El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 10°C
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 10°C
Nuevas variantes, inflación y guerra

Los principales bancos del mundo alertan que el riesgo de recesión global es alto

La única región que crecerá más de lo previsto en 2022 es América Latina

El IIF recortó a la mitad su perspectiva de crecimiento del PIB mundial para 2022.
El IIF recortó a la mitad su perspectiva de crecimiento del PIB mundial para 2022.
26-05-2022
Compartir

Cuando parecía que lo peor ya había pasado y que el mundo podía centrar todas sus fuerzas en la recuperación de la pandemia del coronavirus, la aparición de nuevas variantes del virus, la inflación y la guerra en Ucrania le pusieron un freno a esa idea.

En ese sentido, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) recortó a la mitad su perspectiva de crecimiento del PIB mundial para 2022. Además, también espera que los flujos de capital a los mercados emergentes se reduzcan 42% respecto a 2021. 

"La debilidad es generalizada y deja poco margen de error. El riesgo de recesión global es elevado. En este contexto, esperamos que los flujos de no residentes a los mercados emergentes se desaceleren significativamente", explicaron desde el IIF.

El instituto recortó su pronóstico de crecimiento del PIB global a 2,3% desde el 4,6% anterior, con el G3 (Estados Unidos, la zona del euro y Japón) creciendo a una tasa de 1,9% mientras que el crecimiento de China se desaceleraría a 3,5% desde 5,1% en la estimación previa. El PIB global “real”, dijo el IIF, será más bien plano.

"La ola de Omicron en China es más disruptiva de lo que anticipamos y afectará sustancialmente el crecimiento y los flujos de capital", informó el IIF.

iif
 

El crecimiento en la zona del euro se redujo del 3% al 1% por los efectos de la invasión de Ucrania, mientras que América Latina registrará un crecimiento ligeramente más rápido del esperado, del 2%, gracias a los altos precios de las materias primas, impulsados justamente por el conflicto bélico. 

Respecto a esto último, lo cual podría generar una crisis alimentaria, el IIF consideró que "los países asiáticos están algo menos expuestos a la crisis de los precios de los alimentos debido a las dietas más centradas en el arroz, ya que los precios se han mantenido relativamente moderados en los últimos años y, en general, parecen menos afectados por la inflación mundial”. 

Sobre América Latina, el IIF dijo: “A diferencia de la mayoría de las regiones, hemos revisado al alza nuestro pronóstico para América Latina desde que comenzó la guerra en Ucrania y ahora proyectamos un crecimiento de 2% en 2022. La exposición directa a Rusia y Ucrania es pequeña y los precios más altos de las materias primas beneficiarán a la región en su conjunto, compensando con creces el efecto negativo de una inflación aún mayor sobre el crecimiento. Si bien la guerra no nos ha hecho más pesimista, el crecimiento sigue siendo mediocre en términos absolutos. El PIB real regional superó los niveles anteriores a Covid por un pequeño margen a finales del año pasado año, pero la recuperación que proyectamos es superficial e insuficiente para sacar a la región de su prolongado problema de estancamiento secular. La región atrajo flujos de cartera en las etapas iniciales de la crisis de Ucrania, pero las salidas se acumularon a medida que los rendimientos de los bonos a largo plazo de EE.UU. subieron. Proyectamos flujos de capital más débiles que el año pasado, pero esperamos un cierto grado de resiliencia en relación con otras regiones”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés