El Economista - 70 años
Versión digital

vie 19 Abr

BUE 17°C
Con reducción de subsidios

El acuerdo con el FMI ya ingresó en la recta final

Cerca del ministro de Economía, Martín Guzmán, daban por cerrado un entendimiento con Washington. La prueba de fuego será el Congreso.

Asamblea Legislativa
Asamblea Legislativa -
Agustín Maza 01 marzo de 2022

Las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) están a punto de concluir, tal como confiaron desde el Ministerio de Economía ante El Economista. Al cierre de esta edición, faltaban detalles “formales” para tener el texto cerrado que luego será presentado al Congreso.

De todas formas, se oficializó que sí hubo un avance en la principal traba que hubo en las últimas semanas: el esquema de aumentos de tarifas energéticas, tal como adelantó El Economista

Finalmente, habrá un esquema de segmentación mayor al previsto originalmente en un contexto de suba de los precios internacionales de la energía y, en particular del Gas Natural Licuado que nuestro país importa para abastecer la demanda doméstica.

¿Recta final?

El presidente Alberto Fernández destacó ayer en su discurso de apertura de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa que "aún hoy seguimos negociando aspectos vinculados a la formalización de ese acuerdo que confío concluir a la brevedad”. 

“En el contexto mundial que vivimos y teniendo en cuenta la magnitud de los compromisos que asumió Argentina y que buscamos modificar, defender los derechos de nuestro pueblo demanda mucho más que cinco minutos", sostuvo el Presidente.

Fernández, además, remarcó el "entendimiento inusual" que significó "un acuerdo sin políticas de ajuste y con incremento del gasto real en todos los años del programa".

"Esto nos pone en un camino transitable para nuestro país con mayor previsibilidad, certezas y visión de futuro", remarcó, al tiempo que resaltó que "no restringe los derechos de nuestros jubilados y jubiladas que recuperamos en el año 2020". "Quiero ser muy claro ante esta Asamblea Legislativa: no habrá una reforma previsional", subrayó.

En ese sentido, indicó que "la edad jubilatoria no será alterada" y que "si por el motivo que fuere una persona deseara continuar trabajando después de cumplir la edad que establece la ley, nadie, en principio, debería obligarla a retirarse".

También fue enfático al advertir que "no habrá una reforma laboral". 

"Los derechos de los que trabajan no pueden ser alterados en su perjuicio. La justicia social jamás puede ser objeto de una negociación. El futuro de los argentinos y argentinas que trabajan lo hemos defendido y lo vamos a defender de manera inclaudicable", destacó.

Cerca del ministro de Economía, Martín Guzmán, explicaban ayer que aún faltaba un trabajo de edición y traducción del Memorándum Técnico de Entendimiento entre nuestro país y el organismo. Ese documento luego deberá ser ingresado a la Cámara de Diputados para su aprobación, posterior tratamiento en el Senado, y aprobación, tal como lo indica la Ley de Sostenibilidad de la Deuda Pública.

Sin embargo, desde la Casa Rosada no daban por cerrado el acuerdo al cierre de esta edición. Actualmente, la principal incertidumbre viene por el lado de la invasión rusa a Ucrania y su posible impacto global. Argentina, por sus debilidades estructurales, se verá resentida por diferentes frentes en el caso de que el conflicto continúe o, peor, escale.

Tarifas 

Finalmente, Washington aceptó la propuesta del Gobierno de llevar a cabo la reducción de subsidios de forma gradual y sostenida, pero con mayor profundidad de la prevista originalmente por la suba de los costos de la energía. Los subsidios a las tarifas de energía alcanzaron en 2021 los US$ 11.000 millones, es decir, 2,3% del PIB, casi todo el déficit fiscal al que se comprometió llegar nuestro país en 2022 (2,5%).

La oferta original desde Argentina era un aumento generalizado en las tarifas del 20% y un aumento al 10% “más rico” de la población, que implique un reflejo total del costo de la energía en las facturas. En ese marco, el organismo pedía un incremento en las tarifas del 60% sumado a la segmentación. 

Finalmente, el Ministerio de Economía y el FMI llegaron a un consenso que ayer fue ratificado por el Presidente en su discurso ante la Asamblea Legislativa. En primer lugar, habrá una quita de subsidios para el 10% con mayores ingresos que pasarán a pagar el total de la factura. 

Por otro lado, las tarifas de los sectores de menores ingresos aumentarán durante el corriente año sólo 40% de lo que lo hagan los salarios medidos por el índice de variación salarial, mientras que habrá subas del 80% de ese indicador para los demás hogares.

Esta propuesta va en línea con la Ley de Emergencia Tarifaria que vetó Mauricio Macri en 2018, cuando la intención de la oposición en aquel momento era que las tarifas fueran por detrás de los salarios luego de los "tarifazos" de 2016 y 2017.

En los últimos días, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) autorizó una adecuación tarifaria para 2022 que tendrá un impacto en las Personas Usuarias del Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) de 22% promedio.

Por su parte, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) aprobó los cuadros tarifarios de transición para las nueve distribuidoras y las dos transportadoras con 20% de incremento para usuarios residenciales y 15% para pymes.

Asimismo, trascendió que el Gobierno pondría en marcha la segmentación de tarifas, que en una etapa inicial alcanzaría a alrededor de 500.000 usuarios con viviendas ubicadas en zonas de alto valor fiscal de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

"El programa de segmentación irá avanzando sobre el universo de usuarios que están en condiciones de afrontar el pago pleno de la energía, quitando el subsidio que existe en la actualidad", ratificaron fuentes oficiales, quienes recordaron que "el 60% de la tarifa en el Amba está hoy subsidiada".

Se espera que el proyecto sea aprobado en el Congreso, pero dos señales de ayer generaron algunas dudas: los diputados del Pro se levantaron en medio de la sesión y Máximo Kirchner prefirió quedarse en Santa Cruz.

***

Ampliación del “swap” con China

El presidente Alberto Fernández anunció ayer que la República Popular China accedió al pedido del Gobierno argentino de ampliación del "swap" de monedas, con el objetivo de fortalecer la estabilidad cambiaria. "Puedo anunciarles hoy que ayer he recibido la confirmación del Gobierno chino de que han accedido a nuestro pedido de ampliación y uso del swap en función de lo expresado en la declaración conjunta que firmáramos en mi visita oficial" a Beijing, dijo el jefe del Estado. Actualmente el intercambio de monedas entre el BCRA y el Banco de la República Popular de China es de 150.000 millones de yuanes, equivalentes a unos US$ 18.700 millones. Una vez que se efectivice la ampliación, el monto total sumará US$ 21.700 millones. Si bien el swap con China no tiene costo mientras se encuentre inactivo, queda contabilizado dentro de las reservas internacionales y está disponible para ser utilizado inmediatamente ante una crisis cambiaria. Cuando eventualmente se utiliza, el swap está pactado de acuerdo con la tasa interbancaria de Shanghai, la Shibor, que actualmente roza el 6% anual. “Uno de los propósitos de la negociación es remover todos los obstáculos burocráticos que hoy dificultan al sector privado a facturar y cobrar en sus monedas de origen”, afirmó el BCRA. La idea es que un importe equivalente a la mitad del déficit comercial con China (US$ 7.000 millones) se canalice por esos instrumentos sin pasar por dólares. “Esta negociación no está atada a las del FMI ni tiene plazos perentorios para concretarse, aunque siempre cuanto antes mejor”, concluyeron desde la autoridad monetaria. El jefe de Estado dijo ayer que “China siempre nos ha apoyado en los momentos difíciles”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés