El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 11°C
Conflicto

La guerra olvidada: Occidente comienza a soltarle la mano a Ucrania

El surgimiento de un nuevo conflicto en la Franja de Gaza ha rezagado la guerra entre Ucrania y Rusia a un segundo plano. Pero el problema para Zelenski es que, más allá de lo que sucede en Medio Oriente, Occidente parece cada vez menos dispuesto a seguir apoyando a Ucrania.

La guerra olvidada: Occidente comienza a soltarle la mano a Ucrania
Damián Cichero 02 noviembre de 2023

Sin dudas, el surgimiento de una nueva guerra en la Franja de Gaza es una pésima noticia para todo el mundo que, desde la pandemia del Coronavirus, atraviesa una delicada situación económica. 

Sin embargo, la aparición del nuevo conflicto es aún mucho peor para Ucrania, ya que ha relegado su guerra con Rusia a un segundo plano. La gran pregunta es si la guerra en Gaza llegó en el momento justo para tapar lo que parece ser el comienzo del fin para Kiev. 

Desde hace semanas, se sabe que la contraofensiva ucraniana ha fracaso a la hora de repeler a los invasores rusos, a lo que se suma que el ejército comienza a quedarse sin las suficientes armas para resistir. Todo esto vaticina un futuro oscuro para Kiev.

Y aquí es cuando surge lo peor: a medida que la guerra se prolonga en el tiempo (en febrero de 2024 se cumplirán dos años), Ucrania cada vez se hace más dependiente de Occidente.

Así lo dejó en claro el propio Volodímir Zelenski durante su última visita a Estados Unidos, en septiembre, cuando claramente dijo que, sin el apoyo de Washington, perderían la guerra. 

En este sentido, el comandante en jefe de Ucrania, Valery Zaluzhnyi, manifestó que el ejército necesitaba nuevas capacidades y tecnología militares clave, incluido el poder aéreo, para poder imponerse. 

De todas formas, la contracara es que la falta de resultados comienza a generar un visible desgaste en Occidente, por lo no es llamativo cómo comienzan a comportarse algunos países al respecto. 

El ejemplo más claro se da en Estados Unidos, país que ya le ha enviado más de US$ 63.000 millones en ayuda a Ucrania. No obstante, hace un par de semanas el Congreso aprobó un proyecto de ley para evitar temporalmente el cierre del gobierno y, pese al pedido de Joe Biden, no se incluyó un nuevo paquete de ayuda para Ucrania.

Esto no significa que el apoyo haya cesado totalmente, pero, si tenemos en cuenta que el 41% de los estadounidenses quiere que el Congreso proporcione más armas a Kiev (frente al 65% en junio), queda en claro que la situación comienza a complicarse.

Como si esto no fuese suficiente para Zelenski, este miércoles se filtró una llamada que dos bromistas rusos le hicieron a la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, en la que reconoció que los líderes europeos están "cansados" de la guerra.

Meloni, que el 18 de septiembre creyó que hablaba con líderes de la Unión Africana, en realidad conversaba con los comediantes rusos Vovan y Lexus, cuyos nombres reales son Vladimir Kuznetsov y Alexei Stolyarov. 

Durante la charla, Meloni reconoció que la "fatiga" por la guerra estaba llegando a un punto crítico: "Veo que hay mucho cansancio, tengo que decir la verdad, por todos lados. Estamos cerca del momento en que todos entiendan que necesitamos una salida".

E incluso países menores ya han dejado de ser 100% leales a Ucrania: tanto Polonia como Eslovaquia confirmaron que no le proveerán más armas a Kiev. 

El enojo de Zelenski

Zelenski es consciente de que el apoyo está cayendo y lo dejó en claro en una conversación que tuvo con Time: "El agotamiento por la guerra avanza como una ola. Lo ves en Estados Unidos, en Europa. Y vemos que tan pronto como empiezan a cansarse un poco, se convierte en un espectáculo para ellos".

"Lo más aterrador es que una parte del mundo se acostumbró a la guerra en Ucrania", agregó. 

Muchas fuentes aclaran que el mandatario se siente traicionado por Occidente y la realidad es que tiene motivos suficientes para estarlo: a estas alturas, el relato de que esto es una guerra entre democracias y autoritarismos parece haber perdido todo tipo de sentido.

Por lo contrario, la idea de que Rusia reaccionó a la presión occidental se mantiene muy firme: desde 1999, año en el que Polonia, Hungría y República Checa se unieron a la OTAN, Moscú se quejó públicamente de la expansión de la alianza militar hacia Europa del Este.

Incluso, en reiteradas oportunidades, han acusado a Washington de romper su promesa de no expandir la OTAN más allá de Alemania oriental. 

Por su parte, EE. UU., pese a no tener intereses estratégicos en Ucrania, continuó con su idea de expandir la democracia por todo el mundo y le hizo creer a Kiev que algún día ingresaría a la OTAN, algo que Rusia jamás estaría dispuesta a tolerar.

Es difícil encontrar una explicación para el alto grado de obstinación de Joe Biden con Ucrania, país que en 2015 fue calificado por The Guardian como el "más corrupto de Europa".

Así, al ver la insistencia del líder demócrata en defender a Ucrania por ser una democracia, no hace más que generar sospechas y nos obliga al menos a preguntarnos si su apoyo a Kiev no estará relacionado con las causas de corrupción que su hijo, Hunter Biden, tiene en ese país. 

Zelenski, ¿víctima o victimario? 

Pero, más allá de qué motivó el accionar de EE. UU. y Biden, la otra realidad es que el propio Zelenski también es responsable del cansancio en Occidente. 

Para empezar, pese a los reveses que ha sufrido, Zelenski sigue insistiendo con la idea de que Ucrania ganará la guerra y que no está dispuesto a negociar con Rusia, una situación que cada vez parece más improbable.

Se estima que el ejército ucraniano ya ha registrado más de 100.000 bajas y, poco a poco, comienza a quedarse sin hombres jóvenes para sumar a sus fuerzas. 

El 1 de enero de 2022, la población de Ucrania era de entre 31 y 35 millones de personas. Se estima que, desde el comienzo de la guerra, la cifra ha bajado hasta los 20 millones no solo debido a las muertes sino también al exilio. 

Así, teniendo en cuenta que se han movilizado unos 2 millones de personas para la guerra (10% de la población) y que los jubilados que no abandonaron el país representan 10,7 millones de personas, todo hace indicar que Ucrania se ha acercado a un umbral crítico en cuanto a sus necesidades de personal.

Sin las fuerzas ni las armas suficientes para resistir, parece difícil que pueda imponerse. Además, la terquedad de Zelenski tampoco permite vislumbrar algún tipo de acuerdo con Rusia.  Por eso, salvo un giro de 180°, la derrota parece ser el destino final de Kiev. 

A esto se suma que Zelenski no ha podido cambiar la imagen de su país en cuanto a corrupción. Hay que recordar que, antes de visitar EE. UU., recibió de parte de la Casa Blanca una lista de reformas anticorrupción para emprender.

Por ejemplo, Zelenski despidió a su ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, acusado de corrupción en su ministerio. 

Aunque Reznikov no estaría implicado directamente, los medios ucranianos han denunciado sobreprecios por pertrechos militares básicos, como alimentos y abrigos de invierno.

En este sentido, este año llegó a haber contratos de armas por unos US$ 980 millones que no habían cumplido sus fechas de entrega, mientras que algunos pagos anticipados se habían esfumado. 

Pero lo más difícil para Zelenski es que sus medidas no han logrado cambiar casi nada: según Simon Shuster, de Time, una fuente le reveló que "la gente está robando como si no hubiera un mañana". 

Y finalmente llegó un golpe directo para Zelenski: en agosto, el medio de comunicación ucraniano Bihus.Info publicó un informe condenatorio sobre Rostyslav Shurma, principal asesor del mandatario, quien no fue suspendido. 

Como detalle anecdótico, mientras Kiev analiza si celebra o no las elecciones generales pautadas para 2024, queda mencionar un video falso que el gobierno ucraniano difundió cuando Zelenski habló ante la ONU.

En el video una multitud escuchaba el discurso del mandatario. Pero, si se observaba en detalle, en el auditorio también aparecía el propio Zelenski. En realidad, el video fue editado. La sala estaba casi vacía. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés