Papa Francisco en Irak: “No es lícito matar y hacer la guerra en nombre de Dios”

7 de marzo, 2021

Papa Francisco en Irak: "No es lícito matar y hacer la guerra en nombre de Dios"

El Papa Francisco visitó áreas del norte de Irak que alguna vez estuvieron en manos de militantes del Estado Islámico.

Este es el primer viaje papal a Irak. El propósito de la visita de cuatro días de Francisco está destinado en gran medida a tranquilizar a la minoría cristiana del país, que fue perseguida violentamente por ISIS, que controló la región entre 2014 y 2017.

En el tercer día de su histórico viaje a Irak, que aparece en gran medida en el Antiguo Testamento, el Papa se reunió en el aeropuerto de la ciudad de Erbil el domingo con Nechirvan Barzani, presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, y Masrour Barzani, primer ministro de la región.

Luego, el pontífice voló en helicóptero al antiguo bastión de ISIS en Mosul, donde dirigió una oración “en medio de las ruinas y junto con el pueblo de Irak, por todas las víctimas de la guerra en el país y en todo el Medio Oriente”, según publicó el Vaticano.

El sábado, se reunió con el gran ayatolá Ali al-Sistani, el jefe del establecimiento religioso chiíta del Islam en la ciudad santa de Najaf, donde denunció el extremismo en el país y presionó por la paz.

“Los creyentes no podemos callarnos cuando el terrorismo abusa de la religión”, dijo el Papa el sábado. “Nubes oscuras de terrorismo, guerra y violencia se han acumulado sobre este país. Todas sus comunidades étnicas y religiosas han sufrido”.

“De este lugar, donde nació la fe, de la tierra de nuestro padre Abraham, afirmemos que Dios es misericordioso y que la mayor blasfemia es profanar su nombre odiando a nuestros hermanos y hermanas. No es lícito matar y hacer la guerra en nombre de Dios”, prosiguió. “La hostilidad, el extremismo y la violencia no nacen de un corazón religioso: son traiciones a la religión”.

Al-Sistani, en un comunicado emitido por su oficina después de la reunión, sostuvo que los cristianos deben “vivir como todos los iraquíes, en seguridad y paz y con plenos derechos constitucionales”, señalando el “papel que desempeña la autoridad religiosa en su protección, y otros que también han sufrido injusticias y daños en los acontecimientos de los últimos años “.

El Vaticano dijo que Francisco agradeció a al-Sistani por haber “alzado la voz en defensa de los más débiles y perseguidos” en medio de la violencia en la historia reciente de Irak, y agregó que la reunión “subrayó la importancia de la colaboración” entre religiones.

The Washington Post informó que algunos desafíos fueron “evidentes” durante su visita el sábado: “En el evento interreligioso que tuvo lugar en la tierra fundadora del Islam, el cristianismo y el judaísmo, no hubo judíos presentes en el escenario”.