El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 6°C
.
Clave

Para los industriales uruguayos, venderle a Argentina está dejando de ser "un parto"

El sector fabril oriental se esperanza con volver a poder hacer negocios fluidos con la Argentina.

Ismael Grau 22 febrero de 2024

Al mismo tiempo que empezó a reverdecer el comercio en las ciudades uruguayas fronterizas al abatirse la diferencia de precios, el sector fabril oriental se esperanza con volver a poder hacer negocios fluidos con la Argentina. Esa mirada cautamente optimista a partir de las primeras acciones de la administración del presidente Javier Milei plantean tanto dirigentes empresariales como funcionarios del Uruguay.   

El punto de partida es complejo: negocios en caída y deudas impagas. 

En enero pasado, Argentina fue el quinto principal destino de colocación de bienes uruguayos, con ventas por US$ 40 millones, un descenso interanual del 6%. 

  • Al analizar por rubros, el gubernamental Instituto Uruguay XXI indicó en un reciente informe que en enero de 2023 se exportaron vehículos por US$ 4,5 millones, mientras que en enero de 2024 "no se alcanzó a colocar un millón de dólares de este producto". Agregó que las exportaciones de pinturas y aceites al mercado argentino "mostraron caídas de 35% y 31% respectivamente explicando gran parte de la contracción de este destino".

"El desplazamiento de consumo hacia Argentina es real y ha sido duro", golpeando en particular a la fabricación uruguaya de alimentos y de vinos, comentó la directora Nacional de Industrias del Uruguay, Susana Pecoy. "Hay que tener en cuenta que la situación argentina no es reciente; venimos de un proceso prolongado que en cierta medida obligó a los industriales a ser menos dependientes de ese mercado", añadió.  

"En cuanto al escenario de corto y mediano plazo, se espera que Argentina siga teniendo productos industriales baratos y que sigamos viendo una competencia intensa", agregó en declaraciones publicadas en la revista Búsqueda de Montevideo. 

De todos modos, la funcionaria alberga la expectativa de que ciertas decisiones anunciadas por el Gobierno de Milei mejorarán el posicionamiento de la industria oriental. "Estamos muy esperanzados en que así sea. Hay que ser muy cautos en el análisis, existe mucha incertidumbre sobre qué medidas se van a poder aplicar y cuáles no", y también a qué rubros pueden afectar.

Desgranó: "La devaluación de la moneda y búsqueda de convergencia entre el mercado de cambios oficial y el blue afecta a aquellas industrias que le exportan a Argentina en general, pero principalmente a las que compiten con bienes locales. Esto se debe a que el costo de adquisición para los importadores argentinos se duplicó en dos meses, mientras que los bienes locales no directamente".

Sostuvo, por otro lado, que la implementación de retenciones a las exportaciones no agropecuarias contrarresta la mejora que iba a tener la Argentina en terceros mercados, y eso favorece a las empresas uruguayas que compiten en la región y el mundo. "Pero, por otro lado, reduce el precio de estos mismos bienes en el mercado argentino, por lo que intensifica la competencia de aquellos sectores que le exportan a Argentina como destino final", matizó.

A su vez, Pecoy explicó que el incremento del Impuesto País de 7% al 17,5% -con exoneración a las compras de insumos de las industrias exportadoras- "se traduce en una suba del dólar para los importadores argentinos, encareciendo los productos importados para consumo local y afectando a algunas empresas uruguayas".

La eliminación del sistema de licencias de importación "es algo que podría verse como netamente favorable; abaratará los costos de transacción y facilitará el ingreso al mercado argentino para las nuevas empresas exportadoras que no hayan tenido las herramientas y la experiencia para colocar sus productos. Sin embargo, hay que manejar las expectativas con cautela por el sistema y período de pagos. Se han mantenido conversaciones y estamos esperanzados en una pronta normalización", añadió la funcionaria del Ministerio de Industria, Energía y Minería del Uruguay.

"Si las reformas son exitosas en un mediano o largo plazo esperamos ver a Argentina como un país estable, con sus cuentas macroeconómicas saneadas, una inflación cercana al dígito y un mercado interno recompuesto. Esto sería favorable para Uruguay, ya que se reactivaría un socio comercial históricamente clave para la industria nacional", afirmó.

"Un parto"

En tanto, el presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Fernando Pache, evaluó que, tras el cambio de Gobierno en Argentina, las "condiciones de venta cambiaron radicalmente" en un sentido favorable para los negocios.

Si lo que vivieron los industriales orientales en el primer semestre del año pasado fue "un parto" con "gran esfuerzo" al exportar a la Argentina, la segunda mitad "se tornó un desastre. Ya no solo no salían las SIRA, sino que cobrar lo exportado" resultó muy dificultoso, describió, entrevistado hoy por la radio local Carve.

  • Se calcula que las deudas a exportadores uruguayos rondan los "100 o ciento y algo de millones" de dólares, de los cuales US$ 82 millones corresponden a socios de la CIU, informó.

"La incertidumbre del industrial uruguayo era de 90%. Hoy, a partir del 12, 13 o 14 de diciembre, con el ingreso del nuevo Gobierno, las reglas de juego son mejores a las del período anterior" y los negocios se están haciendo con mayor fluidez, comparó el empresario. Ahora, explicó, el despachante argentino ingresa el documento y en general en 24 horas tiene la autorización. "Esto ya permite tener certezas", recalcó. 

Paralelamente, dijo que una comunicación del Banco Central de la República Argentina estableció plazos de pago que van de 30 a 120 días, según el rubro: "No nos encanta, pero es mejor que lo anterior".

Aseguró, además, que la diferencia cambiaria con la Argentina y el contrabando fueron un "golpe enorme para mucha industria nacional y eso generó bajas del 30% y 40%" en las ventas en algunos rubros, un panorama que en las últimas semanas empezó a corregirse. "El aumento de precios en las góndolas va a ayudar (...). Argentina ya se encareció, y ya no tenemos la diferencia de cuatro a uno. (La situación) va a ser mejor en cuanto al beneficio de no tener de manera constante y permanente productos argentinos cruzando por la frontera", vislumbró.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés