El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 13°C
Panorama

Un mercado muy inquieto a la espera del quórum

Mientras Caputo sigue con la aspiradora de pesos encendida, los inversores están pendientes de lo que pase con la Ley Ómnibus.

Luis 'Toto' Caputo, ministro de Economía
Luis 'Toto' Caputo, ministro de Economía .
Luis Varela 30 enero de 2024

Contrarreloj, convenciendo uno a uno a los diputados para que mañana a las 10 pueda haber al menos quórum para empezar a debatir la Ley Ómnibus, el mercado financiero respondió como consecuencia a una gran alquimia financiera del ministro Luis Caputo, que logró sacar del corto otros $ 1,35 billones, por lo que al final del día el dólar fuga siguió subiendo, pero el blue y el MEP retrocedieron, con bonos en baja, riesgo país en alza y acciones con repunte en pesos a nivel local y resultado mixto en los ADR argentinas en NY.

Todo estuvo concentrado en la pelea por la votación que en teoría se iniciará a las 10 de la mañana y puede llegar a durar probablemente más de 40 horas, y en el medio varios movimientos sociales presionarán con dos actividades: irán a los supermercados a pedir alimentos y también estarán frente al Congreso, en un día en el que un intendente bonaerense dijo que hay que declarar como personas no gratas a los que terminen votando lo que quedó del envío de Javier Milei.

El irrenunciable plan del Presidente es buscar tener superávit fiscal, no solo primario sino incluyendo pago de intereses. Y, tras muchos años de toma de deuda sin fin y una sucesión de defaults, el país quedó arrinconado. Y esta vez la vieja "perinola" cayó en "todos ponen" y nadie quiere poner: todos quieren que ponga otro. "La patria no es el otro, la patria soy yo", tronaban en casi todos los sectores.

La tensión escala y Milei sigue con su motosierra. Anuncio poda en el Ministerio de Capital Humano: darán de baja 758 contratos y revisará otros 6.400, y luego recortarán servicios en una segunda etapa, buscando optimizar gastos. 

Para explicar esto el vocero presidencial Manuel Adorni dijo que, con este recorte en Capital Humano, se ahorrarán este año $ 8.300 M y $ 16.850 M en 2025. Luego de conocer el anuncio, y de ver lo que se está haciendo fundamentalmente con jubilados y trabajadores en negro, la vicegobernadora de Santa Fe, Gisela Scaglia, salió a reclamar que el Gobierno "se deje de ponerle la mano en el bolsillo a los de siempre". Y, como un eco, desde La Rioja el gobernador Ricardo Quintela -que está inquieto porque no sabe qué aceptación tendrá su cuasimoneda "Chacho"- dijo que el Gobierno quiere apretar a todas las provincias, "pero vamos a resistir y vamos a sobrevivir".

Detrás de todo eso, en un mar de confusión, la oposición dialoguista se reunió para unificar criterios, con malestar con el Gobierno, pero finalmente resolvieron que darán quórum y en principio le permitirán a Milei que avance con algunas privatizaciones de empresas públicas deficitarias y también habría chance de que le aprueben por un tiempo corto las delegaciones especiales al Presidente. 

Ley Ómnibus
Ley Ómnibus

Claro que esto es algo muy atado con hilos: nada menos que Nicolás Massot -del PRO- dijo que en reuniones se acuerdan cosas que luego el Gobierno desdice: "No tienen interés en esta ley, solo quieren construir un enemigo". Y, mientras Patricia Bullrich pidió que se vote ya la Ley Ómnibus (al presentar el nuevo protocolo para presos de alto riesgo en Ezeiza), la Cámara del Trabajo determinó que la reforma laboral de Milei es inconstitucional, e inmediatamente Héctor Daer respondió desde la CGT que "finalmente la Justicia nos dio la razón" no se puede cambiar la ley laboral. Veremos qué pasa desde este jueves con el DNU llegando a la Corte.

Toda esta ebullición política estuvo coronada en un día con gran alquimia financiera del ministro Luis Caputo, que siguió prendiendo la aspiradora, colocando todos los bonos posibles, para sacar todos los pesos que se puedan de 2024, postergando más deuda para 2025, 2026 y 2027. Así, con 450 ofertas, Caputo colocó bonos ajustados por inflación a 2 y 3 años por $ 1,35 billones. 

El 89% del dinero captado fue en el bono del tesoro nacional en pesos cero cupón con ajuste por CER vencimiento 30 de junio 2026 (TZX26) y el 11% restante en el bono del tesoro nacional en pesos cero cupón con ajuste por CER vencimiento 30 de junio 2027 (TZX27), al tiempo que estuvo desierta la colocación del bono del tesoro nacional en pesos cero cupón con ajuste por CER vencimiento 30 de junio 2028 (TZX28).

caputo
Con 450 ofertas, Caputo colocó Bonos ajustados por inflación a 2 y 3 años por $ 1,35 billones. 

Todo esto se realizaba con todos los operadores esperando los resultados de la colocación de tramo final del Bopreal, el bono para importadores, al que le faltaban colocar US$ 904 M para terminar de colocar la serie 1, y desde este jueves y durante febrero se colocará la serie 2, que tendrá como punto de partida un monto de US$ 2.000 M de valor nominal. 

