El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 7°C
Geopolítica

Estados Unidos, poco preocupado por la ampliación del grupo BRICS

Pese a que China tiene cada vez más peso dentro del grupo, y tras el anuncio de que Argentina, Arabia Saudita, Egipto, Etiopía, Irán y Emiratos Árabes Unidos se unirán al mismo a partir de 2024, desde Washington reiteraron que cada país es soberano para tomar sus propias decisiones.

Estados Unidos, poco preocupado por la ampliación del grupo BRICS
27 agosto de 2023

Tras el inesperado anuncio de que seis países, incluida Argentina, se unirían a los BRICS, continúan las repercusiones a nivel internacional.

El pasado jueves, en el último día de la cumbre de los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, se confirmó que Arabia Saudita, Argentina, Egipto, Etiopía, Irán y Emiratos Árabes Unidos pasarán a conformar el BRICS+ a partir del 1 de enero de 2024.

De esta forma, gracias a las incorporaciones, el grupo pasará a representar el 46% de la población mundial, el 30% del PIB global, el 43% de la producción total de petróleo y el 25% de las exportaciones internacionales. 

Ante estas cifras, una de las mayores conclusiones que se han sacado es que cada vez más países se muestran disconformes con los principales grupos occidentales de cooperación y financiamiento, como al FMI, el Banco Mundial o el G7.

Sin embargo, la gran cuestión es si esta ampliación del BRICS también representa un desafío geopolítico para Occidente, algo que por el momento no consideran así desde Estados Unidos. 

Este fin de semana, un portavoz del Departamento de Defensa explicó que "Estados Unidos reitera su creencia de que los países pueden elegir los socios y agrupaciones con los que asociarse. Seguiremos trabajando con nuestros socios aliados en foros bilaterales, regionales y multilaterales para fortalecer nuestra prosperidad común".

Por su parte, la semana pasada el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, destacó que "no consideramos que los BRICS se vayan a convertir en una especie de rival geopolítico de Estados Unidos o de cualquier otro país. Se trata de un conjunto muy diverso de países en su versión actual, (...), con diferencias de opinión sobre cuestiones críticas en el Indo-Pacífico, en la guerra en Ucrania y otra variedad de cosas".

Además, Sullivan mantuvo la postura de que Washington seguirá "trabajando en las sólidas relaciones positivas" que tiene con Brasil, la India y Sudáfrica, continuará "gestionando" su relación con China y "rechazando" la agresión rusa.

"No miramos a este grupo en términos geopolíticos", agregó, convencido de que Estados Unidos está "en un buen lugar" con algunos de esos miembros "y en un lugar diferente" con ciertos otros.

¿Un paso acertado para Argentina?

Para algunos países definitivamente enfrentados con Occidente, como Irán, unirse a los BRICS parece un paso acertado. Otra de las grandes preguntas es si también lo es para Argentina, teniendo en cuenta su alta dependencia del FMI. 

Esto se debe principalmente a que, aunque no es el líder del grupo, China sin dudas representa el actor con mayor peso dentro de los BRICS gracias a su enorme capacidad económica. 

En diálogo con El Economista, Patricio Giusto, docente universitario (UCS) y director del Observatorio Sino-Argentino, consideró que "el ingreso de Argentina al BRICS es algo largamente esperado. Ha sido uno de los temas que estuvo siempre presente en la agenda exterior del kirchnerismo de los tiempos de Néstor y Cristina, y que finalmente se da ahora, de manera inesperada, diría, porque Sudáfrica, anfitrión, no había querido poner este tema en la agenda y, junto a India, Brasil tenía una cierta reticencia a esta ampliación".

"El actor que más jugó para esto y que más influyó por supuesto fue China, el principal interesado en que estas plataformas se amplíen y se proyecten con más poder a nivel global, representando una agenda de intereses que no siempre es coincidente con las del G7 y otras plataformas occidentales, una agenda que ya va mucho más allá de una postura política antioccidental, una agenda del mundo emergente", agregó.

Entre los planes que a Pekín le interesan impulsar, Giusto destacó mayores proyectos dentro de lo que es el nuevo Banco de Desarrollo, una moneda única del bloque, una moneda digital del grupo y que monedas como el yuan se empiezan a usar en el comercio bilateral.

Pero, más allá de esto, Giusto explicó que "el BRICS es un bloque en ascenso, es un foro de primer nivel, y sus miembros están entre nuestros principales socios comerciales. Además, todos estos países de Medio Oriente que se están incorporando son importantísimos para la Argentina en cuanto a posibilidades de cooperación que se pueden hacer, por supuesto, de manera bilateral, pero hacerlo en el marco de este bloque yo creo que es algo que podría ser muy favorable". 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés