Autoservicio, venta al paso y delivery: las nuevas modalidades de consumo en la era post-covid

9 de julio, 2020

Rappi delivery

Autoservicio, venta al paso y envíos a domicilio serán las principales modalidades que incorporarán los comercios para adaptarse a “la nueva normalidad”. Con protocolos sanitarios y el distanciamiento de los consumidores, los comercios deberán reconvertirse a raíz de la pandemia de coronavirus.

“El take away y el delivery pasaron a ser un elemento vital  y valores como la cercanía van a ser mucho más considerados que antes a partir de la pandemia”, le explicó a la agencia Télam el consultor en franquicias, Carlos Canudas.

En ese sentido, el especialista remarcó que probablemente los locales mutarán a espacios muchos más chicos, una tendencia que ya de por sí se venía adoptando antes de la pandemia. “Ya no se justificaba mantener espacios grandes, pero ahora se profundizó. Esto implica también menos personal porque antes todo era sólo venta física y ahora se da una omnicanalidad, con ventas a través de distintos canales”, subrayó. 

Además, consideró que “lo que se viene son las franquicias más low cost, porque ante la baja de la venta es necesario que la inversión sea menor para recuperar en tiempo y forma el capital invertido”.

En cuanto a los envíos a domicilio, sostuvo que “esto se divide en delivery propio y por otra parte aquellos que han adoptado las aplicaciones, esto último la gran contra que tiene es que eleva el costo del servicio, dado que tiene un costo de entre 25% y 30% dependiendo del tipo de local”.

“Dentro de formatos online empezó a surgir la licencia con distribución de productos como las ‘dark kitchen’ -cocinas ocultas- donde la marca permite que se pueda vender el producto desde ese lugar y el licenciado se ocupa de la distribución”, añadió Canudas y señaló que esa modalidad permite agrandar las zonas de delivery en lugares en donde no se tiene un franquiciado.  

Por su parte, el socio director de Café Martínez, Marcelo Salas, señaló que “los modelos de autoservicio y compra autogestiva mediante aplicaciones van a crecer tras la cuarentena, como también los conceptos en plataformas de pedidos”.

En un nuevo escenario de ventas, los comercios deberán incorporar dos nuevos modelos: “a la barra” y “a la barra mini”, formatos de tiendas low-cost a la barra adaptadas para la atención exclusiva por medio del “take away”.

“Son básicamente puntos de venta de café donde el cliente apenas entra, ese modelo propicia mucho el bajo contacto y apunta mucho al delivery y al pick up, con una propuesta muy reducida de productos, panadería y productos nuestros”, detalló Salas.

Otra opción es la modalidad de tienda online. “Cada franquiciado pasa a tener tienda online y podes hacer pick up o retirar con el auto y el pedido se acerca hasta el auto. Estas modalidades van a tomar mayor impulso”, afirmó.

Por otra parte, se refirió a una alternativa que “no es low cost porque tiene fuerte impronta digital, que es el smart service, y sus puntos más fuertes son el sistema de comunicación de las heladeras, publicidad en las heladeras de tortas, iluminación inteligente, biblioteca digital que mediante un código QR baja clásicos de la literatura, y por último el sistema de facturación permite hacer proceso de pedido y compra y pagar por este medio”.

Y añadió: “Eso lo que tiene de bueno es que le da velocidad a la compra y evita el contacto prácticamente con el personal”.

En tanto el gerente comercial de la consultora especializada Nielsen, Facundo Aragón, dijo que los comercios “claramente van a tener que pensar en algunas alternativas que les permitan a los consumidores tener este distanciamiento”, y observó que “el take away para muchos está siendo una alternativa muy interesante versus lo que sería una entrega a domicilio, porque el tema de horarios siempre fue una traba”.

“Los supermercados ya están limitando el ingreso de personas. Los servicios puede ser que se manejen más con turnos, como los bancos, y el resto de los puntos de venta depende en qué medida puedan restringir los distintos tipos de compra”, consideró.

Además, recordó que “es posible que los consumidores no quieran ir a cierto punto de venta porque no cuenta con ciertas características de adaptabilidad a la nueva situación”, aunque admitió que esos cambios son más difíciles en el caso de un negocio de barrio, por lo que “van a tener que buscar la manera de adaptarse a esta manera de consumo”. 

De acuerdo con un informe de Nielsen sobre “La vida más allá del Covid-19”, si la transición al “nuevo normal” es un proceso rápido -para finales del tercer trimestre del 2020- los consumidores y las empresas regresarán en gran medida a sus viejos hábitos, patrones y comportamientos.

“Sin embargo, si los consumidores pasan más tiempo en cuarentena, digamos, hasta finales del cuarto trimestre de 2020, las consecuencias económicas, financieras y sociales serán mucho mayores y necesitaremos desarrollar nuevas estrategias para revivir el consumo y la economía”, indicó la consultora.

Asimismo, el informe resaltó que la pandemia fortaleció la presencia de productos de consumo masivo en el canal comercio electrónico. Además, contribuyó a una adopción mucho más rápida del canal atrayendo día tras día a un mayor número de consumidores y, sobre todo, de aquellos que pretenden mantener el consumo después del Covid-19.

“Es evidente que la duración de la cuarentena ha influenciado el desarrollo económico, la situación financiera de cada persona, el mercado laboral, la vida social y el entorno del consumidor”, concluyó.

Dejá un comentario