El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C

G-20 y Mercosur, entre los objetivos cercanos de Macri

19-06-2019
Compartir

Al presidente Mauricio Macri le quedan un puñado de desafíos en política internacional antes de zambullirse de lleno en la campaña electoral en la que buscará apuntalar su búsqueda de reelección. El más cercano en el tiempo es la Cumbre del G-20 de Osaka, Japón, en la que intentará mostrarse como referencia organizativa tras la última edición en Buenos Aires y aportar para el multilateralismo. Poco tiempo después, llegará la reunión de los países del Mercosur, en Santa Fe, en la que el objetivo presidencial será flexibilizar el bloque, un objetivo compartido, por ejemplo, con el brasileño Jair Bolsonaro, quien tomará la Presidencia Pro Tempore.

La cumbre del G-20 en Osaka, Japón, que se realizará el 28 y el 29 de junio, es el objetivo más próximo de Macri en cuento a política internacional. Según adelantó el canciller, Jorge Faurie, tras la cumbre que se hizo el año pasado, la Argentina está “validada” entre “los principales actores a nivel global”.

“La cumbre del G-20 nos pone en la mesa de negociaciones con los principales actores a nivel global. Aparecemos validados por la anterior cumbre”, consideró Faurie en declaraciones a la prensa formuladas ayer.

Para el canciller, tras la cumbre del G-20 en Buenos Aires, el país se “convirtió en referencia” para la organización. En ese sentido, destacó la colaboración con Japón para la nueva edición y la ayuda japonesa para realizar el encuentro en nuestro país, el 30 de noviembre y 1º de diciembre del año pasado. El objetivo central de Argentina para la cumbre en Japón es aportar al consenso “para construir multilateralismo”, señaló Faurie, que se mostró a favor de impulsar que el evento que reúne a las potencias del mundo regrese a América del Sur “en los próximos cinco años”.

Según Faurie, un tema que Tendrá abordaje en la reunión de Osaka será el de la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que debe der “rediscutida”, algo que, a su criterio, “quedó patente en la cumbre de Buenos Aires”.

Mercosur

La reforma del Mercosur fue uno de los puntos salientes de las conversaciones que mantuvieron los presidentes Macri y Bolsonaro, durante la reciente visita del mandatario brasileño a Argentina. Los cambios en el Mercosur tienen un lugar importante para el Gobierno ante la proximidad de la cumbre del bloque regional que se desarrollará en Santa Fe entre el 13 y el 17 de julio. Entre esas modificaciones, flexibilizar el arancel externo común es un punto central en el que el Gobierno posará su interés.

En el Gobierno consideran que “el arancel externo común es un corset muy fuerte” porque “implica un nivel de protección muy alto”, según pudo saber El Economista. Los insumos industriales son el primer objetivo en este sentido.

“Hay estructuras de cada uno de los países que se tienen que ordenar. Para algunos productos, existen cuatro disposiciones internas, cuando hay normativa internacional”, señalaron en el Gobierno a este diario.

Simplificar el bloque regional y hacerlo más competitivo es el objetivo macrista, además de mostrar algún grado de avance en el acuerdo con la Unión Europea (UE). Si bien la intención gubernamental es avanzar lo más rápido que se pueda en ese entendimiento, se trata de un proceso muy largo que tiene muchas instancias de revisión que superar sobre todo en Europa. En el Gobierno prefieren no arriesgar plazos y subrayan que “hay prácticamente dos años entre el momento en que se decide el acuerdo y su aplicación”.

El respaldo de Brasil al entendimiento UE-Mercosur es un dato que valoran en la administración Macri, en la que consideran que “se ha avanzado muchísimo” para acercarse al acuerdo. El Presidente, cuando recibió a Bolsonaro, arriesgó que ese entendimiento entre los bloques comerciales podría anunciarse “en unas semanas”, pero la UE bajó luego las expectativas.

Venezuela

La crisis de Venezuela estará presente en la Cumbre del G-20 en Japón. Será un tema que abordarán los países latinoamericanos que apoyan al presidente encargado, Juan Guaidó, y que piden la salida del poder de Nicolás Maduro.

Según pudo saber El Economista, en Osaka habrá un pronunciamiento sobre Venezuela que estará a cargo de los países que integran el Grupo de Lima, con el respaldo de otros países que tienen la misma posición sobre la crisis venezolana.

Los integrantes del Grupo de Lima (espacio al que probablemente se sume en un futuro cercano El Salvador) guardan muy pocas esperanzas en instancias de diálogo como la que se desarrolla en Oslo, Noruega, entre representantes del oficialismo y la oposición de Venezuela.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés