El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Entrevista

Lafferriere: “Rusia y Ucrania están jugando con el tiempo y uno de los dos está haciendo una lectura equivocada”

Intentando descifrar los próximos pasos de Rusia, El Economista dialogó con Guillermo Lafferriere

Lafferriere: “Rusia y Ucrania están jugando con el tiempo y uno de los dos está haciendo una lectura equivocada”
guillermo-laferriere
15-03-2022
Compartir

Por Damián Cichero

Aunque nadie puede saber qué pasaba por la cabeza del presidente de Rusia, Vladimir Putin, el 24 de febrero, cuando ordenó la invasión a Ucrania, la mayoría de los analistas coinciden en que su estrategia era realizar un ataque relámpago que le permitiera obtener un triunfo en cuestión de días.

Sin embargo, pese a que la guerra ya lleva más de dos semanas, por el momento Rusia no ha capturado ninguna de las 10 ciudades más grandes del país vecino, incluida la capital Kiev. 

El conflicto ha provocado que más de 2,8 millones de personas abandonen Ucrania, mientras que tan solo en la ciudad de Mariupol se han registrado más de 2.500 civiles muertos como consecuencia del cambio de estrategia rusa, que actualmente está optando por el uso de artillería.

Ayer, estos bombardeos provocaron al menos 23 muertos y otros 19 heridos en la ciudad de Donetsk, en el este de Ucrania.

Intentando descifrar qué tan errado fue el cálculo de Moscú a la hora de ordenar el ataque, El Economista dialogó con Guillermo Lafferriere, veterano de la guerra de las Malvinas y experto en asuntos estratégicos y militares, quien consideró que, “en los primeros días, las tropas rusas operaron muy rápidamente y lograron posicionarse en las afueras de Kiev; destruyeron la armada ucraniana y redujeron su fuerza aérea a su mínima expresión”.

Sin embargo, explicó que “este rápido avance expuso los flancos rusos, generándole una gran cantidad de bajas como consecuencia de las emboscadas ucranianas. Ahora, el conflicto pasó a una etapa en el que se han consolidado las posiciones: los rusos están terminando de rodear Kiev, mientras que han extendido sus operaciones aéreas hacia el oeste de Ucrania”.

Para Lafferriere, los bombardeos no son nada nuevo, ya que “históricamente, el poder del Ejército ruso está basado en el uso de la artillería y los misiles, por eso sorprendió la audacia de los primeros ataques”.

En este sentido, comentó que “al principio, las tropas rusas fueron bastante osadas, pero ahora se están volviendo más conservadoras y están recurriendo a la utilización de fuegos masivos para destruir la voluntad de lucha de la población. Esto demuestra que han cambiado su tiempo de operaciones. Pero, considerando que Estados Unidos tardó 40 días en llegar a la capital de Bagdad, la posición de Rusia no es mala”. 

Respecto al desempeño de las fuerzas ucranianas, el experto consideró que “están llevando a cabo una acción de contención, pero no tienen la capacidad de realizar contraofensivas para disminuir las capacidades rusas y sentarse a negociar con ellos en otras condiciones”. 

“Tenemos que saber separar la campaña comunicacional de Ucrania, que es excelente, de los hechos en el terreno. Que más de 2,5 millones de personas hayan abandonado el país indica que una gran parte de la población no cree que el Gobierno de (Volodymyr) Zelensky pueda contener el ataque. Si lo creyeran, abandonarían los sectores de combate, pero no el país”, agregó.

Mientras tanto, uno de los datos más llamativos de los últimos días es que las fuerzas rusas han comenzado a bombardear ciudades como Dnipro y Lutsk, que se encuentran muy cerca de la frontera ucraniana con Polonia, país que sí es miembro de la OTAN

De acuerdo al artículo 5 de la alianza transatlántica, en el caso de que uno de sus miembros sea atacado, todos los demás deben salir en su defensa, incluido Estados Unidos. Esto demuestra lo arriesgada que puede ser la nueva estrategia de Moscú.

En relación a esto, Lafferriere manifestó que “Rusia viene dando mensajes muy duros y claros sobre el tema de que Ucrania es de vital importancia para ellos y que están dispuestos a cualquier cosa. Con estos ataques le están enviando un mensaje a la OTAN, pero también apuestan a cortar los suministros que llegan a Ucrania desde Occidente”. 

Mientras los combates continúan, en los últimos días ha trascendido el rumor de que Rusia le habría pedido apoyo militar a su aliada China, lo que provocó que Estados Unidos le diera una dura advertencia a Pekín. 

Las acusaciones fueron negadas tanto por Moscú, que argumenta tener suficientes recursos militares para cumplir con todos sus objetivos, como por el portavoz de la Cancillería de China, Zhao Lijian, quien dijo que “se trata de desinformación”.

En esta línea, Lafferriere no cree que Rusia necesite apoyo militar de China, “ya que tiene muy buenos sistemas de inteligencia y militares, y no se está enfrentando a una resistencia que la obligue a pedir ayuda”. 

De todas formas, ayer el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, se reunió en Roma con el principal diplomático chino, Yang Jiechi, y, entre muchas de las cosas que discutieron, le aclaró que no permitirán que ningún país ayude a Rusia. 

Además, en un breve comunicado, la Casa Blanca señaló que Sullivan planteó una "gama de temas en las relaciones entre Estados Unidos y China (…) También subrayaron la importancia de mantener abiertas las líneas de comunicación entre ambos países”. 

La guerra entre Ucrania y Rusia va camino a alcanzar las tres semanas y, aunque ambos bandos siguen negociando, no está claro por cuánto tiempo más se puede dilatar el conflicto.

Para Lafferriere, “los dos están jugando con el tiempo, aunque con distintas miradas: los ucranianos están convencidos de que los rusos van a tener que ceder debido a las sanciones económicas, mientras que los rusos están operando más lentamente, como si el tiempo no fuese un elemento que los presiona. Definitivamente uno de los dos está haciendo una lectura equivocada”. 

“Creo que es muy difícil que los rusos, después de este gran sacrificio, se retiren con las manos vacías. Sin embargo, está claro que no planea hacerse con el control total del país, ya que las fuerzas que está implementando no son suficientes para ello, aunque sí para imponer una situación militar ventajosa que les permita negociar bien posicionados”, sentenció. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés