Expresiones raras hicieron que el mercado se diera vuelta

14 de enero, 2020

Dólares situación fiscal

Por Luis Varela

 

Esta vez no hubo drones bombardeando, ni príncipes anunciando que dejan la corona. Esta vez las cotizaciones del oro y del petróleo estuvieron muy tranquilas, y con tendencia descendente. Esta vez la Bolsa de Nueva York volvió a marcar récords y todo parecía brillar. Pero, sin embargo, el mercado argentino desentonó: no fue una catástrofe, pero fue un claro cambio de tendencia, con dólar en alza, acciones y bonos en baja y muchos fondos de inversión cambiando de banco para colocar sus fondos.

 

Y lo más llamativo del caso es que la cuestión que gatilló el giro de los negocios argentinos fue muy antojadiza, por una frase que emitió el ministro de Economía Martín Guzmán, cuando nadie le había pedido que abra la boca. Mientras Alberto Fernández viene diciendo que se está acelerando la negociación del la deuda, Guzmán sorprendió a propios y a extraños afirmando que desde el Gobierno Nacional “no estamos contemplando hacer un salvataje financiero por US$ 250 millones el 26 de enero, que es el monto de vencimiento de capital que ese día enfrenta la Provincia de Buenos Aires”.

 

El gran tema es que este vencimiento no es una suma gigantesca ni mucho menos: de hecho, se sabe que el gobierno de Axel Kicillof busca evitar un default de su primer vencimiento de deuda en dólares. Se trata del bono denominado BP21, por el que dentro de dos semanas la PBA debe pagar US$ 275 millones, (248 de capital y 28 de intereses).

 

Inmediatamente después de ese comentario, que nadie entendió por qué fue realizado, la cotización de este títulos -que es regido por legislación Nueva York, y que si no es pagado, el Gobierno bonaerense deberá enfrentar tribunales en Estados Unidos- llegó a desplomarse más del 10%, aunque con el correr de las horas repuntó algo y terminó con caída pero no tan pronunciada.

 

Y además, hubo otro semáforo: en las jornadas recientes se estaba comentando que uno de los negociadores de la deuda en Estados Unidos era el prestigioso economista Daniel Marx. Y justamente también ayer su consultora Quantum Finanzas, salió a decir que en realidad en el Banco Central hay sólo US$ 8.500 millones de reservas netas.

 

Todo eso calentó el mercado, hizo que el precio del dólar subiera, que los bonos y las acciones argentinas bajaran, todo en una jornada en la que el oro y el petróleo bajaron, con la Bolsa de Nueva York disfrutando récords.

 

Mientras se afirma que el INDEC anunciará en breve que la inflación de diciembre sería del 4,2%, con una variación anualizada del 54,6% (pudo ser peor, Venezuela tuvo 7.374%), el precio del dólar anotado en Argentina volvió a hacer ruido.

 

Para peor, en el exterior, el dólar subió 1,2% en Brasil, 0,6% contra la libra, 0,4% contra el yen, 0,2% en Chile y 0,1% en México, pero bajó 0,2% contra el euro. Pero en Argentina el dólar turista siguió en un valor teórico de $ 81,85, con el dólar oficial sin cambios ($ 62,96) y el blue igualmente quieto ($ 76,50), pero como el dólar mayorista subió 13 centavos, hasta a $ 59,95, el Banco Central fue obligado a hacer la primera venta de dólares del año, por lo que perdió US$ 59 millones de sus reservas, y ahora le quedan US$ 45.315 millones.

 

Esto, por supuesto, tuvo eco en los dólares libres. El dólar MEP o dólar bolsa saltó 2,25 pesos y cerró a $ 79,90. Y el contado con liquidación saltó $ 1,14 y llegó a un récord de $ 80,75. Con esto, la brecha entre oficial y blue sigue en el 21,5%, pero la del ccl y el mayorista se estiró al 34,7%. Y, medidos en pesos, el euro subió 32 centavos hasta 66,76, el real bajó 10 centavos hasta 14,47 y la libra bajó 12 centavos hasta 77,89.

 

De igual modo se observó un gran cambio de posición en el mercado de pesos. El Banco Central le pagó a los bancos 52% anual por las Leliq, igual que el viernes, pero las tasas de los plazos fijos siguen bajando: pagaron 36% por plata chica y 39% por plata grande. Por lo que grandes fondos de inversión están cambiando de banco para conseguir algunas décimas más.

