El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 22°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 22°C

Elevó el tono: la CGT rechazó el borrador de reforma laboral

El triunvirato dijo que su límite son los cambios en la LCT y que sólo negociará sobre los puntos originales de la propuesta. Ahora esperan una respuesta de Trabajo

09-11-2017
Compartir

La CGT oficializó hoy su rechazo a la propuesta oficial de reforma laboral tal como está planteada y remarcó que “la linea roja de la reforma es la modificación de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT)”. En conferencia de prensa, tras la reunión de más de tres horas del Consejo Directivo en la que discutieron qué actitud tomar frente al borrador de proyecto de ley elaborado por el Gobierno, los triunviros adelantaron que sólo continuarán la negociación sobre tres puntos: blanqueo laboral, prácticas formativas (las renovadas pasantías) y Agencia de evaluación de tecnologías de salud. Además, denunciaron que “las modificaciones a la fórmula de movilidad jubilatoria por inflación futura generarían un ahorro que el Gobierno procurará utilizar para compensar los cambios en el Fondo del Conurbano” que intenta consensuar con los gobernadores.

El titular de Sanidad, Héctor Daer, afirmó que las negociaciones con Trabajo sólo habían comprendido esos tres aspectos pero que “los abogados de la central descubrieron después que el Ejecutivo incluyó en su proyecto una reformulación a la LCT”. Así, planteó que “la CGT no aceptará cambios respecto de la filosofía del trabajo; la política de 'deslaborización'; el banco de horas por un año, que impedirá el pago de las extras; el cálculo de las indemnizaciones; y las pasantías”, y advirtió que de no haber un acuerdo con el Ministerio evaluarán "las posibles medidas sindicales" a adoptar.

Los triunviros adelantaron que sólo continuarán la negociación sobre tres puntos: blanqueo laboral, prácticas formativas (las renovadas pasantías) y Agencia de evaluación de tecnologías de salud

Tira y afloje

Sin embargo, el tono más elevado en el discurso cegetista de los últimos días no significa un cambio de estrategia; se trata de tensiones propias de la negociación. Daer confirmó que la central ya le entregó al Gobierno sus observaciones respecto de aquellos tres temas con los que se iniciaron las conversaciones y que ahora aguarda una respuesta del Ejecutivo. También admitió que ya comenzó el diálogo con los bloques parlamentarios porque "el proyecto debe ser modificado" para alcanzar consensos.

Fuentes cercanas al triunvirato le aseguraron a El Economista que en Azopardo al 800 confían en que se llegará a un acuerdo con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. La idea de los sindicalistas se resume así: “Hay un porcentaje de puntos que apoyamos, otros que vamos a negociar y algunos que se rechazamos de plano” y la cartera laboral incluyó en el borrador items que sabe que vamos rechazar porque es su táctica para pulsear.

Reforma previsional

Por otra parte, los dirigentes repudiaron la modificación de la fórmula de la movilidad jubilatoria para que pase a ajustarse por inflación, que impulsa el presidente Mauricio Macri, y advirtieron que el dinero ahorrado con esa reforma irá a cubrir la pérdida de ingresos que se generaría por el nuevo acuerdo del Fondo del Conurbano.

Juan Carlos Schmid, triunviro y líder de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, argumentó que “el congelamiento consiguiente de las jubilaciones repararía el agujero existente en ese área. El Ejecutivo lanzó tres vectores, es decir, las reformas tributaria, laboral y previsional, pero están entrelazadas”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés