El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 17°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 17°C

Si gana Cristina, el gradualismo se quedará sin oxígeno

El resultado electoral en la provincia de Buenos Aires determinará cuales son los márgenes del gradualismo oficial en 2018-2019

28-06-2017
Compartir

Por Alejandro Radonjic

El gradualismo es posible porque los mercados financieros internaciones lo financian. Cuando el mercado se da vuelta, se acaba el gradualismo y hay que ajustar rápido. Con shock y sin anestesia.

El mercado se pude dar vuelta si una candidata competitiva tuitea (“Entendemos oportuno producir un manifiesto donde instituciones académicas y otras de la sociedad civil (?) notifiquen fehacientemente a bancos transnacionales que promocionan estos bonos de deuda, la insostenibilidad económica de su pago a futuro (?) Y la ilegalidad de su emisión al presente. Así estos bancos no podrán alegar mañana el desconocimiento del riesgo moral (?) Algo que será importante para defender los intereses de nuestro país al momento que esta deuda no pueda pagarse y haya que reestructurarla”) y luego gana.

Si se impone Cristina en octubre, los mercados empezarán a dudar y varios empezarán a darse vuelta. Según un informe de JP Morgan, publicado hace pocos días, el riesgo país saltará a 650 puntos básicos si Unidad Ciudadana doblega a Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Es decir, subiría más de 200 puntos con respecto a los registros actuales. Es claro: los mercados temen un regreso hacia el pasado.

“Si gana Cristina, se encarecerá el crédito”, dice Hernán Hirsch desde FyE Consult. Por eso, Luis Caputo, cuyo timing es uno de sus atributos más valorados en el mercado, prácticamente cerró su Programa Financiero 2017 en el primer semestre. “Pero hay que ver qué pasa a partir de ahora. Generó caja para un periodo en el que no se necesitaba tanto. Y ahora hay que ver cómo se financia con una eventual Cristina ganadora”, agrega Hirsch en diálogo con El Economista.

Las miradas estarán en la madre de todas las batallas: la provincia de Buenos Aires. “Se nacionalizará; marcará quienes serán los principales protagonistas de cara a las próximas elecciones de 2019 y determinará el espacio y poder político que tendrá la actual administración para mantener la política de gradualismo fiscal vigente (es decir, si habrá crédito o no)”, agregó Hirsch en un informe distribuido ayer entre clientes.

Una amenaza real

Ciertamente, el mercado cree que Cristina sigue siendo competitiva. El acto en Sarandí, que convocó a unas 100.000 personas, fue una muestra. Y, reconocen por lo bajo, ven cierta flexibilidad para “no poner a los impresentables de siempre en las listas” y adaptarse con su nueva criatura: Unidad Ciudadana. “Las encuestas más recientes muestran que, en la foto, Cristina cuenta con una intención de voto de 30/35%, Esteban Bullrich 26/28%, Sergio Massa 16/28% y Florencio Randazzo 5/7% (mínimos y máximos dependiendo del encuestador)”, agrega Hirsch. “El riesgo político está en alza”, dice.

El dato “positivo”, confían en el mercado, es que la imagen negativa de Cristina sigue siendo muy alta y que la falta de autocrítica, además, le impedirá ir más allá del núcleo duro. “Lo primero que declaró la candidata a diputada es que todos los temas de corrupción son un invento de los medios, ¿cuál es el cambio de discurso? Duró medio minuto”, decía ayer el analista político Hugo Haime ante El Economista sobre los exabruptos de Fernanda Vallejos.  “Además, hay que ver cuánto adhiere el discurso del ajuste porque la economía va a llegar mejor a octubre”, confiaba un trader de un fondo importante de la city. “Y los kirchneristas están lejos de ser unos magos de la economía”, completaba.

Especulaciones electorales a un margen, todo parece indicar que una victoria de Cristina sería un duro golpe para el gradualismo fiscal. Y para las reformas que planea hacer Cambiemos en 2018-2019. “Se va a trabar todo”, dice Hirsch. Con un dólar hacia arriba y con la necesidad de seguir ajustando tarifas, la desinflación tampoco tiene los mejores pronósticos. El Gobierno, parece, tiene dos opciones: ganar o?ganar.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés