Final incierto en Estados Unidos

4 de noviembre, 2020

Elecciones de EE.UU.

Finalmente se dio un escenario que era posible, aunque el menos deseado: el resultado de las elecciones de Estados Unidos no se conoció el 3 de noviembre a la noche sino que se demorará. Hay varios estados en los cuales todavía no se puede determinar un ganador más allá de que muestren una tendencia clara. En una primera lectura de los resultados se destaca la enorme estabilidad de los comportamientos electorales porque hasta este momento ningún estado cambio de manos con relación a los resultados de 2016. El primero que podría hacerlo es Arizona que pasaría al campo demócrata. Por otra parte, los tres estados industriales que concentraron la atención de los analistas en los últimos meses – Michigan, Pennsylvania y Wisconsin- mantienen la incógnita hasta el final porque todavía no hay un resultado definido aunque  Trump lleva ventaja en los dos primeros.

Los demócratas esperaban, siguiendo las encuestas, que ganarían con comodidad al menos Michigan y Wisconsin, que hoy están muy peleados. Tampoco  se produjo un masivo votos anti Trump como pensaban muchos analistas y terminó siendo una elección sin granes diferencias con otras recientes en cuanto a la distribución territorial del voto.

Los resultados mostraron que la división entre estados azules y colorados se mantiene como en las últimas elecciones al igual que las diferencias de comportamientos electorales hacia el interior e cada uno de ellos. Así los republicanos predominan en el las zonas rurales y las ciudades más chicas y los demócratas en los grandes centros urbanos. Por otra parte, la afluencia récord de votantes no pareció alterar los patrones electorales tradicionales.

Tampoco se produjo un cambio de manos en el Senado que seguirá en manos republicanas, y como la Cámara de Representante seguirá en manos demócratas, habrá un gobierno dividido cualquiera sea el Presidente.

Dejá un comentario