El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C

“Necesitamos bajar costos y mejorar la competitividad”

07-03-2017
Compartir

Entrevista a Carlos Iannizzotto, Presidente de Coninagro

El sector agropecuario es mucho que producción de soja y cereales, o carne vacuna. En los últimos meses la sociedad argentina se acostumbró nuevamente al boom del campo y la cosecha récord por la quita de retenciones y la devaluación. Pero hay también otra producción agropecuaria, basada en economías regionales y el trabajo de productores cooperativos. Son aquellos para los que el impacto de los costos logísticos, laborales e impositivos, define los límites de la rentabilidad. Sobre éstos y otros temas El Economista conversó con Carlos Iannizzotto, titular de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro).

¿Cómo ve hoy al agro?

Estamos de acuerdo con las políticas gradualistas adoptadas y esperamos que en 2017 se profundicen pero hay un tema de costos. Los costos laborales, impositivos, financieros, el costo logístico, son problemáticas estructurales de la Argentina.

¿El sector cooperativo también se benefició de medidas como la devaluación o la quita de retenciones?

Las cooperativas han tenido diferentes reacciones frente a eso. Fueron medidas muy positivas, sobre todo en la zona núcleo y donde ha habido eficiencia, pero en las economías regionales, que son economías mucho más intensivas, no ha habido un impacto de igual magnitud.

Actividades como la vitivinícola incluso tienen menos actividad que antes. Por ejemplo, el tema vitivinícola se reproduce en muchas economías.

No creo que la lechería esté exenta de este diagnóstico, tampoco las peras y manzanas, también lo vemos en la yerba, en todas las economías regionales. Cuando hay problemas con el sector externo se pone toda la fuerza exclusivamente en el mercado interno, donde hay problemas de costos, e inmediatamente surgen los sobrestocks, y pueden subsistir aquellos que tienen una cadena de integración, los que tienen aguante. El pequeño y mediano productor queda excluido.

Con estas tasas de interés y estos costos va a ser difícil, tenemos que mejorar eso para poder darle una alternativa a nuestras economías, a las pequeñas y medianas producciones, porque si no la concentración cada vez va a ser mayor. Tenemos que trabajar en los reintegros, que fue el planteo que se le hizo al ministro (de Agricultura) en Mendoza durante la Vendimia. Lo dado es una muy buena política pero no alcanza. El ministro se ha comprometido a revisar eso y también el tema arancelario.

O sea que ahora se apunta a mejorar la competitividad.

Sí, de dos formas. Tranqueras adentro porque estamos convencidos que las cooperativas tenemos que ver cómo mejoramos nuestra eficiencia. Por otro lado, si bien hay atraso cambiario, hay que terminar con las devaluaciones y estas cosas macro tan impactantes que desestabilizan todo. Debemos ir corrigiendo el tema de aranceles y los reintegros, que son otra manera de revitalizar los mercados externos.

O sea que el tipo de cambio actual no les permite exportar.

Claramente, no. Con este tipo de cambio hoy estamos descalzados para poder competir. El facilismo sería una devaluación pero no la compartimos. Ojalá que en 2017 se puedan ver pequeños adelantos, corrigiendo el déficit fiscal, bajando la tasa de interés, etc.

¿Cómo juega en esto la falta de acceso a financiamiento?

Tuvimos una reunión con el presidente del Banco Nación, para ir segmentando a aquellas economías e inversiones que rápidamente van a tener crecimiento. Hay que empezar a alentar a ciertos sectores con créditos a 10 años y una tasa de interés que promueva la inversión.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés