Caos con las apps de delivery: cruces del juez con Larreta y repartidores camuflados

6 de agosto, 2019

Glovo - Carrefour

Mientras el juez Roberto Gallardo avanza con todo contra la serie de irregularidades de las apps de delivery en la Ciudad de Buenos Aires, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, criticó el fallo del juez y dijo que Gallardo “hace cualquier cosa”.

 

En su último dictamen, Gallardo les ordenó a las empresas de delivery Glovo, PedidosYa y Rappi que cesaran su actividad hasta tanto no cumplieran con una serie de requisitos legales y de funcionamiento solicitadas en una resolución anterior.

 

Y ayer le exigió al gobierno porteño que “clausure toda plataforma virtual informática que actúe en el ámbito de la Ciudad” vinculada al ámbito de la “mensajería y/o reparto de sustancias alimenticias a domicilio, que no se encuentre registrada”, informó el sitio iJudicial.

 

“La verdad que el juez Gallardo hace cualquier cosa. Además siempre después los fallos se los apelamos y le ganamos. Son fallos más políticos que otra cosa”, desafió Larreta en una entrevista con el programa Cada Mañana, por Radio Mitre.

 

“Es un sistema nuevo. Son empresas que están legalmente constituidas y que pagan sus impuestos. Son empresas legales, donde aparece con la tecnología una nueva modalidad de servicio que mucha gente usa y además está dando mucho trabajo, genera muchos puestos de trabajo. Entonces, una cosa es que trabajemos para ver cómo se regula y otra cosa es prohibirlo”, enfatizó el jefe de Gobierno.

 

“El alega que hubo un accidente. Por supuesto que tenemos que cuidar bien el tema de la seguridad, el tema de que se respeten las normas, todo eso está perfecto y además hay una mesa en la que estábamos trabajando en la regulación de estos nuevos servicios. Ahora de ahí a de un día para el otro prohibirlos y dejar en la calle un tendal de gente que hoy está trabajando, justamente con la necesidad de trabajo que hay, la verdad que yo no lo veo. Justamente por eso, estamos apelando el fallo. Si mucha gente usa el servicio es porque es valioso. La verdad que no lo veo y es un fallo más de los tantos a los que Gallardo nos tiene acostumbrados”, cerró Larreta.

 

Horas después, fue el propio juez Gallardo quien hizo un video de seis minutos y lo publicó en el sitio del Poder Judicial. Allí el magistrado Contencioso, Administrativo y Tributario N° 2 porteño volvió a criticar la “precarización” laboral, dijo que existían “cosas desagradables” y se preguntó “quién va a ser el responsable” en caso de accidentes.

 

“Es útil preguntarse quién va a ser el responsable de los próximos hechos luctuosos. En las condiciones en que están, van a pasar muchas cosas desagradables y va a haber muchas víctimas de este trabajo precarizado”, dijo Gallardo, sin mencionar a Larreta pero apuntando a sus declaraciones realizadas por la mañana.

 

“Deberíamos pensar también qué significa esto de permitir, bajo el pretexto de generar empleo, la precarización. Porque con el mismo argumento podríamos no poder clausurar una obra en construcción cuyos obreros no usan casco. Pero si el edificio se derrumba, entonces la pregunta es cómo no clausuramos”, agregó.

 

“Las empresas no quieren acatar la ley. No es empleo, genera ocupación, genera un ingreso, pero es bajo una relación abusiva e ilegal. Un taller clandestino textil también genera un ingreso, le pagan a la gente pero con ese criterio yo diría: ‘No se puede clausurar un taller clandestino’”, remató.

 

A través de un comunicado las empresas de mensajería y delivery anunciaron que apelarán el fallo. Rappi, Glovo y Pedidos Ya señalaron que apelarán la medida judicial en conjunto.

 

“La empresa espera poder seguir operativa y que se respete el derecho al trabajo para continuar invirtiendo y generando un impacto positivo en los miles de repartidores y comercios que se benefician a través de la plataforma”, aseguraron desde Glovo a Télam, y agregaron que “más de 7000 repartidores generan ingresos a través de la aplicación”.

 

Mientras tanto, denuncian que los repartidores de las apps están saliendo igual “camuflados” y trabajan “de manera clandestina”, sin las mochilas ni la vestimenta distintivas de las plataformas para no ser detenidos por los controles de la Policía de la Ciudad que exige el decomiso de los productos que transportan.

 

Julio Olivero, trabajador de Rappi y miembro fundador de App Sindical, una asociación gremial creada por los trabajadores de plataformas, confirmó que se está “trabajando de manera clandestina por temor a la persecución policial y al fallo que ordena que les decomisen la mercadería”.