El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 13°C
Elecciones

Colombia ante una incertidumbre histórica

La virtual salida del uribismo de la discusión política permite alumbrar una nueva polarización

Los colombianos elegirán entre seis candidatos.
Los colombianos elegirán entre seis candidatos.
27 mayo de 2022

El domingo, Colombia va nuevamente a las urnas. Ahora, para elegir aquellos candidatos que pasarán a la segunda vuelta presidencial. Las reglas establecen que, para consagrarse Presidente en primera vuelta, un candidato tiene que obtener la mitad más uno de los votos. Esto no ocurre desde los triunfos de Alvaro Uribe en 2002 y 2006, y no pareciera que esta elección vaya a ser la excepción.

En realidad, esta elección parece confirmar una regla no escrita: la izquierda y la (centro) derecha se enfrentarían en una segunda vuelta. Ahora bien, ¿quiénes juegan en esta contienda electoral? ¿Qué se espera para esta primera etapa? ¿Qué se espera para el futuro de Colombia?

La contienda electoral tiene ocho fórmulas electorales formalizadas. No obstante, dos candidatos (Ingrid Betancourt, conocida mundialmente por su largo secuestro a manos de las FARC, y el centro-izquierdista Luis Pérez) se han bajado de la contienda en los últimos 15 días.

De los seis candidatos restantes, cuatro son los que se atraen la mirada de la opinión pública. Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá, quien fuera candidato presidencial en 2010 y 2018, encabeza el “Pacto Histórico”, una coalición que nuclea a prácticamente todas las fuerzas de izquierda y centro-izquierda.

Petro llega como el cabeza de serie según todas las encuestas, con aproximadamente 4 de cada 10 apoyos dentro del electorado colombiano, y prácticamente nadie duda que vaya a hacerse con uno de los dos lugares en la segunda vuelta.

El segundo lugar es la incógnita abierta de corto plazo, y tres nombres son los que aparecen aquí: Federico “Fico” Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo.

  • 1. “Fico” Gutiérrez, exalcalde de Medellín y candidato por la coalición “Equipo por Colombia”, es quien es la voz de las fuerzas tradicionales (Partido Conservador y Partido Liberal) y de centro-derecha (como el “Partido de la U”, vinculado al expresidente Juan Manuel Santos).
  •  2. Rodolfo Hernández, empresario de la construcción y ex alcalde de Bucaramanga, es candidato de la “Liga de Gobernantes Anticorrupción”, y cultor de un perfil que algunos comparan con el de Donald Trump (empresario y crítico de la clase política).
  • 3. Por último, Sergio Fajardo, también exalcalde de Medellín y figura recurrente en elecciones presidenciales, visto por algunos como “tibio”, y por otros como moderado, termina por completar el escenario.

Las encuestas, hasta ahora, muestran que el escenario dista de estar polarizado. Aunque Petro parte con una ventaja consolidada, la pelea por el segundo lugar, conforme se acerca la fecha de las elecciones, parece más incierta.

Si bien “Fico” se mantiene en el segundo lugar, ha caído notablemente en las encuestas (cerca del 22%), y Hernández ha subido, llegando a un empate virtual con el candidato de los partidos tradicionales. Asimismo, Fajardo también registra un ligero ascenso (pudiendo llegar hasta el 10%), lo cual limita bastante el margen de Gutiérrez. Baste señalar dos aspectos que limitan a “Fico”: Betancourt, al renunciar a su candidatura, brindó su apoyo a Hernández y el oficialismo uribista, que registra picos de impopularidad, no expresó su apoyo formal a ningún candidato, pero se presume el acompañamiento al candidato de “Equipo por Colombia”.

El escenario actual representa una novedad, ya que por primera vez desde que se recuerda en la historia reciente, el oficialismo no juega un rol clave. Las elecciones legislativas, que se celebraron en el pasado mes de marzo, dejaron una profunda fragmentación, donde los partidos tradicionales juegan un rol clave en garantizar la gobernabilidad.

Ante este escenario, también se repite una dicotomía que ya se ha visto en reiteradas ocasiones: la segunda vuelta, seguramente, será una discusión entre izquierdas y derechas.

En ese escenario, la opción de izquierdas llega más fuerte que nunca. Ante un profundo descrédito de la clase política y las fuerzas tradicionales, más la virtual desaparición de la escena del uribista “Centro Democrático” -sumido en profundas críticas a la gestión de Gobierno del presidente Iván Duque-, Petro se enfrentaría a un posible triunfo, con una fuerte legitimación, pero sin el suficiente respaldo legislativo.

Por el otro lado, el mismo descrédito de la política parece estar impulsando a Rodolfo Hernández, quien, por derecha, enfrentaría el mismo desafío que Petro. “Fico”, en cambio, parece tener el desafío más sencillo. Sin embargo, tendrá la dificultad de dar respuestas a la crisis política en la que Colombia está sumida desde los partidos tradicionales. Todo esto, ante las permanentes amenazas de violencia -particularmente paramilitares- y una crisis económica similar a la observada en prácticamente todo el mundo pospandémico, que ha sido bien explotada por Petro en la campaña.

Colombia se encuentra ante una incertidumbre histórica. La virtual salida del uribismo de la discusión política permite alumbrar una nueva polarización, mucho más parecida a una clásica división entre izquierdas y derechas. No obstante, aún no se sabe qué forma tendrá. El futuro de ello, dependerá del resultado de la elección de este domingo. Asimismo, esta incertidumbre aumenta, ante la dificultad que tendrá el próximo presidente de conformar una coalición legislativa que lo acompañe. El resultado de este domingo, sin dudas, marcará el futuro de un país que pelea con salir de su turbulento pasado.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés