El dólar no cede y Guzmán tiene que tomar más deuda

En una jornada en donde Wall Street no operó, el dólar no dio respiro y mantuvo su tendencia alcista.

6 de julio, 2021

El dólar no cede y Guzmán tiene que tomar más deuda

Por Luis Varela

En un día que desde lo financiero debe ser agarrado con la punta de los dedos, ya que no hubo negocios en Wall Street por el feriado postergado en EE.UU. por el Día de la Independencia, el primer lunes de julio (a 69 días de las PASO) volvió a marcar en el mercado argentino la misma canción que se repite desde que no se acordó con el FMI: ahorristas e inversores huyendo del peso, buscando refugio en dólares o en lo que sea. 

Y el ritmo de las operaciones mostró un movimiento ya repetido muchas veces: en las primeras dos horas de negocios hay un fuerte salto para todos los dólares, con valores que en algunos casos se llegan a operar a $175 por dólar (con precios aún más altos en el interior) pero con manos oficiales que salen a quemar bonos, entregando papeles a precios viles, que se convierten en hipotecas que serán imposibles de cumplir en el futuro, ya que llevan adentro una tasa prometida a vencimiento del 22,4% anual en dólares.

Así, mientras julio aparece con el primer ajuste anual en los contratos de alquiler, con subas que llegan al 44% anual, y con valores de mercado en contratos nuevos que anotan aumentos de más del 65%, los que deben llegar a sus trabajos tienen que pagar más peajes y los precios se van escalonando, tanto que un ala del kirchnerismo -asustada- empieza a cuestionar los cálculos realizados por el Indec, mientras que economistas privados dicen que el 50% anual de inflación calculado hasta ahora quedará corto, y que las cláusulas gatillo para las paritarias traerán aún más problemas.

La cuestión es que con la política arañándose por lugares, el argentino medio comprueba que el salario privado en blanco ha caído hasta un increíble nivel de US$ 150, mientras que en un país como en Bolivia está en US$ 400.

Con ese contexto adverso, la huida del peso continúa, la salida de la moneda local es permanente, a cualquier precio. Por eso desde la apertura los precios estuvieron muy firmes, y con el correr de las horas instituciones oficiales fueron entregando papeles oficiales para atemperarlo, pero otra vez subieron otra vez los cinco dólares de Alberto, con el blue muy firme y el dólar MEP en otro récord histórico, por momentos más alto que el CCL, lo cual multiplicaba los bucles y rulos que hacen los operadores, para ganar diferencias con el empecinamiento del Gobierno para que la corrida no se desate.

Mercados del exterior

Con feriado en EE.UU. el mercado mundial operó con baja cantidad de negocios, pero igualmente en el exterior el dólar subió 0,7% en Brasil, 0,5% en México, 0,3% en Chile, no cambió contra el euro y bajó 0,1% contra el yen y la libra. Y en Argentina el dólar turista subió 15 centavos hasta $167,11, el oficial subió 9 centavos hasta $101,28, el blue saltó $1 hasta $171 y el mayorista subió 9 centavos hasta $95,88. El Banco Central sumó US$ 26 millones a las reservas que ahora llegan a US$ 42.680 millones. El dólar MEP subió 10 centavos hasta $166,45 y el contado con liquidación subió 20 centavos hasta $166,60. La brecha entre el oficial y el blue subió al 68,8% y la del CCL con el mayorista fue del 73,7%. Y medidos en pesos, el euro subió 19 centavos hasta $113,76, la libra subió 16 centavos hasta $132,77 y el real bajó 11 centavos hasta $18,83.

Los precios de los bonos siguieron planchados, con el riesgo país creciendo dos puntos, hasta 1.591 puntos básicos, casi duplicando el riego país de Ecuador, que está en 757 puntos, habiendo reestructurado la deuda casi en el mismo momento en el que lo hizo Argentina, pero claro: Quito ya acordó con el FMI y Argentina no lo hizo, y espera los DEG que reparte el FMI para agosto, con el oficialismo buscando repartirlos en campaña y con el FMI advirtiendo que cobrará enteras las dos cuotas de US$ 2.400 millones que hay que pagarle en septiembre y diciembre.

Bolsas con poca actividad

En Nueva York no hubo negocios, por el Día de la Independencia, las bolsas europeas terminaron casi sin cambios, San Pablo bajó 0,6% y México mejoró 0,7%. Y la Bolsa de Buenos Aires tuvo una suba importante, del 2,4%, pero casi teórica, porque medida en dólares casi se neutralizó y, sobre todo, porque ocurrió con el segundo peor volumen diario operado en lo que va de este año: hubo apenas $530 millones operados en acciones y $590 millones en Cedears.

Veremos qué pasa hoy en EE.UU. cuando se retome la rueda de negocios.  

Por lo pronto todos están atentos a la marcha del Covid. Ayer fue otro día duro para Argentina, con 621 muertos en las últimas 24 horas, aunque hubo menos personas en terapia intensiva. Aunque hay mucho odio en los familiares de los 96.521 muertos que ya se llevó la pandemia. Alberto firmó recién el viernes el DNU para comprar todas las vacunas que hay en el mundo. Uruguay ya vacunó al 50% de su población con dos dosis y la Argentina todavía no llega al 10%.

Con apertura total a todas las vacunas y con alta vacunación, Gran Bretaña es uno de los países que más dosis lleva aplicadas y el primer ministro Boris Johnson confirmó ayer que el 19 de julio será el día del fin de las restricciones. En base a eso, y con gruesas diferencias en la Opep+ entre rusos y árabes, el petróleo subió ayer otro 1,7%, rompiendo el valor techo de 2018 y alcanzando su valor récord de siete años, por lo que seguramente eso afectará la inflación de EE.UU. y podrá poner a la Fed en marcha para que decida iniciar el proceso de reducción de la compra de bonos. 

Ante esa posibilidad, los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos firmes. En Rosario panel mixto en las cotizaciones de los granos, con fuerte estocada al girasol por la intervención a la ley de los biocombustibles. Y las criptomonedas están en zona de duda, con el bitcoin resistiendo un poco mejor que el resto del panel.

Hoy será otro día difícil para el Gobierno. Con Guzmán en Italia, buscando más tiempo con el FMI y tratando que los DEG se puedan usar e intercambiar con otros países, el Ministerio de Economía saldrá a buscar pesos en un mercado cada vez más reacio a mantenerlos. En la última licitación por cada 100 pesos pedidos obtuvo 69, y tuvo que pagar más tasa y casi todo fue recolocado en bonos atados a la inflación. Ahora, de acá a la elección, el Gobierno enfrenta vencimientos por $1,2 billones. El Banco Central está entregando bonos para parar al dólar y tiene una deuda de $3,6 billones.

Otra licitación

Y, con todo eso, Economía realiza hoy la primera licitación de julio. Ofrecerá cinco papeles, todas letras en pesos: una Letra del Tesoro a descuento con vencimiento 29 de octubre de 2021 (s29o1 – reapertura), una Letra del Tesoro a tasa variable más 2,75% con vencimiento 29 de octubre de 2021 (so291 – reapertura), una Letra del Tesoro a descuento con vencimiento 31 de diciembre de 2021 (s31d1 – reapertura), una Letra del Tesoro ajustada por CER a descuento con vencimiento 31 de diciembre de 2021 (x31d1 – reapertura) y una Letra del Tesoro también ajustadas por CER a descuento con vencimiento 30 de junio de 2022 (x30j2 – reapertura). Todo está atado con alambre, un mal resultado puede provocar una sorpresa.