 

Mientras el mundo está anotando índices de inflación más altos y tasas de interés en lento crecimiento, ayer se vio una baja para los bonos de Brasil, con repunte para los de Australia, mientras que los argentinos tuvieron un día sin sonrisas.

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en ocho papeles: AY24 30%, TC20 8%, AA22X 8%, TO23X 8%, TO26X 8%, AF20 6%, TC20X 5% y A2M2 4%. Y, con triple volumen, por dudas sobre como pagará Kicilloff, los bonos volvieron a ceder. En los extremos se vio un salto de más del 13% para los bonos TJ20C, TC23X y NO20, con mejoras del 3% al 7,5% para los bonos AA26, PF23D, AA37C, TC21X, DICY, AY24X, DICP, BPMD y PAA0. Con un desplome de más del 11% para los bonos TO26Z, TVPYC y TJ20X, con bajas del 5% al 8% para los bonos TC20D, TJ20, TC23, TC20, BPLDD, TC20X, A2M2, TC21 y TC20Y. Con el riesgo país subiendo apenas 10 puntos hasta 1.828 puntos básicos, lo cual refleja que lo sucedido no es tan grave.

 

En el exterior las bolsas siguieron brillando. La de Nueva York voló otra vez: hubo subas del 0,3% al 1,1% en los índices, con Tesla saltando casi 10% en Wall Street. Al tiempo que en las Bolsas europeas la cotización de Renault fue a mínimos de seis años por versiones sobre ruptura con Nissan. Y, en línea con la suba neoyorquina, la Bolsa de San Pablo mejoró 1,6% y la de México 0,4%.

 

En el mercado local, en cambio, las agujas apuntaron a la baja. Con $ 790 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,7%, con el 80% de lo operado en acciones transado en doce 12 papeles: G.F. Galicia tuvo el 25% de los negocios e YPF el 18%.

 

Con esto, en los extremos, hubo un salto del 26% para Patagonia, alza del 14% para Carboclor y mejora entre el 5% y el 12% para Morixe, Agrometal, Fiplasto, Ledesma, Semino, Molinos, Rigolleau, Introdutora y Cablevisión. Y bajas del 2% al 5% para G.F. Galicia, Ternium, Macro, Havanna, Supervielle, Loma Negra, Costanera y Francés. Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York el clima fue mixto, con subas del 1% al 3,6% para Ternium, Irsa I, Cresud y Globant; y bajas del 3% al 5% para Galicia, Edenor, Macro, TGS, Pampa E e Irsa P.

 

Finalmente, en commodities hubo tranquilidad. El petróleo cerró sin cambios, a 59,13 dólares por barril. Los metales preciosos estuvieron en descenso: baja del 0,8% para el oro y merma del 0,7% para la onza de plata. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 1,4%, con retroceso del 0,8% para el aluminio y baja del 0,9% para el níquel. En Chicago hubo suba del 1% para el maíz, con caída del 0,4% para el trigo y del 0,5% para la soja. En Rosario se anotó un salto del 7% para el trigo, suba del 2% para el girasol, baja del 3% para el maíz y caída para la soja. Y hubo una baja del 0,7% para el bitcoin, con descensos mayores para el resto de las criptomonedas.

 

***

China quedó afuera

 

Dos días antes de que se firme la fase uno del acuerdo comercial con China, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos la excluyó de la lista de los países que manipulan su moneda. La decisión puede ser leída como un gesto para mejorar el clima entre ambos países en vísperas de un acuerdo muy importante. De todas maneras, entre las cláusulas que Estados Unidos incluirá en este acuerdo figura que puede dejarse sin efecto en caso de que China manipule su moneda por lo cual carece de sentido que sigue formando de los países a los que les cabría una sanción por recurrir a esa práctica. Además, muchos especialistas, sostenían que China no cumplía con los requisitos que se exigen para ser calificado como un país que manipula su moneda y que su inclusión en esa lista fue un elemento de presión política. El propio secretario Steve Mnuchin reconoció los avances que había hecho China para tener un mercado más transparente y evitar las devaluaciones competitivas. El yuan que tuvo momento de mayor devaluación frente al dólar a principios de septiembre, comenzó a revaluarse desde entonces.