Día clave para la deuda de la PBA: termina período de gracia

11 de mayo, 2020

Día clave para la deuda de la PBA: termina período de gracia

 

Mientras la Nación extendió las negociaciones con los acreedores privados hasta el 22 de mayo por no haber alcanzado el viernes pasado la adhesión necesaria para la propuesta de reestructuración, la provincia de Buenos Aires tiene plazo hasta hoy para llegar a un acuerdo con sus acreedores privados. De lo contrario, deberá pagar el último vencimiento correspondiente o caerá en default.

 

Lo anterior se debe a que el 1° de mayo la provincia que gobierna Axel Kicillof incumplió con el pago del vencimiento de un bono por US$ 113 millones (dicho bono está incluido dentro de la propuesta de canje), el cual tiene un período de gracia de sólo diez días. Dicho plazo caduca hoy.

 

A la vez, el jueves pasado, un grupo de 39 inversores que concentra el 42% de la deuda total bonaerense bajo legislación extranjera a renegociar (US$ 2.900 millones) ratificó su rechazo a la propuesta y recomendó al resto de los bonistas a tomar la misma decisión. Consideran que la oferta de Kicillof no es de buena fe, que está por debajo de la capacidad de pago de esta provincia y que sólo sigue los pasos del Gobierno.

 

“Se está trabajando para llegar a un acuerdo”, aseguraron anoche a este medio desde la cartera económica bonaerense, que a la vez afirman que se hizo una oferta acorde a la capacidad de pago de esta provincia. Según precisaron, las conversaciones con los bonistas se extenderán hasta hoy a las 17:00 horas.

 

Kicillof tiene como antecedente reciente la fallida negociación entre enero y febrero de este año con el Bono Provincial 2021 (BP21), el cual implicaba un vencimiento de capital de US$ 250 millones. Tras un par de semanas de lanzar varias propuestas e ir flexibilizando su postura a medida que caducaban los plazos de respuesta de los acreedores, quienes nunca aceptaron, Kicillof no logró la adhesión necesaria y finalmente terminó pagando para no caer en default.

 

“Un default hoy es el escenario más probable”, estimó ante El Economista una fuente del mercado. “Pienso que fue un error pagar el BP21 en febrero. Más que nada, después de haber dicho que no tenía para pagar el vencimiento. Tuvieron un desgaste y perdieron credibilidad a cambio de nada. Simplemente, se trata de una cuestión de cómo te parás para negociar”, afirmó.

 

“Si la provincia de Buenos Aires entra en default, no pasa nada, ya que no tiene activos atacables en el exterior y no hay cross-default con la Nación. Es darles un mensaje duro a los acreedores: ‘miren, que va en serio’. Lo mismo ocurre a nivel soberano. Si la Nación dice que Argentina no puede pagar, y paga, el mensaje que da es ‘sigamos negociando y en el entretanto seguimos pagando’, lo cual no me parece muy lógico”, agregó la fuente.

 

Por su parte, Martín Kalos, director de Epyca Consultores, considera que pagar o no el vencimiento y entrar o no en default no es una decisión sólo de la provincia de Buenos Aires, sino que va a estar coordinada con el Gobierno Nacional: con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y con el presidente Alberto Fernández.

 

“Esto es así porque la provincia de Buenos Aires es parte no sólo de la táctica de la negociación de la Nación, sino porque además no puede ser una decisión unilateral: si Kicillof defaultea, le complica el panorama a todas las negociaciones de deuda, tanto la nacional como las provinciales”, explicó Kalos en diálogo con El Economista.

 

Según el especialista, la definición de hoy también tiene que ver con cómo han avanzado las negociaciones de nacional y provincial. “En algún sentido, va a ir en línea con lo que viene diciendo Guzmán: no van a pagar ahora si creen que no van a pagar el mes que viene. Es decir, en la medida en que haya un acercamiento con los acreedores, que permita pensar que se va a renegociar toda la deuda, entonces tiene sentido pagar ahora para ganar tiempo en esa negociación”, indicó.

 

Kalos señala que, para pagarle a los acreedores, la provincia de Buenos Aires comprará dólares en el Banco Central (aunque pueda que también en el mercado), cuyas reservas internacionales “van a ser escasas en la medida en que haya un default nacional posteriormente”. “Ahí está la razón de la sincronía inevitable entre la provincia y la Nación en sus negociaciones”, sostuvo.

Dejá un comentario