En este contexto, tras la fuerte aspiradora de pesos, el stock total de depósitos en pesos que hay en los bancos sigue completamente estancado, y se observa una ligera reducción del stock de depósitos en dólares. Y el resultado en el frente cambiario fue que el dólar fuga subió más pero el blue y el mep retrocedieron; por lo que la brecha cambiaria sigue en 54%. En un marco en el que los bonos bajaron, el riesgo país volvió a subir, con un leve repunte en pesos para la Bolsa, pero con las ADR argentinas en NY mostrando tendencia mixta.

Esto, con enero a punto de terminar, determina que con una inflación estimada en torno al 23% mensual y una tasa de interés del 9% (que licúa por completo los pesos que hay en el banco), el dólar blue sube en el mes 18% y el dólar fuga salta 30%, aunque por lejos la mejor inversión del mes fue la bolsa de Buenos Aires, con una suba del 37% en pesos y del 15% en dólares, y algunos pocos papeles anotando subas astronómicas.

  • El mes se inició con una suba vertical en acciones y un poco menos en bonos pero en los últimos días esa ebullición se frenó, ya que las trabas del Congreso generaron gran desconcierto. Pero con la novedad de que la oposición más amigable dará quórum determinó que los dólares oficiales futuros acordados en el Rofex perdieran algo de temperatura: se operó a $ 860 para fin de febrero y $ 917 para fin de marzo.

Este gran tiempo de definición argentina viene en un momento en el que las empresas norteamericanas empiezan a presentar sus balances trimestrales con cierre a diciembre, y con la Reserva Federal realizando su reunión de dos días desde donde dará señales para la tendencia que tendrá su tasa base en los próximos meses. 

Después de cierre Microsoft y Alphabet presentaron sus números y no cayeron bien, por lo que sus valores retrocedieron. En tanto que Apple, Amazon y Meta harán lo propio tras el cierre del jueves. Y debe tenerse en cuenta que esto es clave para el mercado porque en conjunto estas grandes empresas representan casi el 23% del índice S&P 500 y el 32% del índice Nasdaq 100.

Frente a esto, y con materias primas en alza que ponen en riesgo la inflación mundial, hubo un leve paso atrás para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 4,1% a 10 años y 4,3% a 30 años. Y como consecuencia de eso en el exterior el dólar subió 0,5% en Chile y 0,1% en Japón y contra la libra, no cambió en Brasil y bajó 0,1% en China y contra el euro y cedió 0,5% en México.

A nivel local, con tantos pesos aspirados por Caputo, con un dólar exportador de $954,67, el BCRA logró comprar US$ 167 M en el mercado, pero al final del día la autoridad monetaria perdió reservas por US$ 49 M, en lo que se convierte en la primera pérdida de reservas desde esta crisis. 

BCRA Banco Central
 

Y, detrás de eso, sin tantos pesos en el mercado, el dólar blue bajó $10 hasta $1.215, el Senebi bajó $18,67 hasta $1.271,33, el MEP $20,55 hasta $1.199,55 y el contado con liquidación subió $5,27 hasta $1.271,17. Por lo que la brecha entre el blue y el oficial fue del 39% y la brecha entre el ccl y el mayorista fue del 54%.

Mientras tanto, con los bonos por dos y tres años colocados por Caputo, el mercado de títulos públicos operó con buen volumen operado, pero los bonos argentinos bajaron otro 1,3% y el riesgo país subió otras 46 unidades hasta 1.934 puntos básicos, por lo que el sueño de empezar a acercarnos para acceder a zona de crédito voluntario mundial sigue completamente lejos, y los Diputados no parecen ver esa realidad.

Como resultado de los balances que van llegando y con los inversores pendientes de la reunión de la Fed y de las señales que emitirá su titular Jerome Powell, hubo cierre mixto en la bolsa de Nueva York: hubo suba del 0,3% para el Dow, pero baja del 0,1% para el S&P y descenso del 0,8% para el Nasdaq. En tanto que la bolsa de San Pablo bajó 0,8% y la bolsa de México subió 0,7%.

En el mercado bursátil local hubo algo más de entusiasmo, sobre todo cuando se conoció que hay grandes chances de quórum. Así, con $22.770 millones operados en acciones y $35.977 millones en Cedear, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,4% en pesos (2,2% en dólares). 

  • En tanto que la ADR argentinas que operan en NY terminaron con suba del 1 al 2% para Macro, Galicia, Telecom, Central Puerto, Supervielle y Loma Negra, pero con baja del 1 al 3,3% para Despegar, Mercado Libre y Bioceres.

Evidentemente, las cosas no están tranquilas, ni aquí ni en el mundo, y lo que pasa con los commodities lo demuestra. Hubo una nueva suba del 1,6% para el petróleo, los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos estuvieron en alza y hubo gran alivio en Argentina porque los granos anotaron un importante repunte tanto en Chicago como en Rosario. 

Pero donde más se nota que hay cierto temor por lo que pueda venir es el mundo cripto: muchos inversores quieren irse de todo, por lo que el Bitcoin subió 0,3% y se anotaron alzas de hasta el 4% en el resto de los valores de ese panel.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés