Frigerio busca ordenar la interna tucumana

8 de febrero, 2019

Frigerio busca ordenar la interna tucumana

 

La multiplicidad de precandidatos sin que uno sobresalga y las primarias enmarañadas es algo que la Casa Rosada intenta evitar para su estrategia electoral. Las lógicas locales, sin embargo, conspiran contra esa chance. Tucumán es uno de esos casos en donde la premisa se aleja de los hechos. Cambiemos tiene ahí, por lo menos, cinco dirigentes con aspiraciones. Y el riesgo de que la dinámica política genere enfrentamientos mayores. Ayer, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, visitó la provincia, estuvo con los postulantes en cuestión y trazó algunas pautas para ordenar la interna.

 

En conferencia de prensa, Frigerio presentó esa multiplicidad como una virtud. “En Tucumán tenemos una ventaja, un lujo que no se puede dar ningún otro espacio político: varios dirigentes de peso, con volumen político como para aspirar a liderar el cambio en la provincia”, sostuvo. Y se encargó de mencionarlos, a su turno, con sus nombres de pila, para que ninguno se sintiese relegado. También hubo foto compartida en una de las actividades. “Cuando se defina el cronograma electoral”, respondió cuando se le preguntó sobre los tiempos de las definiciones. Por cierto, el gobernador Juan Manzur todavía no determinó la fecha del calendario a la espera de los movimientos en su propia interna con su antecesor, José Alperovich. Pero se da por descontado que las elecciones serán desdobladas.

 

El diputado nacional radical José Cano y el peronista Domingo Amaya, subsecretario de Interior de la Nación fueron los candidatos de Cambiemos (Acuerdo por el Bicentenario fue el sello) en las últimas elecciones, con una derrota que no estuvo ajena a las controversias. En las elecciones de medio término, Cano volvió a encabezar la lista del frente pero con peor suerte. Y este año, el binomio vuelve a mostrar sus pretenciones, resistidas desde distintos frentes. La irrupción del economista Alfonso PratGay, exministro de la Nación, en tanto, agregó otros condimentos. Desde fines de año viene caminando la provincia de la que es originaria su familia y ya tejió alianzas con algunos intendentes y dirigentes, pero sin lograr el liderazgo necesario. Espera un guiño de la Rosada, que todavía no llega, mientras miran encuestas. El intendente de la ciudad capital Germán Alfaro, también peronista, y la radical Silvia Elías de Pérez, completan el listado. Alfaro sugirió que daría un paso al costado, el resto sigue firme en sus pretenciones.

 

Tucumán no tiene primarias ordenadoras, por lo que las encuestas, los acuerdos políticos (hoy difíciles de alcanzar) o una interna abierta, en último caso, en su reemplazo. Ayer Frigerio hizo el primer intento para explorar la búsqueda de consensos, mientras los locales lo esperaban con un acuerdo de diez partidos parareemplazar al fenecido Acuerdo por el Bicentenario de 2015. Además del PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica, suscribieron el Partido Socialista, Nueva Fuerza y el Partido para la Justicia Social.