El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 7°C
Continúan mañana

Volodimir Zelenski aseguró que las negociaciones con Rusia están "difíciles"

De todos modos, las posiciones de las partes se acercaron en los últimos días, por lo que se esperan con optimismo las nuevas conversaciones

Volodimir Zelensky
Volodimir Zelensky
14 marzo de 2022

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que la nueva ronda de conversaciones iniciada hoy entre Ucrania y Rusia, y que continuará mañana, está dando lugar a "negociaciones difíciles", y afirmó que daría más información sobre su avance "por la noche".

"Tenemos que mantenernos firmes y luchar para ganar, para lograr la paz que los ucranianos merecen, una paz honesta con garantías de seguridad para nuestro Estado, para nuestro pueblo. Y ponerlas por escrito en las negociaciones, unas negociaciones difíciles", dijo Zelenski en un discurso grabado.

Antes de Zelenski, uno de sus negociadores, Mijail Podoliak, que participa en las conversaciones, había dicho que "la comunicación (con Moscú) sigue establecida aunque es complicada". Más tarde confirmó que las conversaciones se reanudarán mañana tras una "pausa técnica" este lunes.

"Vamos a hacer una pausa técnica en las negociaciones hasta mañana" para permitir "seguir trabajando en los subgrupos de trabajo y aclarar" algunos términos, dijo en Twitter Podoliak.

"La razón de nuestros desacuerdos vienen del hecho de que tenemos sistemas políticos muy diferentes", subrayó, calificando el de Rusia de "la máxima opresión de su propia sociedad".

Más temprano, hoy, las delegaciones negociadoras de Rusia y Ucrania habían iniciado una nueva ronda de diálogo, por primera vez por videoconferencia, en un clima de cierta expectativa positiva a pesar de que el principal asesor de Kiev insistió en las horas previas con la necesidad de que haya un alto el fuego y retiro de tropas de parte de Moscú.

Se trata de la cuarta ronda de conversaciones entre Podoliak y su homólogo ruso, Vladimir Medinski, asesor del Kremlin. Las tres sesiones anteriores se celebraron en las fronteras ucraniano-bielorrusa y polaco-bielorrusa.

Esta nueva ronda se produjo después de una primera reunión entre los jefes de la diplomacia rusa y ucraniana el pasado jueves en Turquía.

Ucrania dijo en las últimas horas que volvería a exigir una tregua inmediata en los combates y la retirada de las fuerzas rusas, casi tres semanas después del inicio de la invasión.

"Nuestra postura no ha cambiado: paz, alto el fuego inmediato, retiro de todas las tropas rusas y solamente después de eso podremos hablar de nuestras relaciones y de nuestras diferencias políticas", dijo Podoliak en un video publicado en Twitter.

Fuentes de los dos equipos coincidieron en afirmar que las posiciones de las partes se acercaron en los últimos días, por lo que esperaban con optimismo las nuevas conversaciones.

Moscú “se ha vuelto mucho más sensible a la posición de Ucrania” y “ha comenzado a hablar constructivamente”, afirmó Podoliak, sin dejar de reiterar en otro momento del mensaje que las propuestas ucranianas “están sobre la mesa y son muy fuertes; entre ellas están la retirada de las tropas y el cese al fuego”. El diplomático subrayó que por ese motivo esperaba que haya “resultados concretos en los próximos días”.

“Si comparamos la posición de las dos delegaciones entre el inicio de las negociaciones y ahora, vemos un progreso significativo”, afirmó a su vez el negociador ruso Leonid Slutski.

“Mi expectativa personal es que este progreso conduzca muy pronto a una posición común entre las dos delegaciones y a la firma de documentos”, subrayó.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, había dicho el viernes que veía “progresos positivos” en las conversaciones y Zelenski destacó el sábado que Moscú adoptó un enfoque “fundamentalmente diferente”.

Desde el inicio de la ofensiva rusa, el 24 de febrero último, 596 civiles ucranianos murieron, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), entre los cuales se cuentan 85 niños, informó la oficina del fiscal general de Ucrania.

Además, se documentaron 12 decesos y 34 heridos en 31 ataques contra el personal y la infraestructura sanitaria, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) que exigió, junto a la Agencia de Naciones Unidas para la infancia (Unicef) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), un alto al fuego.

Rusia lanzó hace 19 días una ofensiva militar en Ucrania bajo la justificación de que el Gobierno de Kiev venía cometiendo crímenes contra los habitantes de dos provincias rusoparlantes en la región del Donbass a las que, previamente, Moscú había reconocido como Estados independientes.

El reclamo del Kremlin incluye la violación por parte de Ucrania de los Acuerdos de Paz de Minsk, de 2014 y 2015, que obligaban a Kiev a darle a esas dos ciudades -Lugansk y Donetsk, que en sendos referendos votaron por separarse de Ucrania- autonomía y posibilidades de elegir sus propias autoridades regionales.

Ucrania, en cambio, afirma que con la operación militar Rusia pretende arrasar con la cultura y la historia ucraniana, y derrocar a Zelenski para promover que llegue al poder un dirigente cercano a Moscú.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés