El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

La CTA planea paro conjunto con la CGT en marzo

07-02-2017
Compartir

A río revuelto, ganancia de pescadores. Esto es lo que está sucediendo en la pelea que enfrenta a los gremios con el Gobierno por la discusión salarial. El “techo” del 18% en la paritaria docente está acercando a dos centrales gremiales que venían distanciadas en el último tiempo: la CGT y la CTA. Después de que los popes de la CGT dieran el portazo de la Mesa del Diálogo con el Gobierno y los empresarios, y llamaran a evaluar un paro para marzo, la CTA (distanciada por su afinidad al kirchnerismo) avalará una postura similar e incluso más fuerte contra el oficialismo este jueves.

El titular de la CTA, Hugo Yasky, señaló que en el plenario que se llevará a cabo el jueves se decidirá “acompañar” la medida de la CGT del paro nacional “con movilización” en contra de las políticas económicas del Gobierno. “Sería lo ideal realizar un paro en conjunto”, advirtió Yasky. “En este paro, en caso de que las CGT mantengan su convocatoria en pie, por supuesto que pueden coincidir con nosotros”, sostuvo el líder de la CTA.

Para el 7 de marzo, en tanto, la central obrera se sumará a los gremios industriales de la CGT a la marcha “contra los despidos”. “También vamos a estar rodeando, en solidaridad, el conflicto que tienen los docentes y la negación de la paritaria nacional por parte del Gobierno. Habrá una gran convergencia de lucha. Y si la unidad no se da, las dos CTA estamos dispuestos a llevar adelante un plan de acción convocando a todos aquellos que se quieran sumar”, completó Yasky.

La puja numérica entre lo que quieren unos y lo que dicen que avalarán los otros no es menor. El gremio de docentes pedirá una suba salarial del 35% cuando desde los gobernadores (con la provincia de Buenos Aires a la cabeza) se plantaron en 18%.

En el mundo gremial, a esta altura, ya no saben si será posible una solución intermedia. “Uno pensaría que el 18% es un piso y no un techo como dice el Gobierno. Pero estamos muy lejos en los números”, admiten.

En la CTA, por caso, calculan que el promedio de las paritarias este año, tomando en cuenta que muchos de los bonos de fin de año no se pagaron, y que por ende la recomposición salarial nunca llegó, debería estar en torno al 30%.

Este número pone en peligro no sólo la pauta salarial del Gobierno, sino que sería incongruente con una inflación del 17% (como quiere el BCRA). “Ellos quieren el ajuste del salario. Es de la única manera que llegarán a esa meta de inflación”, decía Yasky ayer, envalentonado por lo que sería la unión de las dos centrales obreras en un paro nacional.

“No tiene que haber diálogo, el Gobierno tiene que dar una respuesta concreta. El diálogo no sirve si no se cumple. Tienen que sacar un DNU reincorporando despedidos y otro para que se den los $2.000 del bono”, remarcó Carlos Acuña, integrante del triunvirato de la CGT.

“Se firmó un acuerdo antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean”, opinó Acuña en declaraciones radiales.

La sensación que dejan los hombres fuertes de las centrales obreras es que si la unión no se da ahora, no se dará más. En ambas centrales creen que la presión de los sindicatos este año electoral debería hacer más sencillo el planteo salarial. “A esta altura no sé si al Gobierno le interesa ganar las elecciones. Porque enfrentarse con los trabajadores no sería lo más inteligente si quieren ganar”, decía Yasky.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés