El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 23°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 23°C

Inicia un ciclo de elecciones decisivas para el futuro de Hong Kong

El campo pro-democrático hongkonés quedó desierto, con muy escasa representación remanente y casi nulas posibilidades de cara a futuras elecciones.

02122019-HK-USA-Thanksgiving
Patricio Giusto 16-09-2021
Compartir

Por Patricio Giusto (*)

La excolonia británica de Hong Kong iniciará formalmente este mes un ciclo electoral que derivará en un cambio profundo para el particular estatus democrático del que venía gozando esta Area Administrativa Especial de la República Popular China.

El próximo domingo 19 se realizarán elecciones para designar a los 1.500 miembros del Comité Electoral. Se trata de un órgano estratégico, responsable de elegir de manera directa a 40 de los 90 miembros de la Legislatura y al Poder Ejecutivo hongkonés.

El año pasado, Beijing impuso durísimas reformas que impactaron de lleno en el sistema electoral, como respuesta el caos en el que estuvo sumida Hong Kong gran parte de 2019, a raíz de una inédita ola de violentas protestas pro democráticas e independentistas. El presidente Xi Jinping promovió una nueva Ley de Seguridad para Hong Kong, restringiendo severamente la autonomía de las autoridades locales en esa materia y aumentando las sanciones a quienes cometan delitos graves contra el orden público. En paralelo, se aprobaron reformas para el sistema electoral.

En el caso del Comité Electoral, se aumentó su tamaño de 1.200 a 1.500 miembros, con un considerable número de nuevos escaños reservados para el gobierno local y para las autoridades nacionales.

Cabe destacar que el resto de los miembros se reparten en representantes elegidos en el seno de 40 subsectores de la economía y de diversas organizaciones sociales y religiosas hongkonesas, como así también hay bancas reservadas para miembros de la Legislatura y de los Consejos Distritales.

Previo a las nuevas reformas, los miembros de cada profesión elegían en contiendas abiertas a sus representantes, donde solían dominar los referentes pro democráticos. Ahora, el voto individual ha sido mayormente reemplazado por el voto corporativo, con estrictos controles sobre el perfil de los candidatos.

En marzo, Beijing aprobó una legislación para que solo los “patriotas” ocupen cargos de gobierno. La medida redujo la representación democrática en la Legislatura, reforzó el control de las elecciones e introdujo un panel de investigación para aprobar previamente a los candidatos, basándose en verificaciones de antecedentes de seguridad nacional.

Como resultado, en la enorme mayoría de los cargos en juego para el Comité Electoral habrá candidato único, ya que se aprobaron apenas 1.016 nominaciones para un total de 967 escaños. Al mismo tiempo, el número de votantes registrados se redujo de 246.000 hace cinco años a sólo 7.900 para esta ocasión. Otro dato llamativo es que muchos candidatos presentaron su “manifiesto” (hoja de propuestas) en blanco, ante la ausencia de competencia.

La antesala para diciembre

La elección del Comité Electoral a celebrarse el próximo 12 es la antesala de los comicios legislativos previstos para el 19 de diciembre, que fueron demorados un año con motivo de la emergencia de la pandemia. Aunque también hubo cálculo político.

Para el cuerpo legislativo también se introdujeron importantes reformas. El número de miembros pasará de 70 a 90, mientras que el número de representantes electos de manera directa por las circunscripciones locales se redujo de 35 tan sólo 20 (pasando así del 50% al 22% del total de bancas del cuerpo). Las restantes bancas se elegirán a partir de ahora de la siguiente manera: 40 de manera directa por el Comité Electoral y 30 de manera indirecta por los subsectores económicos. Sin dudas, fue un duro golpe para los partidos del campo pro democrático hongkonés.

Las ejecutivas de marzo de 2022

Con este escenario, se descuenta un Comité Electoral y una Legislatura que estarán ampliamente dominados por representantes pro-Beijing. Y lo mismo es esperable suceda en la última gran cita de este ciclo electoral, prevista para marzo de 2022, cuando se renueve el mandato del Poder Ejecutivo, el cual dura 5 años.

Una de las posibilidades es que la actual mandataria Carrie Lam sea apoyada por Beijing para buscar su reelección. Pese a ser una figura muy resistida por la ciudadanía hongkonesa desde la irrupción de las protestas, Lam exhibió temple y fidelidad inquebrantable hacia Beijing en la peor crisis que le tocó afrontar al Partido Comunista en Hong Kong. No obstante, ya se perfilan otros postulantes, todos afines a Beijing. Porque algo es 100% seguro: no habrá lugar para exponentes pro-democráticos en la terna de candidatos que debe aprobar el Comité Electoral.

El peor balance

Las violentas protestas que estallaron en Hong Kong en 2019, a raíz de un proyecto de nueva ley de extradición que finalmente fue archivado, tuvieron un balance nefasto para las aspiraciones de los sectores pro democráticas e independentistas de la ex colonia británica. No sólo que las demandas de los violentos no ingresaron en la agenda de futuras reformas, sino que Beijing respondió con un duro castigo que significó un claro retroceso en los grados de autonomía y libertades vigentes.

Los violentos que se manifestaron en las calles de Hong Kong alentando al caos y provocando multimillonarios destrozos, apelaron vanamente al apoyo e involucramiento de EE.UU., el Reino Unido y otros supuestos “aliados”. Tal es así que, paradojalmente, muchos violentos se manifestaron pidiendo más libertades a Beijing enarbolando las banderas de esas potencias extranjeras que otrora convirtieron a Hong Kong en una colonia. Con la nueva legislación vigente impulsada por Beijing, los principales cabecillas de las protestas tuvieron que emigrar de Hong Kong o pasar a la clandestinidad. Algunos de ellos también fueron apresados.

En definitiva, el campo pro-democrático hongkonés quedó desierto, con muy escasa representación remanente y casi nulas posibilidades de cara a futuras elecciones. Gracias a los violentos, la agenda de reformas pro-democráticas ha quedado de momento archivada en Hong Kong. Seguramente, por un muy buen tiempo.

(*) Director del Observatorio Sino-Argentino: docente del Posgrado sobre China Contemporánea de la UCA; Master of China Studies y profesor visitante de la Universidad de Zhejiang (China)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés