muy buena rueda para los bonos, que mejoraron más de 2%, por lo que el riesgo país cedió 50 unidades, hasta 1.490 puntos básicos, pero a pesar de lograr el mejor valor promedio del año ese repunte no fue considerado por los analistas por un gran avance ya que con el movimiento de ayer el riesgo argentino apenas regresó al mismo riesgo que tuvo la semana pasada.

Es más, debe detallarse con claridad que la rueda de ayer estuvo partida en dos partes muy bien definidas. En la apertura todo parecía indicar que el cielo era el límite de los precios, con el índice S&P Merval llegando a cotizar a 83.700 puntos. Pero tras ese punto de vértigo, se lo vio a Alberto llegar en helicóptero a la Casa Rosada, para inmediatamente declarar que no habrá cambios en el Gabinete y que “el camino que iniciamos en 2019 no se va a alterar”.

Ni bien se escuchó esa declaración, en el mercado se llegó a una conclusión unánime. Argentina acaba de salir de terapia intensiva, pero su condición de salud económica continúa en una situación de alta gravedad. Y, detrás de esto, la agencia de calificación estadounidense Moody’s advirtió: “Si el Gobierno sube el gasto para ganar en noviembre la economía va a empeorar”.

Por supuesto, todas las voces empezaron a mostrar desaliento y desde el máximo de 83.700 puntos el Merval se fue desinflando con el correr de las horas hasta terminar al cierre en 80.066 puntos, que de todos marca un récord histórico en pesos y con una mejora en dólares que lo lleva a los 442 puntos, aún muy lejos del promedio de 668 puntos de los últimos quince años y a años luz del récord de 1.758 puntos de principios de 2018.

A partir de la afirmación de Alberto, y luego de conocerse que un día después de las urnas el Gobierno daba el dato de muertes diarias por covid más alto de setiembre (239 decesos, cuando en los días previos no se cargaron datos y se mostraron fallecimientos inferiores a 100 por día), comenzaron a sucederse las conjeturas de los especialistas, que intentan adivinar qué es lo que puede pasar de aquí en más, para saber si esta suba de ayer llega para quedarse, o si es otra volatilidad de perdiz.

El analista Rosendo Fraga indicó que “de acá a la elección del 14 de noviembre el kirchnerismo se va a radicalizar, tratando de revertir la elección bonaerense, algo difícil pero no imposible, y después de conocido ese resultado, sea cual fuere, es posible que comience a moderarse ya que iniciará su tentativa de mantener el poder en la presidencial de 2023”.

Los datos del exterior

En el mundo, mientras tanto, todos juegan otro partido. Hoy EE.UU. confirma si su inflación es tan grave como parece y si la Fed se verá obligada efectivamente a comenzar el tapering (corte en la compra de bonos) en noviembre.  

Mientras se esperan los datos de precios (hoy sale el IPC de agosto), Wall Street operó con tendencia mixta. El Dow subió 0,8%, el S&P lo hizo al 0,2%, pero el Nasdaq bajó 0,1%. Por su parte la Bolsa de San Pablo subió 1,8% mientras que la de México retrocedió 0,1%. Y por los precios de los commodities, pareciera que se espera menos Covid, pero también menos dólares. Así, ayer el petróleo volvió a subir, los metales preciosos actuaron mixtos, los metales básicos dieron un paso para atrás, los granos siguen mostrando un gradual retroceso. Y los que también siguen pinchándose son las criptomonedas, que ayer mostraron bajas del 1,7% al 6%.

Los que miran el vaso medio lleno o medio vacío advirtieron que ayer, por segundo día consecutivo el BCRA logró sumar unas pocas reservas. Pero hay preocupación porque dentro de una semana la autoridad monetaria deberá pagarle US$ 1.900 millones al FMI por un vencimiento de capital y otra cantidad menor por intereses. Veremos cuál es el nivel de resistencia de Reconquista 266. Por ahora pareciera ser que a noviembre llegan…. dependerá de lo que pase con el FMI, que acaba de nombrar a un ex jefe del Banco Central brasileño, Ilan Goldfajn, para que supervise la negociación con Argentina.