Otra rueda caótica: los inversores no se convencen

El presidente Macri anunció una batería de medidas y habló con Alberto Fernández, pero eso no alcanzó para frenar la corrida. El dólar volvió a subir, los bonos bajaron y el Banco Central quemó reservas, pero no logró encontrar la calma. En la Bolsa las bajas fueron más atenuadas.

15 de agosto, 2019

el merval rueda financiera mercado precios Petrobras

Por Luis Varela 

 

En un día por demás caótico en Argentina, pero también con evolución muy complicada en el mundo, el presidente Macri y el candidato triunfante en las PASO, Alberto Fernández, terminaron finalmente iniciando un diálogo, para intentar lograr un sostén para el mercado.

 

Pero los números siguieron muy mal: con el dólar subiendo, con el Banco Central quemando reservas, con los bonos aún hacia abajo y con las acciones también débiles. Todo con tasas de interés más altas en los plazos fijos, y con los bancos intentando convencer a los inversores para que realicen renovaciones.

 

Por supuesto, el foco del movimiento tiene que ver con los inversores que siguen de salida. La orden tajante, casi sin excepción, es “vendé todo lo que tengo, estos tipos no tienen ni idea qué hacer, ni Macri ni Fernández, esto termina en un defautl, no van a pagar nada, y quiero rescatar algo de lo que tenía”.

 

Frente a eso, el Banco Central mantuvo la tasa de las Leliq en el 75% anual, y los bancos subieron las tasas de los plazos fijos, pagando 55% anual por plata chica y 61% anual por plata grande, pero de todas formas una buena parte de los inversores siguieron demandando dólares, y el billete volvió a escalar.

 

El tipo de cambio oficial minorista subió $ 3,85 hasta $ 62,18, el blue saltó 5 pesos hasta $ 62 y el dólar mayorista subió $ 4,60, hasta $ 60,40. La tendencia alcista se concretó a pesar de que el Banco Central estuvo operando de manera permanente, vendiendo dólares para aplacar el movimiento.

 

Según datos originados en el Banco Central, la autoridad monetaria quemó ayer US$ 308 millones en las operaciones contado, pero a esto se sumaron las operaciones de futuro realizadas en las jornadas previas. Al BCRA le quedan reservas por US$ 64.232 millones.

 

La inestabilidad cambiaria argentina también tuvo algún eco en otros mercados. En el exterior el dólar subió 2,1% en Brasil, trepó 1,6% en México y 0,3% contra el euro, no cambió contra la libra y bajó 0,4% en Chile y retrocedió 0,8% contra el yen. Así, en la relación del peso argentino contra otras monedas, la libra esterlina saltó ayer 5,64 pesos hasta $72,63, el euro subió $ 5,01 hasta $ 67,09 y el real subió 87 centavos hasta $ 14,89.

 

Para intentar aplacar la corrida, el presidente Macri anunció de una batería de medidas. Hubo cambios en ganancias, exenciones de impuestos, suba del salario mínimo, plan de pagos a diez años para pymes, becas y congelamiento de naftas (que luego fue revisada). La reacción frente a estos anuncios fue de aprobación entre los empresarios, aunque los economistas dijeron que tendrán un impacto moderado.

 

Además de entregar un mensaje con otro tono, el Presidente también llamó al ganador de las PASO, Alberto Fernández, quien en un momento se negó a dialogar (situación que aceleró la caída del mercado), pero luego terminó aceptando el acercamiento, y se empezó a sentir en los negocios la posibilidad de que se encamine algún tipo de solución.

 

Pero, sea cual sea la salida, los inversores esperan dos cosas: primero, que se celebre la primera vuelta y que se ratifique, o no, que Alberto Fernández será el nuevo Presidente. Y segundo y principal, que Alberto nombre a su equipo y plantee cual es su idea para enfrentar este difícil momento de Argentina.

 

Y, por si fuera poco, todo esto llegó con un día también muy complicado en el mundo. Hubo malos datos económicos de las economías de Alemania, China y Estados Unidos. Eso generó un mayor temor de recesión global. El presidente Trump aceleró sus críticas contra la Reserva Federal, diciendo que ahora es “muy tarde” para cualquier acción. Y con eso, hubo una rueda también preocupante en la Bolsa de Nueva York.

 

Se anotaron caídas del 2,9% al 3,1% para los índices Wall Street, al tiempo que también hubo una fuerte baja del 2,9% en la Bolsa de San Pablo y un descenso del 2,1% en la de México.

 

El desconcierto es tan grande que los inversores compran bonos de EE.UU., por lo que la tasa a 10 años de esos papeles bajó al 1,58% anual. Y, en consecuencia, hubo una dura caída para los bonos de India y de Hong Kong, con debilidad en los de Brasil.

 

Obviamente, los bonos argentinos estuvieron en la picota. con gran volumen, hubo otro día con bajas para los títulos públicos argentinos, pero más moderadas que las del lunes y el martes. El 88% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24 56%, TC20X 23% y AO20 9%. Hubo subas para los bonos PUO19, BPMD, CO26 y PBA25 y caídas para los bonos TC20Y, AA25C, TVPAD, TC21Z, DICP, TC20Z, DIA0D, CUAP, PR13, DICAC y TJ20. Estos descensos llevaron al riesgo país hasta 1.946 puntos, regresando a los niveles de la apertura de 2009, cuando Cristina Kirchner era Presidenta.

 

Con ese escenario, las acciones argentinas tuvieron una baja moderada en pesos, aunque algo más fuerte en dólares, pero mucho más atenuada que en las ruedas previas. Con $ 1.769 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,4%. El 80% de lo negociado se concretó en diez papeles: G.F. Galicia reunió el 23% de los negocios totales, YPF tuvo el 12% y BYMA el 11%.

 

Con esa estructura, hubo un salto del 13% para Mirgor y alzas del 2% al 8% para Casado, Gas Natural, Longvie, Indupa, Rigolleau y TGS. Mientras que se anotó una dura caída del 6% al 15% para TGS, Transener, Edenor, Cuyana, Celulosa, Comercial del Plata, Ternium, Quickfood, Loma Negra, Tglt, Introductora, San Miguel, Carboclor y Camuzzi.

 

Por supuesto, todas los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron para abajo, con caídas del 1% al 13% para Irsa P, Edenor, YPF, Telecom, Ternium, Pampa E, Tenaris, Globant, Cresud, Galicia, Macro, TGS e Irsa I.

 

Finalmente, la inestabilidad global castigó duramente a las commodities. Muy inestable, el petróleo cayó 3,5%, hasta US$ 55,10 por barril. Los metales preciosos estuvieron firmes: la onza de plata saltó 1,4% y el oro mejoró 0,8%. Los metales básicos actuaron mixtos: el níquel subió 0,8%, el aluminio cedió 0,1% y el cobre bajó 1,3%. En Chicago los precios también estuvieron mixtos: el trigo subió 0,6%, la soja no cambió y el maíz bajó 1,6%. En Rosario hubo valores extraños, con bajas para trigo y maíz, pero una fuerte suba para la soja. Y hubo un gran desconcierto en las inversiones alternativas: el Bitcoin bajó 7,1%, con caídas de hasta el 10% para el resto de las criptomonedas.