El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 14°C
Lecturas

Puesto al espejo de la Argentina de Javier Milei, el Uruguay va a una elección con poca oferta liberal

Algunos uruguayos están mirando el proceso político en la Argentina presidida por el libertario Javier Milei con cierta envidia.

El Gobierno de centroderecha encabezado por Lacalle Pou, cuya agenda pro mercado avanzó con dificultad, está entrando en el tramo final.
El Gobierno de centroderecha encabezado por Lacalle Pou, cuya agenda pro mercado avanzó con dificultad, está entrando en el tramo final.
Ismael Grau 04 febrero de 2024

Algunos uruguayos están mirando el proceso político en la Argentina presidida por el libertario Javier Milei con cierta envidia. En su país, el Gobierno de centroderecha encabezado por el presidente Luis Lacalle Pou, cuya agenda pro mercado avanzó con dificultad, está entrando en el tramo final, mientras la oferta liberal de cara a las elecciones generales de este año se perfila como exigua.

Cargado de decepción, un reciente análisis puso en espejo la actual etapa política de ambos vecinos rioplatenses. 

"Si la mera existencia de Milei al frente de la Casa Rosada genera tempestades en el planeta, por revulsivo, por loco, por arriesgado, por auténtico, por fanático o por lo que sea, que hasta logra una movilización en su contra en Uruguay, ¿cómo no pensar que su cruzada libertaria va a influir en la campaña electoral de 2024? Es de miope creer que no habrá un impacto en el electorado. También evidencia la ausencia del discurso liberal en Uruguay hoy", reflexionó Daniel Supervielle, analista y director de comunicación estratégica y política del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) en una reciente columna publicada en el portal El Observador.

.
 Jorge Batlle, presidente entre 2000 y 2005 fallecido en 2016 a sus 88 años, fue el último liberal oriental, dice Daniel Supervielle

Recordó a Jorge Batlle, presidente entre 2000 y 2005 fallecido en 2016 a sus 88 años, como el último liberal oriental. "Lamentablemente no era inmortal. Lo que lleva a preguntarme: ¿quién defiende o simboliza el discurso liberal en Uruguay hoy? La respuesta es simple: nadie", se afligió. 

Según él, ni los gobiernos de Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), del Partido Colorado, ni el actual de Lacalle Pou -del también histórico Partido Nacional o Blanco- "se caracterizaron por ser excesivamente liberales. Fueron esencialmente moderados, donde el péndulo quedó en el medio. El Estado necesario, pero no en retirada sino firme y presente". 

Entre los precandidatos presidenciales que irán a las internas partidarias obligatorias de fin de junio, Supervielle solo ve "dos expresiones apenas perceptibles: el Partido Libertario recientemente fundado, y Guzmán Acosta y Lara, uno de los aspirantes por el Partido Colorado que hace pocos días logró cierta viralidad en redes sociales con un video "imitando a Milei" en el que propone eliminar ministerios. Pero Acosta y Lara apenas marca en las encuestas de intención de voto.

Guzmán Acosta y Lara, uno de los aspirantes por el Partido Colorado
Guzmán Acosta y Lara, uno de los aspirantes por el Partido Colorado

El Partido Libertario fue autorizado recientemente por la Corte Electoral con apenas 2.226 firmas válidas. Su Carta de Principios postula al individuo como "sujeto moral por excelencia". También defiende la "democracia sin demagogia" y, en lo económico, proclama la "separación del Estado y la economía", reivindica el lucro y rechaza el "curso forzoso de la moneda". 

Nahuel Speranza, vicepresidente del directorio del novel partido, dijo que entre los adherentes no hay "figuras reconocidas de la política tradicional" y tampoco pretenden incorporarlos. 

En su opinión, hoy "no hay representantes en la política uruguaya y en el Parlamento que sean verdaderos defensores de los ideales liberales. Todo el mundo se considera liberal, pero el concepto se ha tergiversado", cuestionó en declaraciones a la revista Búsqueda.

Cree que Batlle fue un "caso atípico en el partido más estatista en la historia" -el Colorado, el que más tiempo ocupó el gobierno- y lamenta que las ideas de ese político "tristemente, no fueron bien recibidas". 

Para los argentinos, ese político uruguayo quedó en el recuerdo por haberlos acusado de ser "una manga de ladrones, del primero al último" -enojado cuando, en medio de una crisis económica, se comparaba a ambos países rioplatenses-, en el marco de una entrevista en 2002.

"Después de la crisis del 2002, el desencanto con los partidos tradicionales y del auge del (izqueridista) Frente Amplio, no estaban dadas las condiciones, como ahora, para dar un verdadero debate" a favor del liberalismo, afirmó el dirigente libertario.

Aunque la formación del Partido Libertario llegó a trascender como noticia fuera de fronteras asociándolo a la "admiración" de algunos de sus impulsores por Milei, Speranza asegura que el presidente argentino es una influencia no determinante para ellos. Su mirada liberal es, dijo, con un "análisis y en las condiciones uruguayas".

Un Solo Uruguay, un movimiento surgido espontáneamente en 2018 entre productores agropecuarios al que luego se sumaron otros sectores empresariales y sociales, volvió a expresar su descontento con el peso del Estado en el acto anual que tuvo lugar la semana pasada y reivindicó la figura de Milei. A la convocatoria asistió cerca de un centenar de personas, en contraste con sus multitudinarios primeros actos. 

El "leoncito"

Lacalle Pou hizo campaña electoral en 2019 señalando que el gasto en el último período frenteamplista (2015-2020) se había descontrolado y prometió "aflojar la cincha" de cargas fiscales al sector privado, entre otras cosas reduciendo la plantilla de funcionarios públicos, liberando el mercado de los combustibles y desregulando algunas actividades. 

Pero, afectada por crisis como la del Covid, el golpe económico por la reciente sequía o los desacuerdos en su coalición de gobierno, esa agenda se cumplió solo parcialmente. Sin embargo, algunos dirigentes de su Partido Nacional -o Blanco- defienden su impronta liberal.

"La ley Ómnibus de Milei, sacando el capítulo de las privatizaciones, el 65-70% son aspectos que en Uruguay es común y corriente absolutamente. Entonces lo que hay con Milei es una adoración teórica. (...) Los gobiernos que más desregularon en la historia de Uruguay son los blancos. (...) Yo soy el ala más liberal del Partido Nacional, conceptualmente, no libertaria del leoncito. ¿Por qué? Porque se aplican los trajes a medida", dijo el senador Sebastián Da Silva en el matutino local La Diaria. 

Desde el exterior, el analista Álvaro Caso Bello, de la Universidad de Ottawa, escribió en la edición de enero de la revista Americas Quarterly que, "a la luz de las promesas de Lacalle Pou de mayor libertad, los analistas ven un vínculo entre indicadores económicos estables (o estancados) y una falta percibida de compromiso con reformas estructurales más profundas para un mayor crecimiento. En otras palabras, al implementar reformas de una manera excesivamente a la uruguaya, el gobierno está generando críticas desde algunos sectores favorables al mercado y a las empresas". 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés