La desconfianza en el transporte compartido impacta en los scooters

5 de agosto, 2020

La compañía de scooters electrónicos Unagi lanzó el miércoles un servicio de suscripción de scooter personal en Los Ángeles y Nueva York que permite a las personas alquilar su propio scooter en lugar de arriesgarse con uno compartido en la vereda.

En la era de Covid-19, las personas desconfían del transporte público y los vehículos compartidos, en su lugar optan por autos particulares, bicicletas y scooters que se consideran más seguros.

El CEO de Unagi, David Hyman, dijo que la compañía, que vende scooters que cuestan alrededor de US$ 1.000, vio un aumento de pedidos al comienzo de la pandemia. Pero no todos pueden permitirse ese precio o quieren el compromiso de una gran compra.

“Estamos viendo un cambio sísmico al tránsito personal”, dijo a Axios. “Muchas personas ahora prefieren el acceso a la propiedad”.

Los consumidores ahora pueden alquilar un scooter por US$ 39 al mes, que incluye mantenimiento y seguro.

Unagi no es el primero en probar el alquiler de scooters eléctricos. Bird , Spin y Bolt también implementaron opciones limitadas de alquiler personal.

Las variedades compartidas de e-scooter están diseñadas para ser voluminosas y pesadas para soportar una vida dura en la calle.

Pese a esto, los servicios de suscripción automática no han podido despegar, probablemente debido a los altos precios.

La decisión de optar por vehículos personales de todo tipo que está dejando en claro la pandemia, tendrá implicaciones duraderas para el transporte público, el uso del automóvil, el futuro de los modos de micromovilidad y el tráfico.

Dejá un comentario