El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 7°C
Entrevista

"Si el Gobierno pide financiamiento para dolarizar, es casi imposible que el Fondo acepte"

La visión del economista Héctor Torres, ex representante de la Argentina ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Torres conoce de primera mano como funciona el organismo.
Torres conoce de primera mano como funciona el organismo.
26 febrero de 2024

¿Qué evaluación hace de la visita de Gita Gopinath, el FMI le cree al plan Milei? 

El Fondo está satisfecho con la orientación del Gobierno, que se propone hacer cosas que el FMI recomendó muchas veces, y que en realidad el sentido común lo recomendaba muchas veces, que es terminar con el déficit fiscal, acumular reservas, unificar el tipo de cambio, en fin, y después, obviamente, reformas estructurales que por el momento no han pasado desde la reforma impositiva a la reforma laboral. No digo que sea necesariamente la que presentó el Gobierno, pero en todo caso, el Fondo ve todo eso y quiere apoyar todo eso. Pero estoy seguro que Gita vino para tomar el pulso, a ver la viabilidad social y política. La viabilidad social en un momento en el cual el tejido social argentino está muy deteriorado, porque bueno, además de la grieta, tenemos una pobreza que es alarmante. Y además el empobrecimiento de la clase media, el súbito empobrecimiento de la clase media que viene en los últimos años, y que se acelera ahora, es políticamente explosivo. Entonces eso, evidentemente, preocupa a cualquiera, y el Fondo es un observador de eso. El propio Milei tiene su carácter fogoso y a veces pareciera traicionarlo. 

Gita Gopinath, la influyente N°2 del FMI
Gita Gopinath, la influyente N°2 del FMI

¿Teme el Fondo la forma de resolver los problemas que tiene Milei por su intransigencia para negociar? 

Bueno, claro, por supuesto. En realidad, Milei tiene más coraje que prudencia y tiene, digamos, poca experiencia política. Tiene más determinación que experiencia política. En realidad, hay que ser honestos, para reformar la Argentina hace falta mucho coraje y a su vez, si Milei se vio electo es porque justamente es un outsider de la política. Ahora estamos viendo los costos de todo eso. Hay que aprender learning by doing y no está muy claro que él esté aprendiendo de eso. Hoy sigue siendo, parece un presidente de campaña más que un estadista, sentado sobre una situación tan explosiva en la cual necesita, evidentemente, no sólo explicar a la sociedad sino aumentar su apoyo político, que es lo que en definitiva le pide el Fondo.

Milei tiene más coraje que prudencia y tiene, digamos, poca experiencia política.

¿Se puede conseguir algo de financiamiento nuevo como espera Caputo? 

Primero, yo te diría que si es financiamiento para dolarizar lo veo muy difícil por no decir imposible. No creo que el Fondo quiera financiar la dolarización de la Argentina. Por supuesto que si el presidente va adelante con la dolarización el Fondo va a aceptarla y va a empezar a trabajar con lo que el gobierno disponga pero dudo muchísimo por ser muy diplomático que el Fondo vaya a querer financiar la dolarización. Después, creo que es posible que el Fondo acompañe este programa, estas medidas de ajustes y de regulación con asistencia financiera. Me parece que hay dos cosas que no veo. La primera es, no veo eso de reflotamos el programa que firmó Macri en el 2018 que quedaron US$ 13.000 millones. Ese programa me parece enterrado. Yo no creo que el directorio pueda reabrir un programa que está cerrado porque las propias autoridades en la Argentina, en ese entonces, pidieron terminarlo. Yo no veo eso. Veo la posibilidad que el Fondo preste asistencia financiera, limitada. Escucho cifras de US$ 15.000 millones, me parecen muy optimistas. Pero digamos que hay que empezar por pedir algo. 

¿Ese monto es imposible? 

Yo no diría que eso me parece imposible. Me parece que el Fondo va a querer saber para qué lo va a prestar. Si el gobierno dice que lo va a usar para dolarizar, yo lo veo muy difícil que vaya a aceptar. Si el gobierno lo que dice es, miren, ustedes me tienen que dar una mano, necesito tener un programa nuevo, incluso lo puedo usar en forma precautoria si tiene un problema. El programa precautorio, digamos, supone que te pida un stand-by de nuevo, que sería lo más fácil de pedir porque es lo primero que te pueden dar. Y diga, bueno, en realidad yo no quiero tomar más deuda, yo me propongo llegar al déficit financiero cero, es decir, al equilibrio del déficit fiscal financiero en este año, como me propuse, y no quiero tomar más deuda. Para simplemente llegar a un déficit cero con mis propios recursos. Pero, no me vendría mal un seguro detrás, una carta en el bolsillo detrás del pantalón. Por si me hace falta tener un acceso al mercado, pues no tengo en este momento acceso al mercado, me hace falta tener una especie de seguro detrás, una especie de backup de las reservas. 

O sea un préstamo precautorio sería viable...

Es más, considerando la dificultad que tiene el gobierno de pasar eso por el Congreso, particularmente si el presidente no contiene esa fogosidad, entonces, bueno, me pregunto por qué no el gobierno probablemente pueda recurrir a esta idea de, en realidad, pedir un financiamiento que no va a tomar. Va a pedir un financiamiento precautorio. Yo creo que está todo abierto ahí. El Gobierno tiene que dar ideas más claras, me refiero respecto a la dolarización. 

¿Cómo ven en el exterior el fenómeno Milei?

Es muy atractivo, nunca vi que tuviéramos tanta prensa internacional siguiéndonos pero eso no quiere decir que ser un celebrity se pueda traducir en toda esa curiosidad respecto a un presidente tan iracundo que dice cosas terribles como el Estado es una asociación ilícita y él es el jefe del Estado en este momento, evidentemente que va a dar una clase a Occidente sobre liberalismo económico de fines del siglo XIX cuando están todos practicando política industrial. Todos, no solo China, todos. Es evidentemente muy atractivo, es un rockstar ahora, pero confundir esa atracción mediática que evidentemente él genera con apoyos políticos, es otra cosa. Yo creo que ya está siendo un poco más allá creo que despierta una enorme curiosidad, su orientación para la Argentina despertó apoyo, pero la hoja de ruta, la forma de comportarse despierta una curiosidad. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés